De primero un té con extra de inglés, please!

1
218

Un señor corriente, que no cuenta más de 30 otoños, corbata a rayas que nos revela la posible pertenencia a un college o club británico, en su mano derecha una taza que posiblemente contenga un té verde disuelto en leche, y en el antebrazo izquierdo y dejándose caer sobre un reloj perfectamente sincronizado con el satélite, descansan las páginas de un ejemplar dominical de The Times. Su gesto es serio y su mirada oscila la distancia de no más de medio metro, el recorrido que hay desde los titulares de la cabecera hasta la presentadora de la BBC news. Son las cinco de la tarde en Londres, hora del té. Si existe un país por antonomasia, donde el protocolo se escribe con mayúsculas, ese es el Reino Unido. Puntualidad, buenas maneras, amabilidad son algunos de los adjetivos que bien podrían aparecer en la introducción del libro de instrucciones de cualquier inglesito de a pié.

Hace algo más de dos meses que llegué a la isla británica, que instalé en mi cabeza el diccionario bilingüe español-inglés y que traté de sumergirme en totalidad en la cultura inglesa. Creo que para aprender bien un idioma y vivir en otra cultura hay que dejarse empapar por todo lo que ves, escuchas y sientes. Sólo así podrás empezar a pronunciar, comportarte y llegar a camuflarte como un nativo más. Por lo tanto y para sentirme un poco menos extranjera, alzo mi mano y con gesto sonriente pero serio a la vez, me dispongo a pedir de primero un té con extra de inglés, please!. Hoy he decidido haceros testigos de lo que esto significa, de todo lo que estoy viendo aquí y que también os puede interesar allí.

Y ese gentleman sentado en el coffee shop estilo neocolonial que deja sobre la mesa camilla su taza de té ya vacía nunca sabrá que ha sido protagonista de mi primera crónica desde Londres, por eso espero que a partir de ahora elijáis una de las mil variedades de esta infusión, retraséis vuestro reloj una hora y me acompañéis a pronunciar las tres palabras claves: see you soon, para ser testigos conmigo de mil y una historias. Welcome!

1 Comentario

  1. muy bueno lo del reloj perfectamente sincronizado!! Y muy cierto lo del protocolo inglés, lo cual incluye ir dejando la vajilla y cubertería donde más a mano pille…

    Me parecería muy interesante descubrir algo más sobre estos clubes ingleses (cualquer excusa vale para crear uno), sobre todo los que pretenden una exclusividad de miembros. Igual podríamos intentarlo. A ver qué se nos ocurre. Porque esto si que es “inglés, inglés”…

    see you soon…

Dejar respuesta