Debut victorioso con más apuros de los esperados

0
87

La selección española de baloncesto ha iniciado su andadura en los Juegos Olímpicos de Londres con una victoria sobre China (97-81), un equipo que plantó cara a pesar de ser teóricamente inferior. Así, los hombres de Sergio Scariolo muestran desde el inicio su hambre de victoria, con el único objetivo de conseguir el oro olímpico, único título que le falta a una de las mejores generaciones de baloncestistas españoles de la historia, si no la mejor.

Imparable Ibaka; su integración en este equipo es cada vez más notoria

Bien fuese por los nervios del estreno o por el juego planteado por Robert Donewald Jr, consciente del inferior nivel de sus pupilos; lo cierto es que a la selección española de baloncesto le costó arrancar en el torneo olímpico mucho más de lo que nadie podía esperar.

El técnico de la selección china buscó frenar a su rival a base de faltas, evitando que encontrase su demoledora fluidez en el juego. También planteó una estática defensa zonal, forzando a los hombres de Sergio Scariolo a realizar lanzamientos lejanos, desde donde se mostraron bastante desacertados.

Así, mediado el primer tiempo, el combinado español se veía por detrás en el marcador y habiendo anotado únicamente tres puntos, todos ellos desde la línea de personal. Un guión totalmente inesperado que cambió de rumbo gracias a dos acciones individuales de Pau Gasol en el poste bajo y al acierto desde los 6,75 metros de José Manuel Calderón.

El partido empezó a ganar en intensidad y, nuevamente de manera inesperada, el combinado chino aguantó el tirón liderado por Chen Jianghua y por Ji Yianlian, que finalizó el encuentro con treinta puntos en su casillero. Esta gran actuación quizá llame la atención de algún equipo, ya que el ala pívot que ha militado en la NBA en las últimas cuatro temporadas no sabe dónde jugará la próxima temporada.

A medida que el acierto de estos dos jugadores se atenuó, el marcador se inclinó poco a poco del lado español, que fue encontrando la fluidez en su juego y que se fue al descanso con doce tantos de ventaja (53-41).

Sergio Rodríguez fue, una vez más, el perfecto desatascador

Tras un tercer cuarto en el que los aiáticos recortaron tímidamente las distancias, el último tuvo dos protagonistas destacados: Sergio Rodríguez y Serge Ibaka. Tras una laguna en el juego español en el tercer periodo, el base tinerfeño hizo lo que mejor sabe y desatascó el partido, siendo su mejor socio el jugador de origen congoleño. Iblocka anotó diez puntos en el tramo final del partido y, además, causó el terror entre los interiores chinos, que temblaban al notar cerca al pívot de los Oklahoma City Thunder.

El próximo compromiso de la selección española de baloncesto en Londres será el martes, a las 12.15, frente a Australia, que debutó con derrota frente a Brasil (75-71). Habrá que estar especialmente atentos a las tres piezas clave del combinado oceánico: Patty Mills, base de los San Antonio Spurs; Joe Ingles, escolta del Barcelona Regal; y David Andersen, ala pívot que militó la temporada pasada en el Montepaschi de Siena y que suena con fuerza para el Real Madrid.

Fotografías: FEB

Dejar respuesta