Sólo puede quedar uno

0
253

82 partidos. Viajes de una costa a la otra, el teléfono como medio de vida para sustento de la vida familiar, despertadores cuya hora debe ser modificada según el equipo esté en Nueva York o Los Ángeles, Boston o Pórtland, Philadelphia o San Francisco. Cinco meses y medio en los que la tónica general marca el despertar del jugador en un hotel a orillas del lado Michigan y al día siguiente pasea por Sunset Boulevard. Llegamos al final de la regular season y empiezan los Playoffs. Es la hora de la verdad.

Pau Gasol llegó al comienzo de la temporada con unas sensaciones inigualables. Campeón del mundo con Los Ángeles Lakers en el mes de junio y medalla de oro en el Europeo de Polonia con la selección española en septiembre. Los actuales campeones tan sólo se reforzaron con uno de los mejores defensores de la Liga, Ron Artest; el resto del equipo era el mismo que se llevó el anillo en las Finales frente a Orlando, salvo el recuperado Andrew Bynum como apuntalamiento en la posición de cinco. El próximo sábado empiezan los Playoffs y los Lakers líderes en el Oeste no asustan, no parecen ser capaces de revalidar el título del año pasado si comparamos su roster con el de franquicias del Este como Cavaliers o los propios Magic.

El Oeste tiene un nombre propio: Kevin Durant. Su equipo, los Thunder, han conseguido superar el muro de la fase regular por vez primera desde que la franquicia se instaló en Oklahoma hace dos años. Si Greg Oden, número 1 en aquel draft de 2007, sigue pasando con más pena que gloria por la NBA, el escolta formado en la Universidad de Texas ha conseguido un sobresaliente en su tercera temporada en esta Liga. Durant disputó el All Star Game en febrero pasado y los Thunder juegan a partir de este mes por el anillo de la NBA. En la cartilla de notas del jugador figuraría, por mérito propio, un progresa adecuadamente (P.A.) acompañado de varios positivos (++++). Podemos sumar uno más si el equipo de Oklahoma consigue superar la primera ronda, algo nada sencillo si tenemos en cuenta que va a jugar contra uno de los mejores equipos del Oeste. Durant y jugadores como Harden, Ibaka, Maynor o Westbrook piensan que impossible is nothing. La juventud al poder.

El Este está marcado por la supremacía de LeBron y sus Cavaliers, el buen hacer de Atlanta Hawks y, al igual que en la historia del Oeste, la primera aparición de una franquicia en los Playoffs. Charlotte Bobcats, el equipo de Michael Jordan con Larry Brown en el banquillo y jugadores experimentados en la cancha, ha conseguido situarse en 7ª posición de la Conferencia Este. También debemos mencionar a los Hawks, que pueden dar más de una sorpresa tras tres años consecutivos jugando por el anillo y cayendo siempre en las primeras rondas. Los de Georgia son un equipo con calidad suficiente para dar el golpe si Mike Bibby recupera la forma de sus mejores años en Sacramento, Al Harford consigue ser determinante en la pintura frente a pívots más experimentados y Johnson&Smith son más efectivos en momentos cruciales. Además, Jamal Crawford (futurible ganador del premio al Mejor Sexto Hombre) ha demostrado enormes prestaciones saliendo desde el banquillo. Si todo encaja a la perfección, creo que pueden superar a equipos como Boston, aunque en determinados momentos de Playoffs va a ser más determinante una conjunción de calidad y mucha experiencia antes que muchísima calidad y poca experiencia. Ojo con los Celtics, que este año van de tapados.

Las última semana de temporada regular ha estado marcada por la tremenda paridad entre equipos situados en algunos puestos de las ocho primeras plazas, síntoma de una mayor igualdad en las futuras eliminatorias, aunque los grandes equipos de ambas conferencias (Lakers, Nuggets, Cavaliers y Magic) no tendrán problemas para pasar sus primeros obstáculos. Cuidado con Dallas Mavericks, que desde los fichajes realizados durante el All Star (Butler y Haywood) han mejorado su nivel considerablemente. A partir del próximo sábado vamos a disfrutar de largas madrugadas de baloncesto, grandes ojeras por las mañanas  e interesantes eliminatorias, que desembocarán en el espectáculo final en el mes de junio. Los Playoffs comienzan y yo pienso disfrutarlos desde el comienzo hasta el final, aunque mis Rockets no estén este año entre los mejores. Let’s do it!

Fuentes del texto:
Elaboración propia.
www. nba.com
Fuente de las fotos:
www.nba.com

Dejar respuesta