Derrick Rose, de vuelta al dique seco

0
92
Derrick Rose. Foto: Keith Allison
Derrick Rose. Foto: Keith Allison

La NBA vuelve a quedarse huérfana de una de sus estrellas más brillantes. Muchos eran los fanáticos que después de que el base se pasase la temporada pasada en blanco estaban deseando volver a ver sus highlights noche si y noche también. Y, después de un inicio de temporada titubeante, todo empezaba a apuntar hacia un regreso triunfal; sus porcentajes de tiro empezaban a aumentar, y su tiro exterior en los últimos partidos parecía haber mejorado respecto a antes de la lesión.

Y sin embargo, el baloncesto volvió a demostrarnos que no puede darse nada por sentado: en el tercer cuarto de un enfrentamiento ante los Portland Trailblazers, un mal movimiento de la rodilla derecha (la contraria a la de su anterior lesión) hizo tambalearse a toda la institución de los Chicago Bulls. Al ver a su estrella salir cojeando de la cancha los aficionados se temieron lo peor, y los análisis confirmaron las expectativas más negras: D-Rose se había roto el menisco, y por tanto los tiempos de recuperación iban a ser largos.

Este tipo de lesión permitía al de Chicago dos opciones de recuperación: retirar el menisco dañado, de modo que volvería a las canchas en un mes o dos, pero correría un alto riesgo de sufrir recaídas en el futuro. Esta opción la tomó por ejemplo Dwayne Wade hace unos años, y el escolta de los Miami Heat ha admitido que esta es la causa de sus frecuentes molestias en las últimas temporadas. La otra opción era recomponer el menisco dañado, con lo cual no correría ese riesgo de recaída pero no volvería a las canchas hasta la próxima temporada. Finalmente, la estrella de los Bulls decidió someterse a una operación reconstructiva, de modo que no volveremos a verlo hasta la temporada 2014-2015.

Y ahora, ¿que le depara el futuro al de Illinois? Para empezar, la imagen del ex de la universidad de Memphis sufrirá un duro golpe. Dos años sin jugar son mucho tiempo incluso para una estrella de talla mundial como el de Chicago, y seguramente las ventas relacionadas con su imagen caerán. Por ejemplo, en Adidas han saltado todas las alarmas, ya que apenas hace unos tres años le firmaron un contrato de 185 millones de dolares por 14 años para asegurarse vender sus productos, y temen que esta segunda lesión pueda hacer caer en picado el valor de su imagen. Pero para el MVP más joven de la historia, probablemente el mayor riesgo sea mental. a pesar de que la lesión de menisco es menos grave que su lesión de ligamentos y menisco en la otra rodilla, el riesgo de que vuelva inseguro y con miedo a una nueva lesión es muy real, y eso sería muy dañino para su juego.

Y finalmente, ¿que pasará con los Bulls? los de la Windy City se encuentran ahora en una encrucijada, con un equipo muy caro que apuntaba al anillo, y que ahora se encuentra sin estrella y sin margen salarial para maniobrar. Algunos expertos vaticinan el traspaso de Luol Deng, su alero dos veces “all-star”, que tiene un contrato muy alto y sería el más fácil de traspasar. Por el momento no parece que los de Illinois vayan a hacer nada para evitar precipitarse, pero no hay que descartar que se muevan en el mercado de aquí al final del mercado de traspasos en Febrero, pues por el frente Rose lo único que pueden hacer es tener paciencia y esperar que Rose vuelva más fuerte que antes, como harán todos los aficionados de la canasta. 

Dejar respuesta