Duelo de titanes político-mediáticos en Argentina

0
82

La guerra abierta entre la presidenta argentina, Cristina Fernández, y el grupo mediático Clarín divide al país en una lucha que tendrá que resolverse en los tribunales.

Cristina Fernandez de Kirchner. Foto cedida por fotopedia.com

“Grupo Clarín. Independiente del gobierno, no de vos”. Ésta es la carta de presentación que Clarín da en su página web. Le acompaña secciones como “La escalada oficial. Día a día, los hostigamientos contra Clarín y el periodismo independiente”.

El conflicto entre el grupo mediático y el gobierno de Cristina Fernández ha estallado este mes de diciembre. El Gobierno, en aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que promulgó en el año 2009, comunicó al conglomerado de medios argentino que excedía el número de licencias audiovisuales, por lo que se procedería a su subasta.

Martín Sabbatella, presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, organismo estatal encargado de aplicar la ya citada Ley, afirmó esta semana que la obligación del gobierno es hacer que las compañías cumplan esta ley, la cual prohíbe a las empresas excederse de un número determinado de licencias de medios de comunicación.

La demora en la aplicación de la Ley Audiovisual desde que se aprobara en 2009 se debe precisamente a las medidas cautelares que Clarín solicitó judicialmente para los artículos que ahora se están empleando, 45 y 161.

El enfrentamiento entre Cristina Fernández y Clarín es conocido en toda Argentina y no es nada nuevo. El Grupo Clarín se ha mostrado muy crítico con la gestión del gobierno y la presidenta ha reconocido que se siente “atacada por un monopolio empresarial” que, a su juicio, falta a la verdad.

Con la promulgación de esta Ley, Clarín aseguró que Fernández busca desguazarlo y fomentar la creación de medios afines al oficialismo para contrarrestarlo.

Una batalla que parecía en tregua hasta que el pasado día 14 de diciembre, el juez argentino de primera instancia, Horacio Alfonso, declaró constitucionales los dos polémicos artículos de la Ley. Toda una victoria para Cristina Fernández pero que no va a ser, ni mucho menos, definitiva.

Nada más conocerse el fallo, el abogado representante de Clarín, Damián Cassino, declaró a la prensa que el juez Alfonso estaba incumpliendo la decisión de la cámara de apelaciones que decidió la suspensión del proceso hasta que haya una sentencia definitiva sobre su constitucionalidad, algo que debe decidir muy probablemente la Corte Suprema.

Todo un galimatías de tribunales, luchas de poder y económicas en medio del proceso de adaptación a la televisión digital de Argentina.

También se abre la duda de si más allá de todo esto está en peligro la libertad de expresión y la capacidad de crítica al gobierno, que también se ha enfrentado a otras importantes  cabeceras argentinas  como La Nación.

Lo que es seguro es que la llegada de la Navidad no pondrá paz entre Fernández y Clarín pero al menos sí paralizará temporalmente el proceso, que tendrá que resolverse en enero.

Dejar respuesta