Deshielo en el Ártico

0
1879

El calentamiento global pone al Ártico en el punto de mira. Los glaciales se derriten y ponen en peligro la supervivencia de las especies locales. Mientras esto ocurre, las grandes potencias mundiales se preparan para explotar sus yacimientos.

Durante años el Ártico fue una zona olvidada. El rápido deshielo que esta sufriendo, ha vuelto la vista hacia él. La temperatura ha aumentado 0,7 grados de media en todo el mundo. Los grandes bloques de hielo no son capaces de soportar las descomunales temperaturas y se desprenden. Los casquetes polares se derriten. La causa principal esta relacionada con la emisión de gases de efecto invernadero. El calentamiento global, causado por el hombre, también provoca que la mayoría de los glaciales se muevan cincuenta metros al año hacia el mar. En el transcurso de su desplazamiento, el hielo se deshace para convertirse en agua. Los glaciares, son sistemas naturales muy delicados y la capa de hielo se derrite a tal velocidad que permite que los rayos solares calienten el agua que esta debajo. Este deshielo esta abriendo dos pasos navegables en el Ártico: la que bordea Rusia y la que sigue las costas de Canadá y Alasca. Asimismo, deja al descubierto enormes reservas sin explotar y crea nuevas posibilidades económicas: el transporte internacional y la explotación del crudo. Pues se estima que estos mares gélidos podrían albergar el 30% de las reservas de gas mundial sin explotar y el 13 % de las de petróleo. Sin los hielos perpetuos se podría acceder a esos recursos hasta ahora intactos, y acortar grandes rutas navegables. Ante esta situación, las potencias del Norte inician su lucha por el control del Ártico.

“No cabe duda de que el deshielo , y las nuevas posibilidades de navegación, posibilitaran el acceso a la atractiva cantidad de petróleo y gases que se disputan casi una decena de países. El mas ambicioso es Rusia, dado que la mayoría de los yacimientos se encuentran en su lado”, explica Alfredo Pulido, experto en relaciones internacionales.

Ecologistas y científicos creen que en tres décadas no habrá hielo en gran parte del Ártico, y afirman que 2030 ya no tendrá. Si esto ocurre, y el hielo de Groenlandia y la Antártica Occidental se funden, el nivel del mar podría aumentar entre cinco y seis metros. Sería una de las consecuencias mas fatídicas , ya que desaparecerían ciudades como Shangai, Nueva Orleáns o Miami. De momento, las consecuencias mas inmediatas es que el descenso de los hielos esta cambiando los ecosistemas, sobre todo los de los osos polares, que podrían extinguirse rápidamente. El oso polar es un animal que necesita de territorios muy amplios y tienen cada vez menos espacio vital. Es uno de los carnívoros más grandes de nuestro planeta, pueden llegar a pesar de entre 400 y 500 kilogramos, y a medir 2,5 metros de largo. Los hielos en los que viven se están derritiendo, lo que hace que se retiren antes a tierra firme sin haber completado sus reservas de grasa. Esto afecta a su reproducción y minan su capacidad de producir leche para alimentar a sus crías.

“Los osos polares cazan, se alimentan y dan a luz sobre el hielo o sobre tierra, y no son criaturas acuáticas de por sí. Se han dado casos de estos animales que han llegado a nadar hasta cientos de kilómetros para llegar a plataformas de hielo o a tierra”, explica José Luis Prieto, biólogo.

Todo ello, hace que el deshielo del Ártico, sea considerado como el mayor impacto del cambio climático que ha puesto en peligro una de las zonas mas sensibles del planeta.

Fuente de texto:
El pais
Fuente de imagen:
http://www.pantanodelzujar.es/blog/los-osos-polares-no-sobreviviran/
http://fuentesdeciencia.wordpress.com/2009/03/10/el-hielo-artico-se-derrite-cada-vez-mas-rapido/

Dejar respuesta