Disminuyen los partidos de fútbol declarados de alto riesgo

0
160

Muchos son los partidos disputados que se llegan a considerar como partidos de alto riesgo. Este hecho, la mayoría de las veces, viene causado por los hinchas violentos de los dos equipos. La FIFA y demás instituciones encargadas de la seguridad de la afición son los que controlan a estos grupos partidarios de la violencia, sancionándolos o expulsándolos de los partidos si es conveniente.

Los partidos de alto riesgo disminuyeron en España en la temporada 2014/15. Fotografía: Robert Taylor.
Los partidos de alto riesgo disminuyeron en España en la temporada 2014/15. Fotografía: Robert Taylor.

Los ultras son aquellas personas que dan todo por su equipo, llegando algunos hasta el punto de atentar socialmente contra otras personas de diferentes clubes, árbitros que supervisan un partido o incluso contra jugadores procedentes del propio equipo. Estos componentes de la afición suelen armar revuelo en los partidos por pura diversión, impidiendo así la disputa correcta del juego  y molestando a los demás aficionados sin dejarles disfrutar del partido.

En España, este problema es controlado principalmente por  la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte (organismo derivado del Consejo Superior de Deportes y creado en 2008). Este organismo es quien decide qué partido disputado puede ser considerado como partido de alto riesgo. Para tomar esta decisión, esta comisión se fija en ciertos factores relacionados con las aficiones y todas aquellas personas que quieran producir altercados y daños que impidan a los jugadores disputar el partido pacíficamente (como es el ejemplo de aquellas personas que saltan al campo en pleno partido).

Aparte de comprobar factores como por ejemplo, si los hinchas de esa afición han tenido altercados violentos en otros eventos, la comisión también consulta datos proporcionado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE), quienes rastrean y buscan información para saber si los hinchas o si los grupos compuestos por ultras están haciendo llamamientos a la gente mediante medios como las redes sociales para ejercer la violencia en el partido al que van a asistir. Los propios clubes también aportan información sobre estos hechos para lograr la mayor seguridad.

Una vez que ya se han comprobado todos los factores que puedan determinar si la afición está conspirando sobre algún hecho que pueda perjudicar el evento programado, la comisión pasa a establecer el nivel de seguridad recomendado para el partido que se va a disputar. Si el partido es declarado de alto riesgo, el club responsable del estadio en el que se disputará el partido se encarga de proporcionar la seguridad necesaria, según viene explicado en el Reglamento de Seguridad en los Estadios, procedente de la FIFA, para evitar altercados violentos. Normalmente esta seguridad consta de las propias autoridades locales, a las que se le suma la ayuda de agencias de seguridad privadas contratadas por los propios clubes. No obstante, no sólo se refuerza la seguridad, sino que se crean protocolos y controles para impedir el suceso de altercados que puedan llegar a dar un resultado perjudicial para todos los asistentes al partido.

Los grupos organizados (o más conocidos como los ultras) suelen ser los que más altercados violentos producen. Por ello, estos grupos acceden al campo con dos horas de antelación antes del comienzo del evento, pasando por un control policial y siendo situados en zonas especialmente reservadas para ellos, en las que no puedan tener contacto con los demás aficionados. Todas aquellas personas que no respeten los protocolos ni las medidas de seguridad, serán arrestadas o multadas, según el rango de la acción provocada.

Según las estadísticas realizadas por la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte, en la pasada temporada disminuyó el número de partidos declarados de alto riesgo frente a la temporada 2012-13, en concreto ocho partidos de alto riesgo menos.

Actualmente, en la temporada 2014-15, los partidos declarados como partidos de alto riesgo han sido, entre mucho otros: Barcelona–Real Madrid (disputado el 19 de marzo de 2015); Sevilla–Villarreal (disputado también el 19 de marzo de 2015); y Atlético de Madrid – Valencia (disputado el 18 de enero de 2015). Con suerte, el número de partidos de alto riesgo disminuirá esta temporada 2014-15.

Dejar respuesta