Dejando huella a golpe de récord

0
223

La temporada regular de la NBA terminó de manera inmejorable para tres de los nuestros: Calderón, Rudy Fernández y Marc Gasol. El base extremeño lograba el mejor porcentaje en tiros libres de la historia de la liga con un 98,1% de acierto, mientras que el escolta mallorquín superaba el récord de triples anotados por un rookie y el pívot catalán conseguía el mejor porcentaje en tiros de campo para un novato. Los tres entran en los anales de la NBA escribiendo sus nombres con letras de oro.
Mientras todas las miradas estaban pendientes ya de los playoffs y los emparejamientos que se producirán, dos españoles quisieron poner un extraordinario broche final a la temporada regular de la NBA en una noche de récord que quedará para el recuerdo.
En primer lugar destaca José Manuel Calderón que logró, en el mítico United Center de Chicago, el mejor porcentaje de tiros libres en temporada regular en toda la historia de la NBA. En total 151 tiros libres anotados de 154 lanzados, para un total de un 98,1% de acierto. De esta manera superaba y de que manera el 95% conseguido por Calvin Murphy en 1982, cuando era el base titular de los Houston Rockets.

La hazaña se materializó con los dos tiros libres que encestó en el encuentro contra los Chicago Bulls en el que llegó a los 14 puntos y 14 asistencias, consiguiendo su vigésimo doble-doble en los sesenta y ocho partidos que ha disputado.

Este récord tiene si cabe más mérito al haberlo conseguido en una temporada en el que el acierto desde la línea de tiros libres ha sido tan elevado en la NBA. Así Ray Allen llegaba al 95,2% o Steve Nash al 93,3% de anotación.

De esta manera Calde se desquita de una temporada marcada por la lesión que le impidió jugar varios partidos y de la pésima actuación de su equipo, los Toronto Raptors, que no han sido capaces de meterse en los playoffs cuando se esperaba que incluso llegaran a la segunda ronda.

Además, el extremeño se olvida ya por completo de su anterior, y finalmente frustrado, intento de batir el número de tiros libres anotados consecutivamente que ostentaba desde 1993 Michael Williams con 97.

Pero la cosa no se quedó ahí y es que mientras todo esto ocurría, en Portland se estaba batiendo otro récord y su autor también era español: Rudy Fernández. En el partido que le enfrentaba contra los Denver Nuggets, Rudy se jugaba el batir o no la marca de triples anotados en la temporada regular por un rookie.

El desafío era bastante complicado y parecía que no se alcanzaría, puesto que el mallorquín necesitaba seis triples para superar los 158 que Kerry Kittles había logrado en la temporada 1996-97.

Pero Rudy hizo una cruz en un lateral de la línea de 6,25 y desde ahí comenzó a enchufar triples hasta que a falta de seis minutos para finalizar el partido su compañero y amigo Sergio Rodríguez le diera una asistencia con la que anotaría el sexto y decisivo triple con el que lograba el récord y con el que hacía que los aficionados del Rose Garden estallasen de euforia ante el éxito logrado por uno de los suyos.

De esta manera Rudy obtenía el premio a su constancia y acierto, ya que a lo largo de los setenta y ocho partidos que ha disputado, en setenta y dos había anotado al menos un triple.

Superaba un récord del que se quedó a las puertas la temporada anterior Juan Carlos Navarro con sus 156 triples conseguidos.

Rudy con este récord certifica su gran temporada tras haber superado cotas como el participar en el All-Star con el equipo de los Rookies o ser el primer europeo en disputar el concurso de mates. Ahora le llegaba lo mejor, disfrutar de los playoffs con su equipo y luchar por superar a Houston en la primera ronda.

Finalmente, la tripleta de récords la firmaba Marc Gasol. El catalán lograba el mejor porcentaje de tiros de campo de un rookie al llegar al 53% de acierto y superar el 51,8 % que ostentaba desde la temporada 2001-2002 su propio hermano, Pau Gasol.

La tanqueta volvió a realizar un gran encuentro en el que se fue a los 19 puntos, ante unos Atlanta Hawks con los que no parecía que fuese el partido, y refrendó la sensación de que llegará a ser uno de los mejores y más determinantes pívots de la NBA en un futuro no muy lejano.

Fuente de imágenes:
www.sports.yahoo.com/nba

Dejar respuesta