Descubriendo Madrid: el Real Jardín Botánico

0
175

Cuando uno se queda en Madrid durante los meses de verano, decide sacarle partido a la ciudad. Y digo que decide, porque se plantea un plan con todos los lugares a los que quiere ir y nunca puede hacerlo durante el resto del año. Entre ellos, yo decidí dejarme caer por el Real Jardín Botánico de Madrid, más que nada, con la idea de intentar alejarme del horrible calor, e intentar pensar que estoy lejos de la capital.
El Jardín Botánico, se encuentra situado al lado del famoso Museo del Prado, cerca de la puerta de Murillo. La entrada cuesta 2 euros, pudiendo utilizar algunas de las tarifas de reducción para estudiantes, niños, mayores de 65 años, etc. A partir de la entrada, uno se adentra en una especie de oasis, que nada tiene que ver con el mundo occidental que se encuentra en el exterior.
El clima cambia, se respira mejor, no hay ruido y los olores te embriagan hasta el punto de creer que estas en paises muy distintos.

Aunque parezca pequeño, el jardín contiene varias zonas, amplias y muydelimitadas mediante pequeñas calles con nombres de personajes famosos relacionados con el mundo de la naturaleza y la botánica. Grandes árboles, pequeñas flores y arbustos de todas las especies se encuentran conviviendo en un clima no muy propicio para todos, pero que deben estar en su máximo esplendor si uno se acerca a ese lugar en plena primavera. Varias fuentes, bancos, estatuas, lagos con patos y un habitat donde conviven varios tipos de animales, en especial las aves; hace que los paseos al atardecer sean una de la visiones más bonitas y tranquilas de la capital.

El invernadero, donde podemos encontrar muchas de las plantas más afrodisiacasy selváticas, mantiene varios climas; unos más apetecibles que los otros. Pero que posiblemente puedan ser utilizado como un atrezo de una película de terror adolescente. Grandes enredaderas, cactus terribles y flores que parecen venenosas, dejan embriagar los sentidos de olfato y vista.

http://www.rjb.csic.es/jardinbotanico/jardin/ es su página oficial. Allí podemos observar cuales son sus actividades, sus ofertas y sus talleres para toda la familia. Puede que para los amantes de la anturaleza sea toda una experiencia, pero para el resto de la gente es un poco de oxígeno en una atmósfera de contaminación.

Fuente de la imagen:
www.google.com

Dejar respuesta