De nuevo los terroristas, de nuevo la muerte

0
232

No sé cómo lo hacen estos de ETA que siempre que te creas algún tipo de esperanza de lbertad… te la quiebran de la forma más miserable posible. Y encima a un buen hombre, a un empresario y padre de familia. Un ser humano inocente, seguro que buena persona y entregado a su trabajo, por no decir valiente, muy valiente por no desfallecer ante la amenaza de cuatro malnacidos y todos los que los apoyan. Como todos los empresarios vascos.
Nos queda el consuelo de que nadie con un poco de cabeza se felicitará de su muerte, todos estamos con la familia, sintiendo su dolor y su rabia. Y que don Ignacio se encontrará ahora tranquilo porque ya no le va a acosar esta gentuza.

¿Debemos resignarnos? ¡No! ¿Debemos actuar? ¡Sí! Y debemos actuar ya. ¿Qué importan los colores? Estoy más que segura de que estas elecciones vascas van a ser muy importantes. ¿Por qué? Porque de nuevo se vislumbra la perspectiva de que la unión de PSOE y PP, junto con la nueva fuerza que es UPyD, puedan unirse. Sí, es la misma esperanza y regusto delicioso que nos dejaron los inolvidables Mayor Oreja y Redondo Terreros. ¡Esto puede repetirse! Pero esta vez ¡debe efectuarse!. Esa amistad, esos lazos de unión constitucionalista ¡el territorio está abonado, los partidos nacionalistas se han desligado unos de otros! Hay que aprovechar la coyuntura. Y por la memoria de Ignacio como del resto de personas víctimas del azote terrorista deben unirse las manos- magentas, azules, rojas, verdes, amarillas ¡del color que sea!- y coaligarse para conseguir que el nacionalismo vasco radical pague por todo lo que tantísima gente sufre, no sólo los muertos sino también los exiliados, los acosados, la gente que utiliza escolta, la que no puede utilizarla, los ertzainas y hasta el ancianito que se toma su café y un pinchito por la mañana en el casco viejo de San Sebastián que no puede hablar de política porque le mirarán raro. ¡Por todos! Hay que unirse, hay que luchar juntos y hacerlo ya.

Otro pensamiento que se me viene a la cabeza es la absoluta incomprensión que tengo hacia los motivos por los que don Ignacio ha dado su vida. ¿Qué hay de malo para un hipotético estado vasco en que tenga sus redes de comunicación y transportes? Las empresas lo que están es acometiendo una obra estupenda y utilísima de ayuda a vuestra tierra, que no es otra cosa que un ferrocarril, una arteria de comunicación ¡un puente! ¿Y acaso importa que ese puente lo construya quien sea? ¿Les importó a los EEUU que su estatua más emblemática la diseñara y efectuara un francés? ¿A China que sus artistas se comparen con las Geishas de Japón? Entonces ¿qué hay de malo en tratar de ayudar a un pueblo estupendo abriendo canales de comunicación entre sus distintos habitantes? No lo entiendo. Me viene a la cabeza- porque lo estudio en la facultad- la portada del periódico de por entonces, no recuerdo el título- en la que todos se felicitaban por tener por fin la primera red ferroviaria entre Barcelona y Mataró. ¿Alguien pudo pensar entonces que esa maravilla iba a someter a Mataró al imperialismo barcelonés? No. Entonces ¿qué hay de malo? Es que no lo entiendo.

Imaginémonos que, cumpliendo con los sueños de los nacionalistas, Euskal Herría es un estado independiente, libre- valga la redundancia- y todo lo demaś. Pongamos por caso que su bandera es la Ikurriña y que todos hablan euskara fluidamente, España es un vecino, la UE no da la lata, no hay exclusiones, tiene su tan querida selección nacional, representación diplomática propia, participa incluso en Eurovisión con el Txiki-Txiki y Patxi el Txikilicuatre, tiene liga propia de fútbol y campeonatos nacionales de Pelota Vasca, están todos de acuerdo y ETA ya no es más que un mal recuerdo. Entonces, según esa norma de que todo lo que viene “de fuera” está invadiendo qué: ¿se aisla a Euskadi? ¿Le quitamos a ese estado independiente todas las obras que hayan acometido empresas españolas? ¿Echamos a todos los barcos mercantes de Pasajes? ¿Nos cargamos el Guggenhein en Bilbao? ¿El Puente Colgante? ¿La CNN que viene de EEUU y no es vasca? ¿Internet? Al final ¿qué queda? ¿volver a la edad antigua en la que- efectivamente- existía un pueblo vasco? Más vale adorar a la diosa madre Mari- a Jesucristo no ¿eh? que no es vasco- y volver a la estructura matriarcal porque eso es lo vasco. Y que no entre nada, pero nada de fuera.

¿Eso es normal? ¿Qué hace entonces la gente del País Vasco? ¿Construye un muro de piedra- vasca, eso sí- que los aísle del mundo? ¿Se mueren, literalmente, de hambre? ¿Es eso lo que quieren los abertzales, los etarras y demás entramado? ¡Es que es ridículo! ¿Y por esa estupidez supina muere una persona y sufren torturas- porque las amenazas continuadas son torturas igualmente y a la larga pueden causar enfermedades psicológicas y físicas- tantas y tantas personas de bien? ¡Inaudito!

Si de verdad quisieran tanto al pueblo vasco, a la gente de la Casa de Sabino, a la libre Euskadi ¿no deberían querer lo mejor para TODOS los vascos? Estamos en una sociedad interconectada ¡que no podemos ignorarlo! Da igual que se llame Euskal Herría, Silmoria, Erunia, España, Europa, ¡como se llame! ¿Qué importa eso? Jolín lo más importante es que la gente, las PERSONAS, vivan bien, a gusto, con sus negocios, con sus buenos trabajos y sueldos, con su familia o sin ella, con sus DERECHOS. Y son los derechos de TODOS. Es que es de un estúpido que se aísle por ser o no ser- he ahí la cuestión-.

En fin, como ves, no comprendo y nunca comprenderé los motivos de ETA ¡y mira que me esfuerzo en tratar de abrir un poco la mente a ver si lo concibo! Nada de nada. ¿Matar? ¡Venga hombre ya! Si quieren legitimidad ¡que suelten las armas! ¡YA! Si quieren diálogo ¡que dejen de matar! (y no al revés, primero se dialoga y ya veremos si sueltan las armas) Si quieren Euskal Herría, que dejen a TODOS los euskaras ser herri… como se deribe que no lo sé- lo siento, lo siento, lo siento, perdón a los que se sientan ofendidos por mi ignorancia-.

Una cosa es el nombre de un territorio- que al fin y al cabo si no quieren ser España, por fuerza tienen que ser Europa y siempre me acuerdo del extraterrestre que viene a la Tierra todo confiado, le tiende la mano a un ser humano y le dice:- “Tú eres terrícola ¿no?”- y él responde- “¡No! Yo no soy terrícola ¡yo soy euskara!”- y otra cosa es que es un SER HUMANO al que le quitan de golpe todos los derechos que ¡están reclamando porque dicen que les faltan! Venga, muy bonito.

Si alguna persona del entorno proetarra se mete al foro y quiere explicarme sus razones (agradecería que en castellano porque vasco no entiendo y lo fundamental es que nos entendamos para que pueda tratar de comprenderlo, y que no me vengan con que soy Zipaya ni Zigitana y no lo puedo entender) que me lo explique…

Como diría esa gran mujer- María San Gil-, esa gente que mata por ideología no tiene capacidad de raciocinio. Así que hay que atajarla como bien se pueda. Yo comienzo desde hoy el compromiso por el cual se acabaron las parodias con respecto a Euskadi y su buena gente, que es mucha pero muchísima más (lo sé por experiencia propia y romántica) que la agresiva. Prometo no hacer más bromas sobre el parecido entre la palabra “Basagoiti” y la palabra “Basajaún, es decir, “fauno vasco” ¿vale? ni tampoco sobre la política pop y la política alternativa (hay música que se llama alternativa y precisamente es alternativa porque no es pop, es un juego de palabras como veis). Unámonos desde ya con nuestras voces y nuestras manos y gritemos a ETA que NO ESTAMOS DE ACUERDO .


Podemos hacerlo.

1 Comentario

  1. Hola, primero estoy contigo en que matar no puede ser un medio para nada. Tampoco presionar a nadie para que piense lo que uno quiere.

    Pero el problema viene del rencor, y eso se lo pides a un pueblo que lo pasó muy mal durante y después de la Guerra Civil, al igual que continúa con recor la mitad de la población de España.

    Esto es lo que pienso yo (en parte por experiencia, yo me crié en Donosti): el problema viene de la educación.

    En casa los padres transmiten a sus hijos el rencor, hacia lo que sea, igual que el racismo, la homofobia, la xenofobia y todas las fobias que existen.

    Se supone que el Estado español es el represor fascista del pueblo Vasco (también del Catalán).

    La lengua propia y la belleza del Pais Vasco enfatizan ese sentimiento de nación.

    Yo que sé, te puedo decir que tengo amigos euskaldunas y pueden ser maravillosas personas mientras no toques el tema político. Pero eso no solo pasa con ellos, pasa con todas las personas con ideologías radicales.

    Y una vez más estoy contigo, aupa la gente buena del País Vasco!

  2. Completamente de acuerdo, mi niña, pero si tú, que te has criado en Donosti- ¡en Donosti nada menos que es donde está toda la parafernalia más radical: herrikos, abertzales etc.!- y comprendes que ese comportamiento es erróneo, me afirmas en ti misma que hay gente maravillosa nacida por esas tierras- tuyas por nacimiento y mías por adopción- que quiere cambiar las cosas. Estoy más que segura de que hay muchísimos más “buenos” que “malos y que incluso los menos “malos” están hartos de los “malos”. Entonces ¿por qué no protestan? ¿no sienten rabia al ver que se les identifique con “eso”? Y te lo digo con todo el cariño porque estoy enamoradísima de un vasco que no es terrorista precisamente.

    Tienes razón en que hay muchas personas que piensan que, si manifiestan que son vascos fuera de Euskadi, les van a tachar poco menos que de terroristas. ¡Pero si la gente en Madrid se piensa que mi Lauburu es un tetraskel! ¿Qué les van a llamar terroristas? ¿Me lo llaman a mí? Porque otra cosa es que algunos profes ya me hayan preguntado que si soy vasca- sobre todo una en concreto que la dije en toda la cara a la pobre muchacha “te pareces muchísimo a María San Gil” ¡un saludo Maria José! jeje- pero creo que ninguno pensará “mira la euskalduna esta, vamos a vigilarla a ver si nos lanza un cóctel molotov, o algo” ¿no?.

    Otra cosa, claro, es que algún listo venga a Madrid y vaya por ahí gritando Gora ETA pero eso la mayoría cualificada (¿los dos tercios o quizá más? jeje) no lo hace, es lógico, tampoco los madrileños vamos por la Plaza Nueva de Bilbao gritando “Viva Franco” ¿no?

    Es una lástima que nadie diga las verdades y que no se molesten en comprobarlas, tanto de un lado como de otro. Ni se puede decir en público que “se maten entre ellos” en relación a un atentado etarra que ocurra en Euskadi- te lo juro, lo escuché en un bar aquí en Madrid y se me llevaron los demonios que el tío acabó diciendo “¡mira, una vasca buena!”- ni se puede pensar que si sales de Euskadi te van a llamar terrorista sólo por llevar algo vasco. Es un problema de comunicación tan grande que parece mentira que habitemos a cuatro horas unos de otros- ya no me meto, fíjate, en que se sientan españoles o no, simplemente como vecinos-. ¡Pero si sabemos más de EEUU que de nuestros propios hermanos! (tengan la sangre 0+ o no).

    El problema es educativo, por supuesto, pero también es político. Ambas están imbricadas. Y ahí sí que le echo la culpa al Lehendakari, que no dice ni mú sobre los terroristas. Si no hubiera ETA, y como me lea alguien que yo me sé me mata- sí que se podría por lo menos considerar hablar de estado libre asociado, siempre y cuando se honre a las víctimas como se debe hacer, se reconozca su labor ¿qué te voy a decir yo que no sepas?. ¿Pero con terroristas de por medio? ¡Para nada! Fíjate, los que se supone que defienden al “pueblo vasco” son los que obstaculizan la convivencia e incluso en casos extremos los ideales del propio “pueblo vasco”… Lamentable.

    Porque estoy segura de que la mayor parte del gran pueblo vasco lo único que quiere es vivir, vivir y ya está: con sus trabajos, sus caseríos tranquilos ¡y tan preciosos!, sus pinchitos, su cervecita, su charla con amigos, sus paseos por la playa los que tengan la suerte de tenerla, sus barquitas en la ría… ¿qué más les da ser euskaldunes o españoles?

    Dejémoslo en que son HUMANOS.

    No sé, yo pienso que vuestra maravilla de idioma, vuestra simbología- no te lo vas a creer pero ahora mismo llevo puesto un medallón con un lauburu- vuestra idiosincrasia… tiene que servir como matiz de enriquecimiento, no de separación. Si vamos de camino a ser todos un país unido que se llama Europa, sigamos el ejemplo de unión en la diversidad. Es lo más precioso que tenemos porque, al fin y al cabo, la papeleta en la urna la metes durante cinco minutos. El resto del tiempo ¿no somos humanos igualmente?

    Eso es lo que hay que enseñar a la gente de ambos lados- en Cataluña no tengo tanta experiencia, lo siento- que somos personas, que podemos estar unidos y al mismo tiempo respetar nuestras diferencias, que se puede hablar en catalán y en vasco, por supuesto, pero también es necesario el castellano para entenderse al igual que el inglés o el francés. Que no pretendemos matar lo vasco, que pretendemos enriquecernos culturalmente con lo vasco y que los vascos a su vez se enriquezcan con el gran mosaico que es España y que será Europa.

    Alguien tiene que dar el primer paso. Y aunque suene Rosa Díez total, sin ánimo de acabar con un mitin, para acabar con ETA debemos encontrar LO QUE NOS UNE.

    Un abrazo

  3. Grande, Rosa Díez, y grande María San Gil, y grande todo aquel que lucha democráticamente por lo que piensa.

    Yo creo que hay una cuestión muy importante, y es ir sin prejuicios por la vida, porque escuchar a la gente vale mucho más que dar en cualquier clase, del sitio que sea, la historia que nos ha llevado hasta hoy.

    Ecuchando, intercambiando opiniones y puntos de vista se aprende muchísimo, y aprendes que la vida no es como te la pintan unos cuantos. Ese es uno de los mayores problemas.

    A mí este verano, en el Cramfields, un festival que hay en Roquetas de Mar, un chico se me puso a hablar y me preguntó: ¿De dónde venis? Y como éramos cuatro de la uni le contesté: De la Complu, de Madrid. Ante mi sorpresa me dijo, “No te lo tomes a mal, pero no quiero seguir hablando contigo”. A cuadros me quedé, y te juro que eso no me había pasado nunca. Este es el tipo de prejuicio del que hablo. Es muy triste desestimar por prejuicios.

    Y eso de “que se maten entre ellos” a mi también me parece muy triste, pero estúpidos hay en todo el globo terráqueo. Y que vida tan triste llevan con ese amargor por dentro.

    Yo de momento prefiero a la gente genial, y soy afortunada por rodearme de ellos.

    A los que no dejan hablar ni escuchan…ni agua, para qué. Con la riqueza que da aprender de todo lo que ves. En fin, queda mucho por delante para vivir y aprender que se joda, pero sin joder a los demás.

    PD: El lauburu es precioso, que te cataloguen por ello…en fin, que más da, tú sabes lo que hay.

  4. Si te parece bien, me podrías escribir un mail y ya seguimos hablando. Creo que te lo dejo marcado. Me da en la nariz que de aquí puede salir una buena amistad jeje.

    PD: Rosa y María son demasiado grandes como para que me explaye aquí. Me quedaría un comentario larguíiisimo. Y te hablo con conocimiento de causa. No sólo ellas, mucha gente más: políticos y ertzainas y muchas personas anónimas. Hay miles de historias maravillosas que contar, románticas incluso jeje.

    Sólo te diré en el comentario que es un orgullo que mientras otros se lanzan puñales dentro de su propio partido por una silla (en Madrid tenemos un ejemplo claríiiisimo y en BCN también y así no quedo partidista) otras, aún siendo de ideologías radicalmente opuestas han encontrado su punto en común y son amigas. ¿Te imaginas a Pepiño y a Soraya así de unidos? ¿A Losantos y a Sopena? ¿A que no? En fin…

    Yo no podría ver mejor dualidad y mejor ejemplo de unión de la “derecha” y la “izquierda” aunque no crea en esas etiquetas tan generalistas. La foto tan famosa en la que ambas salen mano sobre mano mirándose la una a la otra con ojos llenos de comprensión- en el foro del País hay uno que les puso un corazoncito el muy capullo jejeje- es la que me gustaría ver en todos los políticos de todas partes. Es una fotografía que refleja una fusión que sólo se centra en la lucha por el bien de todos ante un problema que, al fin y al cabo, es de todos: primero que se derrote a ETA, que es el problema común, luego ya vendrán tiempos para que se den de palos verbales en el parlamento sobre educación, abortos, matrimonios gay o eutanasias.

    ¡A tantos políticos les queda tanto por aprender de ellas! Lástima que no tengan el reconocimiento general que merecen por parte de unos y otros.

    En fin…

Dejar respuesta