¿Dónde estaba yo en el 69?

0
388

Visionar Grupo salvaje en compañía de la persona deseada puede suponer un descubrimiento más intenso que el sexo, la amistad o la propia película.
Llega el buen tiempo, y a uno (que es de naturaleza irremediablemente melancólica y ya ha sufrido bastante durante el largo invierno) le apetece más que nunca escrutar los níveos muslos de las muchachas, que en breves llegarán más desnudas que vestidas a las aulas. ¡Cuántas ganas de componer himnos (la verdad es que este curso he estado increíblemente inspirado) que hagan justicia a semejante venustez!

Es una pena –me dije muchas veces, y se lo sugerí también a ustedes en mi artículo titulado “¡Homérico!”– que la mayoría de esas universitarias ya no acepten (al contrario que en otras décadas más idealistas, según me cuenta Antonio Martínez Sarrión, amigo veterano, crítico y poeta admiradísimo), por parte de un espectador un poquito curtido, una recomendación musical, literaria o cinematográfica. ¿No sería maravilloso degustar, en compañía de una de esas muchachas que tanto te gusta, un western de Hawks, de Ford, de Boetticher, de Mann o de Peckinpah? ¿Hay algo más salvífico en el arte –y en la vida– que una confesión entre dos forajidos amigos? (¡Ah, ese huir de todo, salvo de los tuyos!). Saliendo de un poblado azteca, cualquier fémina nativa regala una flor al profesional de la violencia interpretado por Ernest Borgnine, quien, tras haberla cogido, no sabe qué hacer con ella encima de su caballo… Hay en el rostro de Borgnine una ternura desbocada, crepuscular, propia de unos seres nihilistas que están dispuestos a morir (y así lo hacen) cuando uno de los suyos está siendo torturado. “¡Queremos a Ángel!”.

“Nosotros no somos como él; somos ladrones, pero no ahorcamos a nadie”, dice el personaje de Borgnine, refiriéndose a un sanguinario general, en otra escena de Grupo salvaje (The wild bunch, la obra maestra de Sam Peckinpah, de 1969). Exactamente. Ellos (los forajidos) están al margen de ese poder que ahorca y tortura incluso en democracias tan consolidadas como EEUU. Nuestros héroes del Oeste matan para robar. Roban para sobrevivir. Y mueren matando. Es esa la única forma de vida que conocen. Una forma de vida que tal vez no sea la más indicada para un hombre… No obstante, lo que subyace tras la pandilla salvaje, liderada por un soberano William Holden, es un código moral (sentido de responsabilidad colectiva, amistad…, frente al dinero) que pone en tela de juicio a esas asquerosas gentes de orden que contratan a cazadores de recompensas para no mancharse las manos. Dicho de otro modo: Peckinpah, un cowboy tan romántico, salvaje y atemporal como sus personajes, redime en el ser humano (cruel por naturaleza) la capacidad de comportarse hasta el final de acuerdo con sus propias reglas. Esta idea la ejemplifica muy bien Kris Kristofersson en Pat Garrett y Billy the Kid (1973): “Los tiempos habrán cambiado, pero yo no”. ¡Toda una bomba de relojería para la modernísima sociedad norteamericana!

Una metapelícula
¡Cuántas veces te has emocionado con la matanza final de este western, que representa el ocaso de una mirada y de una manera honesta y solidaria de vivir, tanto en la pantalla (recordemos que por aquel entonces ya empezaban a hacer mella los entretenidos pero a menudo paupérrimos spaghetti westerns de Sergio Leone o Don Siegel) como en la vida! ¡Y cuántas veces volverías a emocionarte revisando el filme al lado de una esplendente chica! Sería como rodar un universo (la vida en su máximo apogeo: el cuerpo femenino) dentro de otro universo (el cine). Oirías los suspiros, el pulso acelerado, el vuelo del clínex…, en la butaca de al lado. Y asociarías para siempre esa escena real –miras de reojo– con el montaje vanguardista de Peckinpah (cámara lenta, planos cortos…), que nos permite apreciar muchos puntos de vista: alguien muere (ves cómo la bala atraviesa la carne: hay diminutas gotitas de sangre en el rostro; en el cine, la crueldad humana no se había manifestado hasta entonces de una manera tan impactante) y justo en ese momento dos niños se abrazan… y la chica –¿quién?– que tienes al lado se refugia en tu pecho.

¿Qué más, incluso tú, podrías pedir?

(Este artículo se lo dedico a mi gran amigo José Manuel Muñoz Puigcerver, con quien vi, por vez primera en el cine, Grupo salvaje).

THE WILD BUNCH. Dirección: Sam Peckinpah. Guión: Walon Green y Sam Peckinpah. Intérpretes: William Holden, Ernest Borgnine, Robert Ryan, Edmond O’Brien, Warren Oates, Jaime Sánchez, Ben Johnson, Alfonso Arau, L.Q. Jones. Género: western. EE UU, 1969. Duración: 145 minutos.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=GjqkHULSOtw[/youtube]

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=71UDIQHcuTg[/youtube]

Fuentes de la información:
http://www.filmaffinity.com/es/film256070.html
Fuentes de las imágenes:
http://javiermarias.es/wordpressblog
www.aveleyman.com
http://www.outdoorlife.com/

Compartir
Artículo anteriorQue comience el espectáculo
Artículo siguienteEl periodismo de escuela contraataca

Periodista cultural y escritor nacido en Santiso de Abres (Asturias), en 1987. Es licenciado en Periodismo por la Complutense y Máster en ‘Investigación en Periodismo: Discurso y Comunicación’ por la misma universidad, donde ultima su tesis: ‘La metáfora en la poesía de Antonio Martínez Sarrión’. Es jefe de la sección de Folio en Blanco en LA HUELLA DIGITAL y colabora en el diario lucense ‘El Progreso’, en cuya redacción ha trabajado. Ha escrito artículos culturales para diversas publicaciones, como el periódico asturiano ’La Nueva España’ o ‘Revista de Letras’ (canal oficial de libros de ‘LaVanguardia.com’). Es autor del poemario ‘Camas de hierba’ (Vitruvio, 2011). Su lírica ha aparecido en diversas revistas poéticas y ha sido antologada en las obras colectivas ‘Amores infieles’ (2014) y ‘La primera vez… que no perdí el alma, encontré el sexo’ (2015), ambas editadas por Sial-Pigmalión y coordinadas por Antonino Nieto Rodríguez. También ha participado como narrador en ‘Cuentos y reencuentros’ (Laria, 2009), antología colectiva coordinada por Tino Pertierra. Escribe letras en gallego —su lengua vernácula— para la banda Foxnola. El líder de dicho grupo, Abel Pérez, musicó, para su anterior proyecto musical (Os Folkgazais), un poema de Acebo, ‘Desafío’.

1 Comentario

  1. Tio, “níveos muslos”, jajajaja, pon una X avisando de los contenidos del artículo.

    Bequer, cada vez me sorprendes más, que grande eres!!

    jajaja

  2. ¡Jajajaja! Gracias por la lectura, querida Mady. No he puesto ninguna “X”, pero al menos no dirás que guardo ningún cartucho para el final: en el primer párrafo, ya hablo de las muchachas universitarias (y de sus atributos).
    Gracias, una vez más, por leer este artículo “salvaje”.

Dejar respuesta