Eclecticismo existencial en “Herreros y fatigas”

0
131

Klaus&Kinski - portada de su disco "Herreros y fatigas"

Klaus&Kinski acaba de publicar su nuevo trabajo discográfico bajo el simbólico título de Herreros y fatigas, el tercer álbum de estudio de la banda murciana y quizá uno de sus álbumes más esperados por toda su legión de fans, especialmente tras subir hace unas semanas un adelanto del álbum a Spotify.

El grupo lanzó su álbum debut en el año 2008 con Tu hoguera está ardiendo, mientras que dos años después le tocó el turno a Tierra, trágalos. Este año presentan su tercer largo de estudio bajo una portada con cierta inspiración soviética diseñada por Marina Gómez Carruthers, vocalista de la propia banda.

Con mayor madurez y profesionalidad, este quinteto publicaba su nueva producción, que se puso a la venta el 6 de febrero, y la banda declaraba públicamente su inquietud a través de la red social Facebook, en la que llegaron a comentar “Ya ha llegado el día. Que nervios”. Ahora les toca esperar y digerir las críticas, pero se augura un resultado positivo al igual que sucedió con el videoclip del primer single, “Ojo por diente”, realizado por Chema García.

Con voz lánguida y dulce, Marina Gómez se encomendó de nuevo a cantar las catorce nuevas composiciones para que las letras, cuidadas al milímetro, cobraran un nuevo sentido. La mayor parte de los temas tienen una clara base pop, pero hay grandes influencias electrónicas, además de indagar en nuevos géneros musicales, aunque siempre manteniendo ese toque electrónico y eclético que les identifica.

Los sonidos de cuerda, y sobre todo el violín, ganan presencia en este trabajo en el que investigan nuevos estilos como se puede escuchar en “Soneto”, una canción que parece poesía, o la tragicomedia que se esconde tras los sonidos oníricos-eléctricos de “La pensión”, uno de los mejores temas del disco lleno de fuerza pero con brotes de tranquilidad. También hay un country a medio camino entre el indie y el pop en “Poderoso caballero”, o la balada existencial de “Sacrificio”.

Una diversidad sonora que en cierta manera ponían en duda en la entrevista que La Huella Digital les realizó hace unos días, y en la que comentaban que “hay menos dispersión estilística”, aunque a la vez reconocían que “hasta cierto punto es inevitable que nuestra música suene muy variada y ecléctica”.

“Ojo por diente”, “Daño cerebral”, “Dos males tienes” y “Cumbres profundas” son las canciones en las que se encuentra el sonido originario del quinteto murciano, con un sonido más fiel a su estilo mediando entre la electrónica existencial y el indie-pop bailable.

El álbum comienza con dos de sus grandes bazas sonoras, “La duda ofende” y “Contrato”, para acabar la escucha con una canción ambiental que se plasma en “Buceador”, un tema relajado como si de un hilo musical de fondo se tratase. Por tanto, es un disco totalmente encuadrado y planificado para que sea un trabajo redondo con un inicio impactante y un final de éxtasis.

El nuevo disco editado por el sello Jabalina, que también acoge a otros grupos como Pumuky y Parade, no defrauda. La banda debe estar satisfecha con el resultado porque se consolidan como una de las grandes bandas de música electrónica, pues una vez más han lanzado un álbum con sonidos exquisitos que no pararán de sonar por las salas de toda España en los próximos meses.

Valoración: 8 /10.
Título: Herreros y fatigas.
Género: Electro-pop / Noise / indie pop-rock / Shoegaze.
Discográfica: Jabalina Música.
Fecha de publicación: 6 de febrero de 2012.

Dejar respuesta