¿Dónde está el límite?

0
166

El pasado miércoles 21 de febrero, TVE decidió no emitir la mayor parte de la entrevista realizada por Jesús Quintero en su programa  de La Noche de Quintero, al veterano periodista deportivo José María García. La polémica decisión tomada por el nuevo presidente de la corporación pública Luís Fernández, ha suscitado un amplio espectro de opiniones, centradas en los límites de la libertad de expresión y su estrecha relación con la censura. En la entrevista, que fue filtrada y puede verse íntegramente en diferentes portales de Internet, el popular comentarista saca a la luz informaciones confidenciales, que involucran a importantes personajes del panorama nacional, como el ex presidente del Gobierno José María Aznar o el constructor y ex presidente del Real Madrid Florentino Pérez. Precisamente, las críticas hacia el presidente de RTVE por su pasada vinculación con el Grupo Prisa – el Imperio para García- fue la parte de la entrevista que se emitió en el programa.

Si bien es cierto que las sociedades occidentales se caracterizan por la libertad de expresión y el derecho a la información como valores fundamentales del progreso y la buena salud democrática, cabe preguntarse si vale todo en los medios de comunicación. Como asegura el gran teórico de la comunicación Ignacio Ramonet, en nuestras sociedades democráticas existe una especie de reflejo hacia la necesidad de más información para tener más libertad y más democracia. En la actualidad existe una superabundancia de información que produce una disminución de libertad.  Todo tipo de noticias sin contrastar, rumores y opiniones inundan los medios y contaminan la voluntad de los espectadores.

Lo que sí supone un error por parte del ente público, es anunciar a bombo y platillo una entrevista que acabaría siendo corregida y depurada. Con todo,  los comentarios de José María García apuntan más a acusaciones graves y denunciables sobre personajes muy específicos, que requieren una contrastación de los hechos y una aportación de pruebas por la gravedad de sus confidencias. La bomba informativa que suponían sus palabras habría sido aprovechada por cualquier medio con fines puramente económicos; la información se ha convertido en una mercancía sujeta a los gustos y preferencias no solo de la audiencia sino de los magnates de la comunicación. Es importante que se mantenga una responsabilidad social. En este sentido, TVE consideró que sus cámaras  no significan una tribuna libre desde la que se pueda descalificar y  difamar a  las personas.

Entrevista de Jesús Quintero a José María García no emitida por TVE. Captura de elmundo.es y compuesta por 9 cortes en los que José María García se despacha con Aznar, Rajoy, Buruaga, Villalonga, Jiménez Losantos, la COPE, el Grupo Prisa, TVE, etc..

[youtube]IXv140hc7R0[/youtube]
[youtube]CrzxIDXmTmA[/youtube]
[youtube]6xDj3_yHzn8[/youtube]
[youtube]bksVqTxFebI[/youtube]
[youtube]z_C7piuMAaA[/youtube]
[youtube]IWKI13oErmI[/youtube]
[youtube]ogsjdDXAQj0[/youtube]
[youtube]ys3PkFRdV-Y[/youtube]
[youtube]FYoDGU9HfFs[/youtube]

1 Comentario

  1. Si algo creo que García no hizo fue hacer difamaciones o descalificaciones. Lo que hizo fue desenmascarar a aquellos que realmente mueven los hilos en nuestro país, denunciar la intromisión de empresas privadas en los medios de comunicación y sus contenidos(¿o lo que cuenta de Villalonga y Buruaga no es cierto que ocurre?) y la complicidad entre poder político y económico.
    La contaminación de los medios es la que llevan a cabo periodistas del corazón (si se les puede llamar así). García lo que hizo fue utilizar la televisión pública, que pagamos todos y a la que todos (siempre en teoría) tenemos acceso, para denunciar públicamente qué ocurre en la trastienda del Estado y en los despachos de dirección de los medios. Y en cuanto a pruebas: es un secreto a voces que Aznar y Villalonga eran más que ex compañeros de colegio, y que Florentino Pérez tuvo mucho que ver en las torres y en la situación actual del Real Madrid

Dejar respuesta