Depedro: “La musica es un lenguaje universal que hace muy pequeños los puentes entre culturas”

0
108

Depedro

Tras dos años muy intensos, Jairo Zavala, alma de Depedro, cierra un ciclo justo antes de abrir otro nuevo. La gira de presentación de Nubes de papel, su segundo disco, agota sus últimas balas a escasos días de comenzar a preparar su próximo trabajo, del que podremos disfrutar a partir de otoño. Antes, los seguidores del cantante tendrán la oportunidad de comprobar su estado de forma en ciudades como Bilbao, Eibar, Madrid, León o Santiago. La Huella Digital recogió las impresiones del artista frente al último tramo de su larga gira.

Ante el pesimismo reinante en el mundo de la música, es necesario tener en cuenta figuras como la de Jairo Zavala, guitarrista y cantante que ejemplifica el fruto del trabajo bien hecho. Tras años al frente de bandas como Vacazul y 3000 Hombres, o ejerciendo de acompañante de artistas como Amparanoia, Zavala dio un paso al frente en 2008, reconvirtiéndose en Depedro y presentando un homónimo primer álbum que abriría el camino a sus canciones más personales.

Habiendo exprimido el rock más clásico y todo tipo de músicas negras desde sus comienzos, el músico madrileño sacó a relucir con Depedro canciones sin nacionalidad ni frontera, navegando entre la canción latinoamericana, el rock de autor o el blues, alternando con naturalidad el inglés y el español y sorprendiendo con sus capacidades como cantante.

Desde entonces, ha sido uno de los artistas españoles más internacionales, realizando extensas giras por Australia, Estados Unidos, Italia o Israel, y colaborando estrechamente con bandas como Calexico. Su segundo disco, Nubes de papel (2010), le permitió confirmar e incluso ampliar un éxito que nos lleva hasta el momento actual, en el que agota sus últimas fechas en directo antes de entrar a grabar un nuevo álbum. En este sentido, su método de trabajo parece claro, siempre en movimiento. “Las canciones aparecen cuando menos te lo esperas, pero te tiene que pillar con las manos en la masa. No sé cómo va a ser, mi método es básicamente dejarme llevar por el instinto y descubrir al final el resultado. Ahora es mas importante el proceso”.

A pesar de su ritmo frenético, el respeto por los plazos es evidente, y es que aún habrá que esperar para saber más acerca de lo que será su tercer trabajo como Depedro: “Tengo muy buenas sensaciones y alguna sorpresa, pero, como he dicho antes, hay que esperar para tener una visión completa de lo que va a ser el siguiente disco”.

Uno de los grandes valores de Depedro como proyecto es su gran versatilidad sobre el escenario, ya que son varias las formaciones con las que su repertorio puede salir adelante, incluso con Jairo completamente en solitario. “Me divierte vestir las canciones con distintas ropas. Soy un músico muy curioso y me motiva el vértigo de probar cosas nuevas”. Permitiéndonos el lujo de pasar por alto la doble crisis (económica y estructural) que azota a la música, proponemos dejar volar la imaginación y soñar con formaciones nunca vistas en sus directos: “Por fantasear, en algún momento me gustaría probar con un ‘ensemble’ de cuerdas y percusión clásica”.

Abriendo su concierto de este sábado en la madrileña sala Joy Eslava, se podrá ver de nuevo al guitarrista y compositor israelí Geva Alon, un intercambio cultural que sin duda prueba la gran adaptación de Depedro más allá de las fronteras españolas, incluso en países en un principio tan dispares. “Es un tópico, pero la música es un lenguaje universal que hace muy pequeñas los puentes entre culturas. No me hubiera imaginado nunca tener la suerte de tocar con tantos músicos en estos tres últimos años”. El idioma, aunque se pudiera pensar lo contrario, no ha sido una barrera: “En nuestro país hemos consumido mucha música en inglés, cuando no somos un sitio en el que el don de lenguas sea un fuerte. ¿Por qué otras culturas no van a disfrutar de otros lenguajes en la música?”.

Queda claro que el discurso victimista no va con Zavala, alguien que ha vivido el fin de una época dorada para la industria musical -que no necesariamente para los músicos- y que también ha debido enfrentarse a una época de cambios: “Creo que siempre habrá excusas para decir que ahora es un momento difícil”.

En el plano personal, el autor se encuentra en un “momento dulce”. “Soy consciente del cariño que recibo y lo disfruto muchísimo”, añade. Sin duda, ese buen momento hubiera sido imposible sin años de trabajo. El ascenso de Zavala con Depedro es de esos casos que nos hacen creer un poco más en la justicia, esa gran utopía del mundo de la música. Sólo nos queda disfrutarlo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=HB4jW6dzvXQ[/youtube]

+ Info gira Depedro
4 de mayo – Eibar – Teatro Coliseum
5 de mayo – Madrid – Sala Joy Eslava (+ Geva Alon)
11 de mayo – León – Gran Café
12 de mayo – Santiago de Compostela – Sala Capitol

Imágenes cedidas por Vacas Management

Dejar respuesta