Dibujante de cómics, una “profesión infravalorada”

0
291

El pasado jueves tuvo lugar en Callao una conferencia imprescindible para los amantes del tebeo. Con motivo de las VIII Jornadas Comiqueras de la Fnac, los más exitosos dibujantes españoles de cómic americano se reunieron en el fórum de la Fnac Callao para dar a conocer sus experiencias en el mercado estadounidense. Moderada por el crítico de cómics Eduardo Salazar, la conferencia abarcó desde la dificultad de triunfar en el mercado americano hasta el eterno enfrentamiento entre Marvel y DC Comics.

Integrantes de la mesa de debate

Pepe Larraz, Javier Pulido, Marcos Martín, Nacho Arranz y Pasqual Ferry son nombres célebres entre los amantes del cómic estadounidense. Se trata de los autores españoles que se han ganado la fama dibujando personajes como Thor, Los Cuatro Fantásticos o Superman. Reunidos para las VIII Jornadas Comiqueras de la Fnac, todos ellos dejaron patente la paciencia, cabezonería y poco reconocimiento que caracterizan a los artistas que hay detrás de los cómics.

“Los dibujantes de tebeos han sido un poco menospreciados por la cultura general,” introducía Eduardo Slazar. El mercado americano siempre ha sido el paraíso de los grandes superhéroes de los cómics y poco a poco, los autores españoles han conseguido hacerse hueco en este mundo, pero no sin haberse encontrado numerosas dificultades.

Pasqual Ferry confesó que en sus comienzos, trabajar para Estados Unidos era una “utopía” para el europeo. Los grandes editores estadounidenses se mostraban reacios a contratar dibujantes españoles porque temían que no comprendieran el concepto que las gigantescas Marvel o DC tenían del “superhéroe”. El resto de asistentes estuvo de acuerdo en que fueron pioneros como Carlos Pachecho o el propio Ferry los que consiguieron preparar el camino para generaciones posteriores.

A esta situación se sumó la reticencia que el público general aún presentaba en España hacia la dedicación profesional al mundo del cómic. Todos los asistentes confesaron haber tenido poco o ningún apoyo de sus familiares, y concluyeron en que para una generación como la de sus padres, el concepto de “teletrabajo” aún era difícil de comprender. Entre bromas, Pasqual Ferry denominó al dibujante de cómic como una “profesión infravalorada” incluso en la actualidad.

Sala abarrotada para la conferencia

Sin embargo, las diferencias culturales aún son palpables, sobre todo en lo que se refiere al guión. Marcos Martín explicó que es casi imposible que un español sea contratado como guionista, no sólo por la diferencia de idioma, sino también por la exigencia de Marvel o DC a la hora de plantear el argumento de un cómic.El debate también tocó temas como la creatividad del dibujante y los enfrentamientos con los guionistas, los cuales luchan por hacerse con el mérito del producto final por encima de los artistas.

No obstante, una de las principales incógnitas de la noche era cómo ganarse la vida dedicándose a los cómics. Los asistentes estuvieron de acuerdo en que seis tebeos al año permiten a un artista vivir con normalidad. Esta pequeña cantidad se debe a que los lectores de cómic tienen cada vez mayor cultura visual. Por culpa de los videojuegos y los efectos especiales, exigen mayor espectacularidad. Para conseguir esto, los dibujantes se ven obligados a introducir rebuscados detalles y referencias en sus tebeos, algo que requiere más tiempo de trabajo. En palabras de Pasqual Ferry, “la capacidad de hacer números al año ha disminuido”.

En cuanto al eterno debate entre Marvel y DC, los conferenciantes no quisieron posicionarse, ya que trabajan (o han trabajado) para ambas firmas. Lo que sí revelaron es que el enfrentamiento se produce a un nivel empresarial de altos cargos, en vez de entre guionistas y artistas. “Las dos tienen sus momentos”, aseguró Ferry, “ambas tienen productos muy buenos”.

Dejar respuesta