Paul Auster desnuda sus “pequeñas cosas” en “Diarios de invierno”

0
120

Portada de "Diario de invierno"

En una velada amenizada con jazz, dulces y decenas de seguidores, el destacado escritor estadounidense Paul Auster presentó el pasado jueves en Madrid su última creación literaria, Diario de invierno, una novela autobiográfica en la que el poeta se “desnuda” para relatar “las pequeñas cosas de la vida”. El acto contó con la presencia del escritor valenciano Vicente Molina Foix, viejo amigo del creador estadounidense, quien charló distendidamente sobre las vivencias y secretos que se esconden en su última obra.

En un noche enteramente dedicada al artista, Auster, Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2006, fue recibido con gran expectación en la Fnac de la Castellana, que a su llegada presentaba una larga cola de admiradores que se acercaba hasta las inmediaciones del estadio Santiago Bernabéu. A la entrada de la superficie comercial, una orquesta de instrumentos de cuerda tocaba jazz mientras decenas de fuentes con dulces eran repartidas entre los asistentes. Sin embargo, era en la tercera planta del edificio donde la charla entre dos amigos captaba toda la atención. Molina Foix fue el encargado de entrevistar a Auster, en una situación que destiló complicidad entre ambos literatos.

La conversación se sumergió en los entresijos de Diario de invierno, donde Auster (Nueva Jersey, 1947), realiza un trabajo de memoria muy intenso valiéndose de los sitios en los que ha vivido. De la mano de estos espacios y mediante un proceso de asociación, el autor de La trilogía de Nueva York hace acopio de sus recuerdos y anécdotas. Se trata de una obra en la que el escritor ha podido plasmar “las cosas pequeñas de la vida”, todo con un estilo mucho más personal y de corte autobiográfico. De hecho, es tan fiel a la realidad que el título se corresponde con la época en la que escribió el texto, allá por el invierno de 2010, uno de los más fríos que recuerda el poeta norteamericano.

Desde la primera página, Diario de Invierno es la historia del cuerpo de Auster. Según explicó el propio autor, se trataba de un buen momento para dejar la ficción a un lado y centrarse en las vivencias que ha sentido todo los días de su vida a través de su anatomía. Por ello habló mucho de su madre, sin la que él nunca habría existido.

Paul Auster firmando ejemplares en Madrid

En la novela hay muchas listas, ya que el escritor las utiliza para asociar ideas. Ejercicios de memoria. Este parece ser su único truco a la hora de escribir, porque aseguró que suele tener una idea clara antes de comenzar una novela. No obstante, la planificación queda inevitablemente relegada a un segundo plano cuando se sienta frente a las teclas.

Preguntado por Molina Foix acerca de la presencia de ficción en la obra, Auster aseguró que la novela no es sino pura realidad, su vida simple y llanamente. Todo ello contado de la forma más precisa posible y aderezado con múltiples historias interesantes. En este punto de la charla, Auster rememoró la noche en que una prostituta le recitó, de repente, unos versos del poeta francés Charles Baudelaire, que decidió incluir en el libro.

Tras la charla, el estadounidense firmó ejemplares a los seguidores que le esperaban con emoción. Uno de ellos fue Gorka, quien se considera “gran fan” de Auster y que afirmó, muy ilusionado, que le encanta su forma de escribir porque se ajusta  a la realidad. Este admirador de Auster también aseguró que sólo lee sus obras en inglés, porque así capta mejor el significado de las palabras.

La noche de Paul Auster no dejó a nadie indiferente, ni siquiera al propio escritor estadounidense, quien se mostró sorprendido por la cantidad de personas que acudieron a la presentación de su diario vital.

Fotografías: Editorial Anagrama y Celia Sancho.

Dejar respuesta