Deseo de tener una música

0
205

Las amistades pueden empezar  por la siemple acción de compartir los gustos musicales. Solemos tender a definir nuestro estilo, nos enmarcamos dentro de una “tribu” urbana que escucha los mismos grupos, entiende los mismos acordes y se engancha a las mismas letras. Pero para conseguir todo ello, para encontrarse establecido dentro de esa “norma” pasan bastantes años. Muchos de nosotros comenzamos por un gusto dudoso, nos dejamos llevar por las modas, las tendencias dentro de la música, hasta saber elegir bien lo que nos interesa; pero hay gente que nunca se sabe definir. ” A mí me gusta todo tipo de música” es una clara  idea falsa. Todos tenemos una afinidad que tarde o temprano se despierta en nosotros.
Esto es lo que intenta reflejar la escritora madrileña, Belén Gopegui (1963) en su nueva obra
Deseo de ser Punk. En este libro, la autora se decanta por usar el  recurso de una carta, que la protagonista, en este caso, llamada Martina decide escribir a un  amigo de clase. En el transcurso de la lectura, Martina nos descubre su mundo, su situación actual como si nosotros fueramos aquel chico al que destina la carta. Martina, se describe como una chica de 16 años que no tiene música, y según ella eso es lo peor que le puede pasar.

Podemos entender la dureza de tener 16 años y no saber definirse ( todo el mundo a pasado por ello), de no saber aferrarse a un código, de no saber el lugar que se ocupa en la sociedad, que ella intenta encontrarlo por medio de elegir la música que escucha. Para ella esa sintonía le sirve para sentirse viva. Sabe que no le gusta estudiar, que no le va bien las cosas con sus padres, la relación es dura. No es una chica rebelde, pero no se encuentra a sí misma, necesita que la sociedad cambie para poder saber como enfrentarse a ella. Realmente cree tener la solución a los problemas, un lugar para los jóvenes donde poder relacionarse, dónde no haya que pagar, donde uno puede sentirse agusto, tanto si necesita estar solo como acompañado. Hecho por y para los jóvenes.

El libro dividido en dos partes y, a la vez, en varios capítulos de fácil lectura, intenta acercarnos a ese adolescente utópico que todos llevamos dentro, el personaje revolucionario que toma la justicia por su mano y que actúa para poder cambiar la realidad en la que vive y sabe que el estar parado no ayuda a “luchar”. Una lucha que tiene como única arma una canción que haga encender la rabia y la frustración de todos, que sea un código para aquellos que quieren hablar y no saben cómo.

Muchos intentan comparar la obra con la afamada y tan recurrida obra de J. D. Salinger. El Guardián entre el centeno , mucho dista a las dos novelas, aunque las dos tiene la figura del estudiante descontento, que para los demás es una “carga” un “vago”, un personaje en el que todos podemos vernos reflejados en algún momento, con probemas ridículos, que para ellos son un mundo. Unos podrían calificar de rápida y amena y poco profunda la obra de Gopegui, cercana a nuestro tiempo, ya que nombra sucesos próximos como la revuelta estudiantil de Grecia, pero que nos devuelve a los tiempos de instituto en los que no encajábamos en ningún lado y sentíamos la necesidad de aferrarnos a algo con tal de no sentirnos raros.

Hay veces que una simple lectura como está, nos puede llegar adentro y hacernos un pequeño psicoanálisis casero que nos haría preguntarnos si de verdad nosotros hicimos algo por cambiar nuestra situación o simplemente nos dejamos llevar por la corriente. Puede que a veces, una simple canción nos acerque más a los otros y nos pueda hacer entender las generaciones pasadas, que no distan mucho de las actuales. Como dice Martina “¿ qué es lo que determina a una generación?”. La música, pero es que hay canciones que encajan en cualquiera, como la adolescencia, todos hemos pasado por ello.

Deseo de ser punk está publicado en Anagrama y tiene un precio de  15 euros.

Fuente de la imagen:
www.anagrama-ed.es/img/portadas/NH456_G.jpg

Dejar respuesta