Derrota agridulce

0
83

La selección española de baloncesto perdió contra Brasil (82-88) en un partido cuyo “premio” para el vencedor sería enfrentarse a Estados Unidos en un hipotético cruce de semifinales. Así, los hombres de Sergio Scariolo solo se enfrentarían a los norteamericanos en la final, reeditando así la de los Juegos Olímpicos de Pekín. Sin duda habrá que trabajar duro para llegar a ese partido, ya que hay muchas cosas que mejorar.

Scariolo no propuso a sus chicos la derrota en ningún momento.

La mirada estaba puesta ayer en el Basketball Arena de Londres. Brasileños y españoles estaban ya clasificados para los cuartos de final y únicamente faltaba una cosa por dilucidar: quién pasaría como tercero de grupo y quién lo haría como segundo, lo que conllevaría jugar contra Estados Unidos, claro favorito al oro olímpico, en un teórico cruce de semifinales.

En esta situación mucha gente apostaba por que Pau Gasol y compañía se dejasen perder, según se desprende de una encuesta realizada en Marca.com, a la que el presidente de la Federación Española de Baloncesto respondió que “no nos podemos identificar con aquellos que apuestan por una derrota”.

Los más suspicaces debieron frotarse las manos cuando vieron que Nené Hilario, jugador de los Washington Wizards de la NBA y uno de los puntales del equipo sudamericano, no haría acto de presencia en el parqué londinense. Si este movimiento se realizó para forzar en cierta medida la derrota, sin duda el tiro salió disparado por la culata.

España consiguió ponerse por delante en el marcador desde el inicio liderada una vez más por el mayor de los Gasol, que superó a Juan Antonio San Epifanio, Epi como máximo anotador de la historia del equipo nacional.

El juego de España se inició y finalizó en la zona

El equipo se concentró precisamente en el de Sant Boi, acompañado por el resto de jugadores interiores, que se mostraron como los únicos capaces de anotar. Pau (25), Marc Gasol (20), Felipe Reyes (6) y Serge Ibaka (14) sumaron 65 de los 82 puntos del equipo; o lo que es lo mismo, un 80% de los puntos fueron conseguidos por los guerreros de la zona.

El problema fue que las ideas ofensivas empezaron y finalizaron en ellos, lo que terminó pasando factura. La ‘canarinha’ supo encontrar el camino para parar a los hombres altos y el ataque español se embarulló al máximo; tanto que ni Sergio Rodríguez supo desatascar el juego. De este modo se dilapidó una renta de más de diez puntos que desapareció definitivamente tras un triple de Leandrinho Barbosa cuando faltaban menos de cinco minutos.

Ahora empieza lo realmente importante, los cruces donde todo será un vida o muerte. La consecución de una nueva medalla olímpica requerirá de un lavado de cara para dejar a un lado la mala imagen ofrecida en los últimos partidos. El próximo rival será Francia, a quien ya se ganó por partida doble en la gira de preparación; un equipo que gira en torno a Tony Parker y Nicolas Batum, dos estrellas de la NBA.

Fotografías: Federación Española de Baloncesto

Dejar respuesta