Dos formas de ver el desamor

1
215

Los asistentes al concierto compartido entre Sr. Chinarro y Javier Corcobado pudieron disfrutar ayer en la sala Rock Kitchen del nuevo material del primero, y de las canciones del disco A nadie del segundo.

Bajo la idea de un concierto en acústico, apareció primero en escena el andaluz  Antonio Luque, que nos desveló algunas de las canciones de su nueva producción musical, que nos hicieron recordar que es uno de los mejores poetas musicales de la escena independiente española.

Aunque con un concierto que duró apenas cuarenta y cinco minutos, y bajo una actuación demasiado correcta, Sr. Chinarro, guitarra en mano, fue presentando las canciones nuevas que nos muestran que sus versos y estrofas siguen a pleno rendimiento. Puede que haya demasiadas ganas de verle en un concierto con banda y con más entusiasmo, y aunque la gente supo recibirle con ovaciones  y grandes aplausos, querían más de Luque.

Un repertorio de catorce canciones fueron las que los seguidores pudieron escuchar, mientras que Antonio hacía gala de sus grandilocuencias y su cercanía con el público mientras explicaba el por qué de los temas nuevos. Con un buen sonido, en ocasiones muy roquero y con dejes de country y rockabilly, destacaron las canciones “María de las nieves”, “Vacaciones en el mar”, “San Borondón” y “Babieca” que, mezcladas entre las míticas “La decoración”, “El alfabeto Morse”, “Los Angeles” y “Remordimientos”, creaban bastantes expectativas sobre el material que se publicará el próximo 4 de abril.

Los que suelen seguir a Luque no se sentirán defraudados, ya que su estilo de contar historias de desamor sigue intacto bajo ese estilo irónico y humorístico. Siempre es un placer escuchar sus letras, llenas de referencias a la vida cotidiana que crean metáforas y le convierte en uno de los músicos más interesantes de nuestro país.

Tras la actuación de Sr. Chinarro pudimos ver sobre el escenario a Javier Corcobado junto a una pequeña banda de cuatro integrantes, donde destacaba Fino Oyonarte, que recordaréis de grupos como Los Enemigos y Glutamato Ye-Yé. Corcobado es una de esas figuras emblemáticas que siguen demostrando su fuerza desde los años 80 y que, pese al mal sonido que tuvo al principio de su actuación en la Rock Kitchen, demostró su carisma. Canciones de su última producción formaron el repertorio, en donde Javier tocó junto a la banda con su saxo.

Una actuación en la que el sufrimiento por las pasiones, la desolación y el desamor, todo ello bajo un estilo surrealista y evocador, muestra que sigue en forma. El cantante y escritor nacido en Alemania es una de esas figuras que ha brillado junto a grandes de la música española como fue su participación con Manta Ray, y sus conciertos junto a una de las grandes bandas internacionales como Sonic Youth.

Dos grandes del verso musical que demuestran que la música es uno de esos artes que se alimenta de la vida y que nunca dejará de evolucionar y de decir verdades.

Crónica y fotografías: Elena Matías Seijas.

1 Comentario

  1. Pagué 22 eurazos por ver a Luque y me dejó un poco frio. sabiendo que el concierto sólo podía durar una hora podía haber tenido el detalle de no salir con 20 minutos de retraso. Escaso muy escaso.

Dejar respuesta