Derrick Rose: seguramente el jugador más valioso de la NBA

2
430

Derrick Martell Rose, alias Pooh, nació el 4 de octubre de 1988 en Chicago. Siempre quiso ser jugador de baloncesto y destacó desde muy pequeño por su capacidad para dirigir al equipo, así como por su inquebrantable confianza para no rendirse hasta que el partido hubiera terminado. En el Simeon Academy fue pieza clave para que su equipo ganara todas las competiciones. De ahí pasó a la Universidad de Memphis y realizó una temporada increíble que le hizo proclamarse campeón ante Kansas y acaparar innumerables premios personales. Su impecable actuación le sirvió para ser elegido en primera posición en el draft de 2008 por los Bulls.

Ya en ese primer año en la NBA atrajo una enorme atención participando en el partido de novatos y al hacerse con el concurso de habilidades en el All Star de Las Vegas de 2009 donde remató su participación con un gran mate marca de la casa que le dio el triunfo frente a Harris. Gracias a su buen promedio anotador durante todo el año y su buen juego constante formó parte del mejor quinteto de Rookies y se hizo con el premio al mejor Rookie del año.

En el segundo año una lesión de tobillo le puso a prueba, pero reapareció con más fuerza y comenzó a ser clave en el juego del equipo. Participó en su primer partido de las estrellas All Star y consiguieron meterse en play off, pero los Cavaliers de Lebron les eliminaron en el quinto partido. Los Bulls, liderados por Rose, vendieron muy cara su derrota y su gran actuación le sirvió para ser convocado por los EEUU para el Mundial de Turquía 2010, del que se proclamarían campeones. Tal vez si España hubiera pasado de cuartos contra Serbia, el campeonato hubiera deparado un enfrentamiento en la final contra ellos.

Los play offs de la NBA ha arrancado, y el base de los Chicago Bulls sigue perfilándose como el mejor jugador del año. Gracias a su magnífica dirección del equipo han conseguido coronarse, después de muchas temporadas, campeones de Conferencia de la fase regular. Desde que fuera elegido Rookie del Año en 2009 (con el 93% de los votos), su progresión ha sido imparable y se ha convertido, por méritos propios, en la esperanza de la afición de Chicago para volver a reeditar los tiempos gloriosos que llenaron el United Center hace no tantos años (en 1998 alcanzaron su última final). Su visión de juego tan especial le ha convertido en el motor de su equipo y en la referencia sobre el parquet; no le tiembla la mano a la hora de lanzar y lo mismo se atreve con triples espectaculares como con sus mates sensacionales.

En el primer partido de la primera fase (al mejor de siete) de la serie final de la Conferencia Este contra los Indiana Pacers, volvió a ser decisivo con sus 39 puntos, 6 asistencias y 6 rebotes para ponerse 1-0. No fue un encuentro tan fácil como habían previsto los de Chicago y se resolvió en los últimos minutos. El marcador final fue un ajustadísimo 104-99 que pone mucha emoción al segundo enfrentamiento que se producirá de nuevo en suelo de los Bulls que cuentan con la ventaja de campo en esta serie.

Estos play offs servirán para ver qué jugador es más decisivo: Kobe, Wade o Lebron tendrán que mostrar su mejor cara para no verse superados por un Rose que cada vez que las cosas se ponen complicadas no deja de repetirse: “Un partido de la NBA nunca está decidido”; es lo que ha hecho en este primer partido para tirar de su equipo, y lo ha conseguido.

Rose ha sabido ganarse el respeto de la afición y del equipo debido a que siempre pone por encima de todo los intereses del equipo, es el tipo de jugador que querrías tener de tu parte porque sabes que lo dará todo hasta el final. Siempre soñó con jugar en la NBA y recibió el apoyo de toda su familia para que nunca se rindiera, pero la influencia de su madre fue clave para que mantuviera la cabeza en su sitio cuando las cosas le empezaron a ir bien. Le repetía una y otra vez: “Trata a los demás como quieres que te traten a ti”, o, “no mires nunca por encima a nadie”; son consejos que le han convertido en un tipo comprometido y respetuoso; en “un buen chico” como le define su madre.

Es un base de 1,91 metros completísimo: gran capacidad para tirar desde cualquier posición, una fina visión de juego, una velocidad extraordinaria y una gran inteligencia para gestionar las jugadas en los minutos más complicados; por todo ello apunta al MVP del año; algo que sus compañeros no dudan en reconocer. El último ha sido Lebron: “Rose merece el MVP por lo que ha hecho por el equipo, con todas las lesiones que han tenido están jugando un muy buen baloncesto”. El ‘1’ de los Bulls acoge con gratitud los elogios pero en cada una de sus declaraciones demuestra que es un jugador de equipo y admite que no lograría nada sin la aportación de sus compañeros; tal vez en una competición llena de egos es lo que le hace estar un punto por encima de los demás. Hace unos días Pau Gasol reconocía que no piensa cambiar su forma de ser y mostrarse maleducado o agresivo para evitar que le tachen de blando. En una NBA salpicada por demasiados escándalos es una gran noticia que triunfen los “buenos chicos” que juegan por y para el equipo.

Sus números en la temporada regular son de 25 puntos, 7 asistencias y 4 rebotes por partido, y, en este primer encuentro ya ha demostrado que su evolución va a más. Los Bulls son la sorpresa del año en la NBA y aunque el líder es Rose, jugadores como Joakim Noah (jugador al que más admira el propio Rose por su calidad y por ser un luchador infatigable), Luol Deng, Carlos Boozer, Keith Bogans o Kyle Korver forman un conjunto más que competitivo. Otra de las sorpresas positivas ha sido el rendimiento del novato Omer Asik y de C. J. Watson. Gran parte del mérito la tiene su “novato” entrenador Tom Thibodeau que ha logrado formar un grupo unido y solidario en tareas defensivas.

Rose, con sólo dos años compitiendo en la NBA ya es un icono: camisetas, zapatillas, gorras, videojuegos…

Pero a él lo único que le importa es el baloncesto; huye de las fiestas, de la ostentación del dinero y de la fama mal entendida. Su mayor afición es ver películas, comer chucherías y estar con su familia. Todo parece indicar que se trata de un chico normal con un talento especial para jugar al baloncesto. Algunos expertos le valoran ya como uno de los mejores jugadores de la historia de los Bulls, tal vez sea demasiado pronto porque aún no ha ganado nada, pero parece que empeño no le va a faltar para conseguirlo. También temen que la fama le haga cambiar y se aleje de los valores que promueve el baloncesto, pero también es demasiado pronto para juzgarlo.

El propio Michael Jordan ha reconocido que se trata de un jugador excepcional, el mejor del año y que le ve como su sucesor. Es la primera vez que el jugador más espectacular de todos los tiempos escoge heredero, y su nombre es Derrick Rose.

 

Fuentes del texto:

Elaboración propia

www.nba.com

www.nbamaniacs.com

Fuentes de las imágenes:

www.marca.com

www.nba.com

http://treyvelan.com/wp-content/gallery/derrick-rose/084_derrick_rose.jpg

2 Comentarios

  1. Excelente artículo. No había seguido la NBA este año por asuntos personales y cuando me puse al día veo que una nueva sangre domina en la NBA. Y no sabes el gusto que me da!… El talento y la fuerza no reside sólo en una persona sino en un equipo, y en un líder que sepa orientarlos. Lo es Rose en Chicago como lo fue en su momento el mítico Jordan.

    Quiero resaltar algo más de tu artículo. La personalidad tranquila de Rose e incluso de Gasol. No hace falta ser malo para ser respetado. Lo es Messi en fútbol y ahora Rose en basket. Qué buenos líderes morales!!!
    Y para finalizar: he buscado información en internet y este es el mejor artículo en español sobre Derrick Rose. Felicitaciones!

  2. la verdad es que este año la nba está muy emocionante y la sorpresa positiva son los bulls con un enorme rose cada semana, es un jugador increíble.
    aunque en el último partido se retiró lesionado parece que estará sin problemas en el quinto encuentro contra indiana que debe darles el pase a la semifinal.
    muchas gracias!

Dejar respuesta