Ecoturismo: la alternativa perfecta para esta Semana Santa

1
133

Se acercan las vacaciones de Semana Santa y con ellas un sin fin de bolsas de viaje que se cargan en maleteros posiblemente ya rebosantes del estrés que supone un viaje exprés: el atasco, la suegra, el niño que pregunta eso de “papá, ¿queda mucho?”, la parada para el cafelito, más atasco, el precio de la gasolina por las nubes, esa maravillosa bombillita que se les enciende a unos cuarenta  y tantos millones de españoles para viajar al mismo sitio…

Pantano parque natural
Pantano parque natural

Y es que el destino se convierte en irrelevante cuando se trata de salir del caos urbano o de la vorágine de la rutina. “Solo necesito respirar unos días” y aunque así lo parezca, la intención no es desacreditar la respetable decisión de aquellos que acuden en manada a destinos turísticos en los que no cabe el aire, ni mucho menos un alfiler. No. La finalidad de estas líneas es informar acerca de otros modelos de viaje que a más de un rezagado que todavía no ha elegido donde migrar en vacaciones, le pueda interesar. 

Así que si me lo permiten, les presento al ecoturismo, uno de los hermanos pequeños del turismo convencional (no tiene más de veinte años) con los pies en la tierra y una responsabilidad impropia para su edad. Desde su nacimiento, el ecoturismo ha sabido valorar el patrimonio natural y cultural de las zonas rurales de nuestro territorio. Pero no se vayan ustedes a confundir, a pesar de que les guste llenar sus pulmones de aire fresco y observar la flora y la fauna que lo rodea, también es un “disfrutón” amante de la buena mesa (como en el pueblo no se come en ninguna parte) y de los deportes de adrenalina como el rafting, el kayac o el alpinismo.

Además en su catálogo de virtudes entra la solidaridad, ya que mira por el sustento económico de las zonas que tradicionalmente no se han considerado turísticas e impulsa a la creación y mantenimiento de esas áreas naturales o espacios protegidos, caídos en el ostracismo de una vida inmersa en la tristeza de los trayectos casa al trabajo.

Ave en Doñana
Ave en Doñana

Así que si han valorado positivamente la carta de presentación del hermano tímido del turismo, les transmito una serie de propuestas sobre las joyas naturales que no se pueden perder en el receso del mes de abril.

Declarado Patrimonio de La Humanidad por la UNESCO en el año 1994 y considerado la mayor reserva natural de Europa, el parque de Doñana, es sin duda el destino ideal para empaparse esta primavera de la esencia del ecoturismo. Bien conocido por la riqueza de sus marismas y punto de encuentro migratorio para más de 300 especies de aves, es uno de los diamantes en bruto de nuestra península.

Si son habitantes de la capital y lo que prima en sus criterios de selección de destino es la cercanía, a una hora y media aproximadamente de Madrid, en la provincia de Segovia, el parque natural de las Hoces del Río Duratón ofrece la mayor colonia de Buitres Leonados de Europa, con una población censada en más de mil ejemplares. Además de esto, la belleza de su cañón erosionado por el río brinda una riqueza cromática y vegetativa digna de ser vista al atardecer.

Otro paraje de excepción es la reserva natural de Sierra de la Culebra, en Zamora, la cual, salvó de las garras de la extinción al majestuoso lobo ibérico, albergando en sus más de 65.000 hectáreas la mayor población del mismo. Es posible observarlo en libertad gracias a las excursiones que allí se ofertan pudiendo ver en estado salvaje a  otros animales como jabalíes, nutrias, zorros y gran variedad de rapaces.

Protegido desde el 1966 y uno de los emblemas de nuestro país, la mayor población de lince ibérico se puede observar en la Sierra de Andújar. Allí es posible contratar excursiones para con sigilo y suerte poder avistar alguno de estos felinos en su hábitat natural, un esplendoroso bosque mediterráneo.

Así que si aún no tienen claro como gestionar su ocio esta Semana Santa, el incremento de las horas de luz y las suaves temperaturas del mes de abril, se convierten en el marco ideal para viajar a estos lugares en los que poder vivir la naturaleza. Y si disponen de poco tiempo y lo que prefieren es despejarse en una escapada fugaz, un paseo por la Sierra de Madrid (o por otro de los incontables parajes naturales que ofrece nuestra tierra) les devolverá a su hogar como nuevos. Eso sí, dejando todo como cuando llegamos, que no digan que las visitas son molestas.

Fotografías cedidas por Wandavision

1 Comentario

Dejar respuesta