Diario del LesGaiCineMad. Jornada 5: Mal día para el buen cine

0
163

Tras los primeros días en los que las películas del LesGaiCineMad habían dejado un buen sabor de boca, esta quinta jornada ha hecho todo lo contrario. De las cinco películas que había disponibles para ver elegimos dos y, muy posiblemente, serán de las peores de todo el festival: “Glue – Historia de un adolescente en medio de la nada” y “Ci-Qing” (Lilas arañas). La primera es una coproducción entre Argentina y Reino Unido y ya se sabe que estos dos países no funcionan muy bien juntos. Dirigida por el argentino Alexis Dos Santos, habla de un verano adolescente en un pueblo del desierto donde no hay nada y eso exactamente, nada, es la sensación con la que sales después de verla, como si no hubieses visto nada. Se supone que hay una mínima tensión sexual entre los dos chicos protagonistas que el “Glue” del título, pegamento, se encargará de unir, pero el desarrollo es tan lento y la duración de la película tan larga para luego no contar casi nada que a lo que único que invitaba la película era a una buena siesta dada la hora.

Una familia rota por los cuernos del padre, una madre con un pronto terrible (quizás lo único entretenido) y unas conversaciones entre adolescentes que si al principio hacen gracia por lo pavos que son, al final acabas deseando tirarles de la lengua para que digan algo interesante. Ni siquiera las dos escenas sexuales consiguen sacar del aburrimiento, entre otras cosas porque se mueve tanto la cámara que no consigues ver casi nada.

Un paseo por el cercano Museo del Prado para recargar las ideas y las esperanzas de que acabábamos de ver la peor película posible y de que la cosa no podía empeorar, vuelta al cine. Empeorar no empeoró, pero tampoco consiguió sacar del aburrimiento, aunque se salvan la fotografía y las actrices protagonistas. Se trata de la taiwanesa “Ci-Qing”, que ya pasó por la sección panorama de la Berlinale 2007. Jade tiene una página web donde enseña su cuerpo y Takeko una tienda de tatuajes. Cuando Jade quiere hacerse uno se reencuentra con Takeko de la que estuvo enamorada con solo 9 años, pero Takeko no la recuerda. Un hermano traumatizado por la muerte de su padre no dejará a Takeko acercarse como quisiera a Jade, que sigue con su negocio pornográfico y viviendo con su abuela ciega. Entre ellas la flor de araña que quiere Jade tatuarse en su cuerpo porque Takeko la lleva desde hace años. Las actrices intentan sacar el proyecto adelante pero durante demasiado tiempo no pasa casi nada, y al final, que se desencadenan los acontecimientos, no quita la sensación de haber malgastado más de la mitad del metraje. La historia es dura, la fotografía bellísima pero no consigue que te involucres con las protagonistas. Interesante ver que en Taiwán se hace este tipo de cine, pero no convence.

Una muestra de que no gustaron las dos películas es que en la primera no hubo aplausos, cosa que había ocurrido en todas las proyecciones a las que asistimos hasta ahora, y en la segunda una muy pocas personas. Algo por otra parte completamente normal que entre tantas buenas películas se cuele alguna mala o menos interesante que el resto. Pasa en todos los festivales, ¡cómo no iba a pasar en este!. Estamos seguros que sólo ha sido un pequeño bache y mañana mejorará con la vuelta de los cortos, documentales y todas las sedes funcionando, incluidas las universidades. Por eso lo mejor del día fue tomarse algo en el bar del Ateneo con los amables camareros y disfrutar de las fotos y dibujos expuestos en él. Nuestra quiniela sigue siendo  lógicamente la misma que ayer, visto el nivel de hoy .Seguiremos informando.

Compartir
Artículo anteriorDistinto, pero igual
Artículo siguiente¿Dónde está mi hijo?
Felipe José García

Criarse leyendo la TeleIndiscreta, pegado a la tele viendo Scooby Doo y Los Caballeros del Zodiaco marca para siempre. Tras muchas horas frente a la caja tonta ha llegado la hora de hablar de ella.

Dejar respuesta