Día Mundial del Agua

0
128

El próximo día 22 de marzo tendrá lugar otra cita con el medio ambiente en este mes tan sostenible: el Día Internacional del Agua. Esta celebración cuenta con 21 años que la respaldan desde que en 1993, durante la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, la Asamblea General así declarara esta fecha.

Cines disfrutando de un baño
Cines disfrutando de un baño

Desde entonces, cada año dentro del contexto nacional al que fueron invitados a participar los Estados miembros, se llevan a cabo diversas actividades para la concienciación pública que toman forma de documentales, mesas redondas, conferencias, exposiciones o seminarios relacionados estrechamente con la temática anual elegida por la organización a fin de abordar las distintas problemáticas relacionadas con los recursos hídricos.

En la edición de este año 2014, el Día Mundial del Agua se festejará bajo el lema Agua y Energía. La premisa de la que parte la temática de este año es la estrecha interrelación del agua y la energía. El agua resulta imprescindible para la generación y distribución de la energía. Requieren de los recursos hídricos fuentes energéticas tales como las centrales nucleares, térmicas y como resulta obvio, hidroeléctricas.

Sin embargo, en este intercambio el agua da más de lo que recibe, ya que tan solo un 8% de la energía producida se dedica a la extracción, tratamiento y transporte de agua.

La temática de este Día Mundial del Agua es un reclamo por parte de las Naciones Unidas y de los Estados miembros contra la desigualdad existente entre la relación Agua-Energía. Desigualdad que se siente primordialmente en las zonas más desfavorecidas de nuestro planeta, donde la mayoría de comunidades, sobre todo las rurales, no tienen acceso al agua potable, pero tampoco a la energía. Se pretende una equiparación del nexo Agua-Energía y un uso más respetuoso de ambas en el contexto medioambiental.

Además, con los datos en la mano, no resulta complicado llegar a la conclusión de que el agua y la energía tienen un papel fundamental en el arduo camino que supone la radicación de la pobreza; actualmente unos 780 millones de personas no tienen acceso al agua potable, mientras que 1300 millones de habitantes de nuestro planeta no lo tienen a la energía.

El agua es un bien preciado y cada vez más limitado. Ahorrar agua es ahorrar energía y viceversa, por eso, por esta innegable retroalimentación entre los dos elementos los objetivos de esta edición en el Día Mundial del Agua son los siguientes:

  • Crear conciencia de las interrelaciones entre el agua y la energía.
  • Contribuir a un diálogo político que se centra en la amplia gama de temas relacionados con el nexo de agua y energía.
  • Demostrar a través de estudios de casos, a los tomadores de decisiones en el sector energético y el dominio del agua, que los enfoques integrados y soluciones a los problemas energéticos del agua pueden lograr mayores impactos económicos y sociales.
  • Identificar la formulación de políticas y los temas de desarrollo de la capacidad en la cual el sistema de las Naciones Unidas, en especial de ONU-Agua y ONU-Energía, puede ofrecer importantes contribuciones.
  • Identificar a las principales partes interesadas en el nexo agua-energía y participar activamente en el desarrollo ulterior de esta vinculación, dos temas relevantes para las discusiones posteriores al año 2015.

Aunque este año la temática del Día Mundial del Agua se centre en la industria y no en el uso doméstico, no hemos de olvidar, que nosotros, a pequeña escala tenemos un gran poder para conservar este elemento esencial para la vida y para el desarrollo humano y económico. Cada vez más demandada, el agua, como parte de nuestro patrimonio ha de tener un reparto equitativo. Podéis adentraros más en esta cuestión en la página oficial del evento.

Fotografías: Mar Morales

Dejar respuesta