Doscientos años después

0
225

En este 2010 se cumplen doscientos años del reconocimiento, por el tan recurrente cómo fugaz gobierno liberal en Cádiz, de una ansiada ley de libertad de impresión. A pesar de las vueltas que las distintas etapas y gobiernos dieron posteriormente a la ley, ésta supuso un impulso fundamental al desarrollo y aceptación de la prensa y sus profesionales, los periodistas.

Doscientos años después, la prensa internacional se encuentra en un proceso impensable sólo algunas décadas atrás: su desaparición tal y como la conocemos.

El desembarco de internet ha supuesto un desafío en todos los ámbitos y el de la prensa no iba ser menos. La irregular adaptación de las cabeceras tradicionales a nuevos cauces de competencia sitúa a algunas de ellas al borde del abismo. No parecen existir soluciones mágicas. La incorporación del rotativo a la red no garantiza la pervivencia del mismo. Figuras hasta el momento desconocidas como periodismo ciudadano o bloguero son también protagonistas de esta sociedad de la información.

Doscientos años después, la naturaleza de lo noticiable ha evolucionado. Cuestiones clásicas siguen siendo recurrentes y generan el interés de la prensa: los acontecimientos políticos nacionales, el terrorismo internacional,  los desastres naturales y las grandes desgracias, guerras, accidentes. Pero también los logros y avances, descubrimientos, hazañas.  Y nuevos conceptos se han erigido como fundamentales en el desempeño de un correcto tratamiento informativo: deportes, tecnología o sociedad.

Doscientos años después, los periodistas reciben un trato preferencial en muchos países, y son frecuentes los encuentros entre profesionales de la información y líderes de gobiernos o empresas multinacionales.  Muchos informadores cuentan con el respeto y la admiración de la opinión pública. Un periodista americano, Jon Stewart, ha sido elegido por la revista Askmen como la persona más influyente en este 2010. Aunque otros periodistas, no resultan tan simpáticos y  son asesinados en distintas partes del mundo mientras desempeñan su trabajo.

Doscientos años después, la prensa es seguida por todos los estratos de la población, ya no pertenece sólo a unos pocos privilegiados que saben leer y pueden acceder a ella.

Doscientos años después, la noticia más leída en las distintas ediciones digitales de los periódicos europeos durante una semana completa ha sido la muerte de Paul, un pulpo alemán con poderes adivinatorios.

¿Qué pensarían en Cádiz?

Fuentes de las imágenes:
Diez en cultura .es (http://www.diezencultura.es/uploads/cronicas/grande/0196e441648d05e89412da837b676c99349e3692.jpg)
Clases de periodismo.com (http://www.clasesdeperiodismo.com/wpcontent/uploads/2010/04/periodismo3.jpg)

Dejar respuesta