Deja que salga el sol

0
1481

Los días van pasando como las páginas de un tedioso libro: Eres consciente de que están ahí, las ves, las rozas pero no las saboreas. Y los segundos se miden en otra unidad, ya no es el tiempo el que impera, sino que adquieren su propio y terrible peso. Debe ser cierto eso que dicen de que la vida da muchas vueltas, porque ya no te reconozco.

¿Y quién eres ahora? Ya no encuentras las palabras apropiadas para describirte, pensé que conocía todos tus secretos, lo más íntimo, tus deseos, tus pasiones… Pero eres alguien desconocido para mi, lleno de miedos y silencios. Se está apagando el brillo que un día tuviste en los ojos, esa mirada que dijo tantas cosas, que se cubrió de lágrimas de alegría y de llanto.

Dime qué es lo que no te deja respirar, lo que te está ahogando, lo que sabes y no te atreves a contar. Te preguntas cómo volver atrás, cómo dar un paso gigante hacia el pasado y elegir el camino correcto. Te cambiaron el rumbo y perdiste el sentido.

Quítate ese disfraz de valiente, deja de fingir, deja de acobardarte, deja de mentirte. Si, ¿no lo notas? ¿No te das cuenta de que todo ha sido un engaño? Temías hacer daño a los demás, a no cumplir sus expectativas, a no ser capaz de agradarles y terminaste con una gruesa venda cubriendo todos tus sentidos.

Ahora respira, respira profundamente, es hora de despertar, de llorar, de reír, de caminar. Y asegúrate antes de decidir qué camino tomar, en elegir a la persona que quieres que te acompañe.

Fuente de la imagen:
http://haciendofotos.com/wp-content/uploads/20100110211530-amanecer.jpg

Dejar respuesta