Donde dije digo… digo Diego

0
82

Desde su llegada al Gobierno, Mariano Rajoy no ha tenido reparo a la hora de romper sus promesas. Recortes en salud y educación, subida del IRPF, amnistía fiscal para los defraudadores y, por último, la subida del IVA. Mentiras ante las que la opinión pública parece no reaccionar.

“Decir siempre la verdad, aunque duela, sin adornos y sin excusas”. Esas fueron las palabras de Rajoy en su discurso de investidura. Una promesa que ha incumplido desde que llegó al Gobierno. Una de tantas otras que ha dejado por el camino en su carrera por implantar un estado de austeridad. Una importante subida del IVA en 2013, la última promesa rota por el presidente del Gobierno, corrobora que Rajoy mintió durante su campaña electoral y continúa mintiendo en su labor como jefe del Ejecutivo.

Rajoy no sólo prometió que nunca subiría el IVA, sino que además promovió una campaña, “No más IVA”, contra la subida llevada a cabo por el PSOE. Criticó duramente esta medida, alegando que “las economías familiares no están para muchos trotes”, que una subida del IVA hundiría el consumo interno. Ahora cabe preguntarse cuáles son los motivos para que el PP ponga en marcha aquello que tanto censuraba.

Las medidas se suceden a la misma velocidad que las mentiras. Rajoy aseguró que habría recortes en todos los ámbitos excepto en sanidad y educación, “áreas intocables” en palabras del presidente del Gobierno. Sin embargo, desde su llegada al poder, los recortes se han centrado en “lo intocable”.  Copago sanitario, subida del IRPF, del Impuesto de Sociedades, amnistía fiscal y, ahora, la subida del IVA.

La presión de la deuda y la desconfianza de Bruselas, que no termina de creerse los planes del Gobierno para reducir el déficit al tres por ciento en 2013, parecen ser los motores del Ejecutivo. El anuncio de la subida del IVA se hizo público porque el Gobierno debía mandar a Europa la previsión macroeconómica para  2015, informe en el que se señalaba el ingreso de 8.000 millones más en 2013 por impuestos al consumo.

Ocultar las noticias se ha convertido en algo habitual para el Gobierno. Bajo eufemismos, retórica y algo de cara dura, tratan de esconder sus intenciones, su política de recortes y su ineficiencia. Sin embargo, tanto esfuerzo no parece dar sus frutos, pues tarde o temprano la verdad sale a la luz. Más paro, más impuestos, más recortes, menos ayudas, menos crecimiento y menos confianza.

A pesar de los repetidos incumplimientos de su programa, el Gobierno aún respeta ciertas líneas rojas: las pensiones, el seguro del desempleo o el sueldo de los funcionarios. Pero ante la presión de los mercados y de la UE todo puede ocurrir. Más aún si tenemos en cuenta que para la casta política romper promesas es algo habitual y cotidiano. Algo sencillo mientras el populismo sigue funcionando en la sociedad española, pues parece que una mentira repetida se convierte en verdad para la opinión pública, que asiente convencida ante las palabras del PP creyendo que no existe otra salida.

Fotografías: Partido Popular de Cataluña

Dejar respuesta