Del Potro, el quinto elemento

0
80
Juan Martín del Potro, el único tenista junto a Andy Murray que le ha arrebatado un Grand Slam a los tres grandes desde 2005, apunta en 2013 a dar un paso adelante y situarse a la altura de los cuatro dominadores del circuito ATP. 
 
2013 puede ser un año clave en la carrera deportiva de Del Potro. Fotografía: Tim Schofield

Primero fue Roger Federer, después se le unió Rafa Nadal; con los años, Novak Djokovic; y en este 2012, Andy Murray ha completado el póquer de dictadores del tenis mundial. Lejos quedan aquellos tiempos en los que el suizo y el español llegaban a las finales sin que nadie les rechistara. Y después de un curso igualado en el que los cuatro mejores del ranking se han repartido los Grand Slams, en 2013 todos esperan que Juan Martín del Potro, el quinto elemento, se sume a la fiesta.
 
El tenista argentino, antes de que Andy Murray levantara el último US Open, era el único que le había arrebatado un Grand Slam a Nadal, Federer y Djokovic desde 2005, cuando Marat Safin levantó el Abierto de Australia. Solo se alzaron las banderas de España, Suiza o Serbia hasta que en el US Open de 2009 un chico de 20 años y sexto cabeza de serie conquistó Nueva York en un torneo en el que se cargó a Nadal en semifinales y a Federer en la final. Estaba en la mente de todos como futuro candidato a ganar un torneo de dos semanas, pero nadie podía imaginar que lo hiciera tan pronto. 
 
Se estancó su progresión en 2010, cuando una lesión de muñeca le obligó a pasar por el quirófano y solo jugó seis partidos, por lo que empezó 2011 como el 485 del ranking. Le costó volver a un buen nivel y solo ganó dos torneos, siendo su mejor resultado en un Grand Slam los octavos de final en Wimbledon. En 2012 ha logrado dar un paso adelante ganando cuatro torneos, entre ellos el de Basilea, y llegando a cuartos de final en Australia, Roland Garros y US Open, y otra vez a octavos de Wimbledon, cayendo eliminado siempre ante un rival de mejor ranking, dos veces con Federer, una con David Ferrer y otra con Djokovic.
 
Es su medalla de bronce en los Juegos de Londres y su gran final de año, en el que logró el torneo de Basilea y las semifinales en la Copa de Maestros de Londres, lo que le permite afrontar con confianza 2013. Y es que batió en dos ocasiones a Federer, una en Basilea y otra en Londres, y estuvo a punto de derrotar a Djokovic, con quien sí pudo en la lucha por el bronce olímpico: “Lo que hice en Londres me da mucha ilusión para el año que viene. Le gané a Federer y casi lo logro contra Djokovic. Ellos son demasiado buenos para mí, pero me gustaría pelear los Grand Slams con el grupo que está arriba”, dijo entonces.
 
Si consigue ponerse a su altura, aportaría entre los mejores del tenis mundial un ingrediente que falta, el de los centímetros. Con sus 1,97 metros de estatura supera por amplia distancia a los otros cuatro, que están entre el 1,85 y el 1,90. Esta altura le permite un servicio demoledor y no le impide moverse con soltura en el fondo de la pista, desde donde saca derechas espectaculares. Si vuelve a competir con los grandes sería una gran noticia en un 2013 que se presenta con la gran incógnita del estado físico de Nadal, que afronta la temporada tras más de seis meses de lesión. Djokovic buscará mantener su número uno ante un Federer que seguirá repartiendo sus esfuerzos, lo que le hará más peligroso en las citas clave pese a su DNI, y ante un Murray repleto de confianza tras levantar su primer Grand Slam. Son los cuatro favoritos a todo, pero Del Potro, sobre todo en pista dura, es el quinto elemento.

Dejar respuesta