eBooks por las nubes

7
296
Fotografía de José Antonio Millán (http://jamillan.com/)
Fotografía de José Antonio Millán (http://jamillan.com/)

Cuando la venta de libros en formato digital (eBook) se convirtió en una realidad, muchos pensamos que se trataba de un punto de inflexión para los amantes de la lectura, ya que tras la inversión en el lector eBook, podríamos acceder a los últimos títulos a cualquier hora mediante internet y, lo más importante, a un precio más barato. Pero la realidad nos ha demostrado que, una vez más, los que pensábamos así habíamos sido unos ilusos.

Para comenzar, sigamos el proceso de producción de un libro de bolsillo corriente. En primer lugar hace falta que una compañía maderera talle árboles, que luego serán enviados a una papelera que los convertirá en grandes pliegos de papel. Éstos serán llevados a una imprenta, donde se imprimirá el contenido del libro. Dicho libro ha salido de la mente y la pluma u ordenador de un escritor, más tarde ha sido corregido, maquetado y su portada ha sido diseñada y aprobada. Una vez impreso, se procederá a guillotinarlo, alzarlo, encuadernarlo, empaquetarlo y se llevará mediante una empresa de transportes a una librería. El librero y dueño de un negocio (que, recordemos, paga impuestos, electricidad, alquiler y otros gastos por mantener abierto su negocio) colocará el libro en una de sus estanterías o expositores y tú, entrarás, lo elegirás, pasarás por caja y, al final, el libro será tuyo.

Pongamos un ejemplo real: En La Casa del Libro, la novela El ojo de Jade de Diane Wei Liang en edición gran formato de tapa blanda cuesta 18,90€. La edición bolsillo, de otra editorial, cuesta 7,95€. El eBook en la web de la misma librería, pero creado por la editorial que lo ofrece en gran formato, cuesta 9,95 €. Y no, los precios no están equivocados. Queridos amigos, echénse a temblar: las editoriales han tomado ejemplo de las compañías discográficas.

Ahora sigamos el proceso de producción de un eBook. Un escritor crea una novela, por ejemplo. Ésta es enviada a la editorial, que decide venderla en formato digital, para lo cual ha contratado a un diseñador web que crea una librería online, que siempre es más barata que una real aunque haya que pagar a una empresa que nos permita alojar la web en internet. La novela se corregirá, se maquetará, se guardará en formato .pdf o .epub y se subirá a la red. Los usuarios podrán descargarla, previo pago mediante una empresa online de transferencias, como Paypal. Fin del proceso de producción.

Aparecen nuevos puestos de trabajo: el diseñador web, la empresa de alojamiento web y las compañías de transferencias monetarias en red (que, no dudéis, se llevarán su comisión). Pero la maderera, la papelera, la imprenta, los transportistas, los libreros… han desaparecido del proceso, por lo tanto sabemos que no se llevarán ni un céntimo. Aun así, una editorial te cobra más por un eBook que otra por el mismo libro en formato bolsillo.

Pero para el lector el proceso no termina una vez descargado el eBook. El libro en formato físico tiene autonomía por sí mismo, pero el archivo por el que has pagado no: necesitas un soporte para leerlo. Las pantallas de ordenador están retroiluminadas, lo que produce que escuezan los ojos si se lee durante largo tiempo en ellas. Además, aunque un ordenador sea portátil, es mucho más cómodo y práctico utilizar un lector eBook. El precio del lector básico está entre los 160 y los 250 €.

En definitiva: después de haber gastado una cantidad considerable en un lector eBook, el usuario se da cuenta de que le cobrarán casi lo mismo, o más, por un libro en formato digital que por uno en formato físico. Como el lector no es tonto, en lugar de resignarse, busca en Google una página que ofrezca gratuitamente el libro que está buscando, y la encuentra. Se lo descarga por el módico precio de 0€ y entonces, se le llama pirata.

Los piratas modernos no pagan por la cultura, asaltan por cuenta propia Megaupload para conseguirla, y las leyes los persiguen cada vez más. Los corsarios modernos (léase empresas culturales, como las editoriales en este caso) saquean a los consumidores en nombre de su rey, el capitalismo, y, como sus homónimos de antaño, están protegidos por las leyes. Porque cuando la cultura tiene un precio injusto, los piratas se frotan las manos y vuelven a entonar: ¡Yo-ho-ho, y una botella de ron!

Fuente del texto:
www.casadellibro.com
Fotografía:
José Antonio Millán (http://jamillan.com/librosybitios/blog/uploaded_images/iliad-r-767136.JPG)

7 Comentarios

  1. Los ebooks no son tan caros, un Kindle de Amazon, que es de lo más completo que se puede comprar, ahora sale por menos de 150€ al cambio (pagando tasas, aduanas y todo).

    Los libros ya es otra historia, pero tiene toda la pinta que de aquí a unos años tendrán que bajar el precio. Si ahora están caros es porque apenas hay demanda de ellos.

  2. El kindle es más barato por la misma razón que las compañías telefónicas te regalan los móviles, su beneficio está en el contenido. Tendrás que comprar los libros en Amazon y sólo allí.
    No esperes poder llamar por teléfono para solucionar cualquier problema, y menos en castellano.
    Por último, hay que plantearse por qué se ha convertido en el segundo dispositivo más devuelto de Reino Unido

  3. También le puedes meter cualquier PDF, comprado o no. No es su mejor formato, pero existen conversores muy fiables (incluso la misma Amazon te lo convierte gratuitamente)

    Lo de llamar por teléfono sí es posible, en inglés eso sí. Pero luego además te compensan con creces el coste de la llamada (directamente te ingresan dinero). Ante cualquier problema lo que suelen hacer es darte uno nuevo, cargando ellos con todos los gastos de envío y dándote además más dinero de compensación.

    A mi me parece un buen servicio, y además es bastante probable que pronto tengan tienda en España.

  4. Álex, te dejo la página de lectores eBook de la Fnac para demostrar que los precios que he puesto no están equivocados:

    http://www.fnac.es/ordenador-PC/Libro-electronico-lector-eBook/s4167?Origin=GOOGLE

    Y sí, el Kindle básico (solo con Wifi) está en 139$, el que tiene 3G está a 189$. Y el “maquinote” de los Kindle está a 379$, así que el de 150 € no puede ser, como dices, de lo más completo que hay.

    Yo tengo un Sony que me costó, hace un año, casi 200€ y lo compré porque con él puedo subrayar y demás(tiene la pantalla táctil), una función que me interesaba para los apuntes, y creo que es una función (corrígeme si me equivoco) que el Kindle no tiene.

    En cualquier caso, lo que he querido expresar en el artículo, es que un libro en formato digital puede ser más caro que uno en edición bolsillo, lo cual me parece, directamente, un robo.

    Que se vendan pocos no me parece una excusa, en la actualidad para imprimir un libro hay que tenerlo digitalizado, así que guardarlo en otro formato y colgarlo en la red no supone un gasto que justifique que cueste casi lo mismo que uno en papel. Además, ya que no es un proceso tan complicado, me resulta difícil comprender porqué no todos los nuevos títulos y ediciones están también a la venta en edición digital.

    Lo que está claro es que como no bajen los precios, la piratería seguirá aumentando, y una vez que el público se ha acostumbrado a tener las cosas gratis, es casi imposible que se replantee pagar por esas mismas cosas. Y sinceramente, estoy completamente a favor de comprar eBooks, siempre que tengan un precio razonable, que a mi entender, está entre 3 y 6 euros.

    Un saludo.

  5. Hola

    No quería decir que los precios estuviesen equivocados, me refería a que se pueden comprar opciones muy buenas por menos dinero, eso sí, fuera de España. El Kindle o el Nook me parecen dos buenos lectores a un precio ajustado.

    El Kindle 3 con Wifi sale por 139$, que al cambio es bastante poco en comparación con otros. Es cierto que no tiene la pantalla táctil del Sony, ni tampoco sus acabados en aluminio. Pero a cambio de ofrece una pantalla que a mi juicio es mejor, con mayor contraste. Eso ya es un poco lo que la gente prefiera. Ah, y se pueden hacer anotaciones, pero es más engorroso al no ser táctil.

    He probado bastantes libros y cada vez están saliendo nuevos; lo único que va a pasar es que se reduzcan precios y eso es bueno. Igual hasta se dan cuenta de que el futuro puede tirar por aquí y rebajan los precios de los libros.

Dejar respuesta