Deus ex Ipod

2
257

Deus ex machina es una expresión latina que hace referencia al teatro clásico tanto latino como griego; cuando una deidad ajena a la obra se aparecía sobre el escenario (mediante una grúa o artefacto, machina) para resolver situaciones complicadas sin aparente lógica en el guión.
Más de veinte siglos después de que esta expresión se acuñase, en otro teatro bien diferente, el de los Sueños; una maquinita pequeña y ya cotidiana(me cuesta creerla dios, por ateo) se alió con los hombres para resolver una situación que aparentemente no estaba en el guión.

Que el Manchester United de los poderosos Ronaldos y Fergusones llegara a los penaltis frente al Tottenham en la final de la Carling Cup, no estaba en el libreto original, pese a que los londinenses defendían el trofeo conseguido por el ahora técnico madridista, Juande Ramos, el año pasado. Menos previsible era aún que el factor determinante de esa tanda de penas máximas fuese un reproductor multimedia. Los técnicos y el portero de los red devils dispusieron de un Ipod con los videos de los lanzadores de los spurs para intentar adivinar la dirección de los penaltis. Como así fue.

El cancerbero del United, elevado a categoría de héroe tras lograr el triunfo de su equipo con su desvío, pudo acceder a información específica y relacionada con su trabajo en tiempo real. Supo dónde su rival le podía poner en apuros y se anticipó. A parte de lo anecdótico y prosaico que puede resultar el fútbol. La ventaja que el guardameta adquirió por disponer de información, mejor, antes y más ordenada, esto es, conocimiento, antes que su contrincante; nos coloca en una posición nueva en el campo de los deportes y de la vida misma.

El nuevo panorama que se abre para la incorporación en directo de tecnología al deporte, es cuanto menos, para hacer pensar y cambiar a los estáticos dirigentes del fútbol. Es más, se convierte en la constatación de que hoy necesitamos información constante para todo. Ya no vale con aprender conceptos y memorizarlos, podríamos aventurar que no hace falta. “Sólo” necesitaríamos aprender la técnica y los procesos necesarios para recuperar información y el conocimiento cuando nosotros queramos para crear otras informaciones u otros conceptos.

Muchas críticas se pueden realizar a este proceso de tecnificación y especialización de la sociedad, sobre todo en lo que se refiere a la transferencia de tecnologías y la cada vez más acuciante brecha digital. Hace poco leí que mientras la población mundial crece exponencialmente, la inteligencia se mantiene constante. ¿Cómo es esto posible? Sencillamente porque la mayor parte de la población del Globo no tiene acceso al desarrollo de su inteligencia. Esta es una realidad dura de digerir.

Pero volviendo a la tragicomedia del fútbol y de la vida, es curioso cómo ese condenado aparatito se ha convertido en una máquina indispensable en nuestras vidas. También cómo el amigo Steve Jobs, escucha en su Ipod el We are the champions desde su sede de Cupertino en California, y se desmonta de risa, porque el gol no lo atajó Ben Foster, que así se llama el portero, lo enchufó, otra vez más, Apple.

Fuente de la noticia:
20 Minutos http://www.20minutos.es/
Fuente de las imágenes:
Carling Cup http://www.carlingcup.premiumtv.co.uk
Google

2 Comentarios

Dejar respuesta