Diario del LesGaiCineMad. Jornada 6. Cortos y documentales duros: África, padres y porno lésbico

0
591

La semana empieza con atracón de documentales y la mayoría bastante fuertes. Por eso viene bien un poco de ficción, para empezar el día suavecito con la segunda parte de los cortos con protagonismo de lesbianas. El primero español, “Los requisitos de Nati”, dirigido por Roberto Castón y que es un original video anuncio de Nati para buscar pareja, después de haber roto una relación de dos años. Pero Nati es muy especial y lo demostrará con la lista de condiciones que deben cumplir los candidatos o candidatas. Muy divertido, Nati tiene una presencia magnífica, se come la cámara (aunque esté a dieta) y se te hace corto. Le sigue otro español, “Ext-día”, de Inés Uribe y Me F. Arévalo, también original pero menos conseguido. Dos chicas son las protagonistas de una obra que escribe su autora, pero sólo pueden hacer lo que la escritora va plasmando en el papel. Se sienten muy atraídas entre ellas, pero la autora va más lento de lo que quisieran. Intentarán hacer algo para remediarlo. Buena idea pero se queda en eso, en la idea.

Luego vienen dos cortos algo más largos. El primero, “Gypsies, tramps & thieves” (Gitanos, vagabundos y ladrones), habla de dos chicas adolescentes aburridas de su pueblo perdido en medio de Estados Unidos en 1979. Harán algo para divertirse, pero no consiguen llamar la atención del espectador. Se hace demasiado largo. Menos mal que el siguiente puede considerarse uno de los mejores cortos del festival: “Pariah” de Dee Rees. Una adolescente lesbiana negra del Bronx sufre las consecuencias de seguir en el armario para su familia pero querer divertirse con sus amigas lesbianas. El llegar tarde, unos padres intolerantes y una amiga donde apoyarse son las constantes de su vida. Pero todo puede cambiar. La actriz protagonista Wendell Pierce refleja la angustia que vive de manera excepcional. Gran interpretación para una historia demasiado real, por desgracia.

Tras una carrera al Conde Duque seguiríamos sufriendo, esta vez viendo la realidad de los gays y principalmente las lesbianas en África.”It’s me, It’s me” cuenta lo duro que es ser mujer, lesbiana y negra en Sudáfrica.”Wanted” habla de lo difícil que fue para Matthew adoptar a Emilio con 7 meses y como es su vida en Sudáfrica, donde se le sigue discriminando a él por ser gay y de diferente raza que Emilio. Meramente testimonial. Después llegaría lo realmente cruel, “Rape for who I am” (Violada por ser quien soy) y “Enraged by a picture” (Furiosa por una foto). Con las mismas protagonistas que salen en los dos documentales, el primero se centra en la historia de cuatro chicas todas víctimas de violación por ser lesbianas. Cada una cuenta su historia: violada por su padre, por su amigo gay, sin ayuda de la policía, con el SIDA presente. Testimonios espeluznantes en un país Sudáfrica donde consideran que el “ser lesbiana es un privilegio de las blancas” y “si tuviese una hija lesbiana la echaría a la calle, para que vaya con las otras donde suelen juntarse”.Muestra el esfuerzo de estas mujeres para superar las violaciones y asegurarse de que las autoridades harán algo para evitar que siga sucediendo. Una de las violadas fotografía a estas lesbianas negras y expone su obra, es lo que cuenta el segundo documental, generando todo tipo de opiniones en contra de todos los sectores. Impresionante como son tratadas por los hombres en su país y la entereza que tienen para superarlo todo y seguir sonriendo.

Entre medias un corto sudafricano de ficción muy divertido “Triple minority” (Triple minoría) donde una joven lesbiana negra invita a sus padres a su cumpleaños a la casa de su pareja blanca después de dos años sin verlos, ya que su padre es reverendo y no acepta su homosexualidad. Una reunión familiar a ratos divertida, a ratos dramática donde el poder de la Biblia impide el acercamiento de padre e hija. Hasta ahora el mejor corto del festival. Esta dirigido por Aubert Sharp.

Con descanso de por medio y ante la imposibilidad de ver “Bears” subtitulado en español, se nos recompensó con la presencia del director de “(In)visible years” (Años (in)visibles), Gideon Boaz, que hizo una presentación de la película. Confesó estar agradecido por poder disfrutar de Madrid con su pareja y que las historias que cuenta en el corto las podía haber sacado igualmente de la sala donde nos encontrábamos. Las historias a las que se refiere son de gays que han pasado de ser atractivos y mirados por la calle a ser invisibles. Una reflexión sobre la belleza pasajera, tan importante en el mundo gay, y una muestra de todos los estados del hombre gay al llegar a una determinada edad: sólo, con pareja, casado con una mujer….Interesante punto de vista.

Posponiendo a los osos para otro día, apetecía algo de deporte y parece ser el Lola Bar la sede oficial del deporte, esta vez el balonmano.”Raballder” es el nombre del equipo gay noruego que nos muestra sus peripecias dentro y fuera del terreno de juego. Más divertido que el de rugby “Queering the pitch”, sobre todo porque hay más pluma suelta, seguramente por ser más jóvenes, seguiremos a estos chicos durante una temporada además de conocer la historia personal de cada uno de ellos y a sus padres. De padres precisamente trata el siguiente documental “Anyone and everyone” (Ninguno y todos): la experiencia de varias familias americanas ante la “desgracia” de tener un hijo, cómo recibieron la noticia y cómo se enfrentaron a ella. Cada persona es un mundo y cómo tal, cada uno tiene una historia diferente, aunque la mayoría coinciden en pensar al principio, sobre todo las madres, en que sólo era una fase. Servirá de ayuda a las personas que todavía no se lo han dicho a sus padres o que están sufriendo todavía las consecuencias de haber soltado esa bomba.

Sin duda lo más fuerte se reservaba para la sesión de medianoche en el Ateneo “One night stand” (Ligue de una noche), puro porno lésbico. El que los hombres asistentes a la proyección se pudiesen contar con los dedos de una mano, entre ellos el acompañante de Chus Gutiérrez (antigua ganadora del premio LesGai de Cine) daba una idea del público al que iba dirigido la película. Antes las chicas de mycookingfilms.com estrenaron cortinilla y nos anunciaron de que “a las chicas también nos gusta follar”Eso sí no se puede decir que no lo avisen en los diez primeros minutos de la película, donde las ocasionales actrices porno hablaban de porqué se habían decidido a hacer la película. Coincidían en estar cansadas de la imagen irreal que se había dado del porno lésbico hasta ahora y reconocía haber disfrutado mucho en las escenas haciendo lo que realmente les gustaba. Posteriormente se avisaba de que íbamos a ver una peli porno. Y eso es lo que son los 70 minutos restantes, porno entre mujeres, transexuales incluidos (chicas que parecen ser chicos) y usando todas clase de juguetes y partes del cuerpo para disfrutar. Un porno distinto sin dudarlo. Sin más comentarios al respecto. Mañana será otro día.

Compartir
Artículo anterior¿Dónde está mi hijo?
Artículo siguienteLa guerra tras el objetivo
Felipe José García

Criarse leyendo la TeleIndiscreta, pegado a la tele viendo Scooby Doo y Los Caballeros del Zodiaco marca para siempre. Tras muchas horas frente a la caja tonta ha llegado la hora de hablar de ella.

Dejar respuesta