“En nombre del pueblo italiano”, la crítica de Dino Risi a la Italia de los setenta

0
512

Cartel de la película

Denuncia de las perversiones políticas y sociales de la Italia de principios de los setenta, En nombre del pueblo italiano es una obra cómica y cuyo desarrollo se aleja del simple relato detectivesco. Dirigida por Dino Risi y protagonizada por dos de sus actores fetiche, Ugo Tognazzi y Vittorio Gassman, la película fue proyectada el pasado lunes en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

La película se encuentra muy en línea con las ideas de Dino Risi, siempre muy crítico con su entorno y sus conciudadanos. La naturalidad y la hipocresía con la que se desenvuelven los personajes, la combinación de personalidades tan contrapuestas como las de sus protagonistas y el tono surrealista con el que está narrada la película contribuyen a hilar un argumento que pone nombres y apellidos a los males que afloran en la Italia de la época. El cineasta no deja títere con cabeza y arremete contra el sistema judicial y burocrático, la corrupción política y empresarial y el creciente decaimiento del pueblo transalpino, pero siempre desde una perspectiva surrealista y dando cabida al humor.

Mariano Bonifazi –Ugo Tognazzi-, un magistrado honrado, honesto e incorruptible, decide iniciar una investigación para esclarecer las causas del fallecimiento en extrañas circunstancias de una joven. Plenamente convencido de que la mano de Lorenzo Santenocito, un hombre de negocios corrupto y sin escrúpulos, se haya tras la muerte de la chica, Bonifazi tratará de reunir las pruebas necesarias para que el peso de la justicia caiga sobre el sospechoso. La tarea no será sencilla, puesto que el empresario es uno de esos hombres que saben guardarse más de un as en la manga.

Pasando por alto el año en que fue estrenada (1971), la película no podría ser de más rabiosa actualidad, ya que los males que colmaban la Italia de aquel entonces guardan gran paralelismo con los que la anegan hoy en día.

Fotografía cedida por International Apollo Films

Dejar respuesta