Dominio aplastante

0
130

La última prueba del mundial de motociclismo, celebrada el pasado fin de semana en Valencia, fue el perfecto colofón de la mejor temporada en la historia de los pilotos españoles. Y es que el Mundial 2010 ha sido prácticamente perfecto, y será recordado durante muchos años por las grandes actuaciones y demostraciones de los nuestros, que no han encontrado rival en ninguna de las categorías, consiguiendo todos los campeonatos y subcampeonatos en juego.

En el circuito Ricardo Tormo (Cheste), pudimos disfrutar del talento y la inteligencia de la perla de la cantera del motociclismo español, Marc Márquez, que rodó entre los primeros puestos, pero que se dejó ganar para no arriesgar el título, ya que le valía con entrar entre los ocho mejores. En Moto2 y MotoGP se certificaron los subcampeonatos, que fueron para Julián Simón y Dani Pedrosa, respectivamente. Además, pudimos observar la ambición de Toni Elías que, pese a no jugarse nada, luchó por ganar la carrera y eso le costó la salida de pista; y la superioridad de Jorge Lorenzo, que ganó en la categoría reina con un margen de tres segundos respecto al segundo, Casey Stoner.

Ante la hegemonía mostrada por los pilotos españoles, la pregunta que se nos plantea es: ¿A qué se debe este gran momento del motociclismo español? Una de las razones principales es la gran variedad de competiciones que se disputan en nuestro territorio, tanto a nivel nacional como a autonómico (minimotos, motocross, trial…). Además, hay que citar el gran apoyo que recibe este deporte tanto desde las instituciones como desde las grandes empresas patrocinadoras (Repsol, Telefónica, Antena3 o Bancaja), lo que permite contar con buenos circuitos y con los medios suficientes para que los jóvenes pilotos se vayan desarrollando dentro de las categorías inferiores.

Otra de las causas fundamentales de esta explosión de pilotos en nuestro país es la alta presencia de directores españoles dentro de los principales equipos, como son: Jorge Martínez Aspar, Alberto Puig o Sito Pons, buenos conocedores de todos los motociclistas que participan en las categorías inferiores de nuestro país y que deciden apostar por éstos para que piloten una de sus motos.

Esta situación de superioridad hispánica no tiene pinta de sufrir grandes alteraciones en un futuro cercano, ya que observamos muy poca presencia de jóvenes motociclistas extranjeros que tengan una gran proyección, siendo los más destacados Bradley Smith y Andrea Iannone. Y aunque los españoles deberíamos estar enormemente orgullosos por nuestros representantes, la realidad es que la falta de competencia es muy perjudicial para el desarrollo de este deporte, ya que si se pierde la tensión, la rivalidad y la emoción, el número de espectadores y seguidores se verá muy reducido. En resumen, debemos disfrutar de estos éxitos, y a su vez reconocer el gran trabajo que se está realizando desde muy abajo, lo que ha provocado que España sea el país dominador del motociclismo. A su vez, hay que pedir por el bien del espectáculo, que en la próxima edición los Rossi, Stoner, Smith o Iannone vuelvan a ser unos dignos competidores y nos vuelvan a hacer vibrar con un Mundial más igualado.

Fuente del texto:
Elaboración propia.

Fuente de las imágenes:
www.motogp.com

Dejar respuesta