Diez APP para dejar la cartera en casa

0
245

Mybag_Zemlinki.jpgCada mochila, bolso y maletín alberga dentro de sí un pequeño universo de cosas indispensables para su propietario. Si en la antigüedad se creía que el futuro estaba escrito en las entrañas de las aves, hoy sabemos -también a NO ciencia cierta pero menos sanguinaria-que la psique y el estilo de vida de cada ser humano están impresos en las entrañas de su cartera.

En esta Sociedad de la Información, verdadera entusiasta de los estudios más extraños y simpáticos, no faltan trabajos que midan cuantitativamente el peso de estos enseres tan necesarios como molestos del día a día. Sondeos realizados a nivel local y nacional en distintas partes del mundo nos permiten saber que los universitarios, pese a ser los estudiantes que menos peso transportan en su rutina, cargan entre 500 y 3.000 gramos diarios. El medio kilogramo también sería el punto de partida para las mujeres españolas, ya que se calcula que el 71% de ellas están acostumbradas a superarlo cada vez que se echan el bolso al hombro, conforme a una encuesta realizada en 2011 (Pavofrío).

Por suerte, el mundo de la APP (application o aplicación informática, para aquellos que puedan desperdiciar tres segundos de su valioso tiempo) ha venido en nuestro rescate con varios programas dispuestos a reducir el número de bártulos que nos acompañan, la incomodidad que nos producen y los pequeños amagos de infarto que sufrimos al rebuscar, al tacto, los objetos de mayor cuantía económica que se ocultan entre ellos: el teléfono, las llaves y el monedero.

¿Listos? Allá van varias propuestas gratuitas y de las mejor valoradas en su servicio:

Agenda: “MyHomework” ayuda con la organización, las tareas, los trabajos y los exámenes de las distintas asignaturas. A diferencia de la versión en papel, esta tiene una alarma que podemos activar como recordatorio. Aquellos de la vieja escuela, seguidores del formato tradicional basado en un calendario, encontrarán en “Agenda 2014” una APP imprescindible.

Libreta: no siempre tenemos un papel y un bolígrafo a mano para anotar algo que nos parece importante: teléfonos, direcciones, listas de la compra… Actualmente existe la posibilidad de convertir nuestro teléfono en un pequeño bloc de notas, sencillo de utilizar, con herramientas como “ColorNote Bloc de Notas”.

Espejo: es una lástima que en nuestra tarjeta SD no podamos guardar el estuche de maquillaje, uno de los elementos considerados como más pesados y comunes entre las féminas. Eso sí, gracias herramientas como “Espejo” ahora es posible dejar a su homólogo de cristal en casa y restarle cierta carga a nuestra bolsa de mano.

Diccionarios: tener siempre la palabra exacta ya es viable sin necesidad de abrir el navegador. A través de aplicaciones sencillas y cómodas de diccionarios de nuestra propia lengua (“Diccionario Español RAE”) o bilingües (“Diccionario Español Inglés”), los estudiantes de idiomas o amantes de la lengua correctamente escrita se ahorrarán unos cuantos gramos.

Libro, MP3 y Radio: Los habitantes de la Comunidad de Madrid somos de los españoles que más tiempo invertimos en desplazamientos. Es por ello que muchos de los que recurren a ese nuevo lujo llamado transporte público aprovechan sus recorridos para leer, escuchar la radio o su música favorita. Para estos ratos de ocio impuestos por el tráfico o la distancia, nuestro Smartphone se transforma en el libro que deseemos (“Wattpad”), en MP3 (“Reproductor de MP3”) o en un aparato de radio (“Radio España”).

Prensa: conocer las novedades informativas a golpe de pantalla táctil ya es una realidad. Con “La Prensa (España)” podemos acceder a periódicos, revistas y blogs mediante de nuestro dispositivo móvil, sin necesidad de tener una buena conexión de forma constante.

Planos de metro y horarios de autobús: aunque siempre nos queda la opción de preguntar a un amable jubilado, “Madrid Metro/Bus/Cercanias” pone a nuestra disposición los horarios de distintos autobuses y el plano del metro, calculando incluso la ruta más rápida para los madrileños más estresados y desorientados.

Gafas: si bien es cierto que la tecnología no ha avanzado lo suficiente como para solventar este despiste común entre algunos, recurrir a ingeniosos sustitutivos es una buena solución temporal. El efecto de la lupa de vidrio no permite gozar de la nitidez visual que proporcionan unos anteojos con la correcta graduación; sin embargo, puntualmente, estas curiosas lupas pueden facilitarnos la lectura, al aumentar el cuerpo de la letra. “Su Lupa” se hace un hueco entre los programas gratuitos de este tipo más descargados, por incluir además la función de linterna.

IMAGEN:Zemlinki! /Flickr

Dejar respuesta