La capital supera cada año los límites de contaminación impuestos por la OMS, perjudicando gravemente la salud de todos los seres vivos

Madrid es una de las capitales que más contaminación atmosférica presenta, pero esto no es algo aislado, sino que la ciudad se ha visto sumida en un cielo gris desde al menos 11 años. Ecologistas en Acción es una de las asociaciones que más lucha por mejorar este aspecto de la ciudad, y lo hace a través de informes y denuncias. Sus informes se remontan a 2005, por eso mismo se establece que Madrid sufre este problema desde hace al menos una década.

La contaminación es uno de los 10 problemas más graves que afectan al planeta, y según los datos publicados en un artículo en ‘Nature’, causa más muertes que el Sida y la Malaria juntos, “más de tres millones de muertes prematuras”, casi un millón más que las enfermedades anteriores. Madrid ocupa la 13º posición en el ránking elaborado por The European City Ránking en 2011 y creado por un grupo de ONG medioambientales, pertenecientes al Buró Europeo de Medio Ambiente (BEE), donde hicieron una selección de 17 ciudades europeas. En cabeza se encuentra Berlín, seguido por Copenhague, y cierra el listado Roma. Madrid quedó por debajo de la media a causa de las deficientes medidas propuestas por el gobierno para luchar contra la contaminación.

Estos niveles han ido ascendiendo de manera considerable, puesto que en 2012 se volvieron a superar los parámetros en un 35% de lo permitido. En 2015 la contaminación fue tan alta (superando el límite de la UE puesto en 200 microgramos, que no debe superarse más de 18 horas o veces al año) que, por primera vez en la historia, el Ayuntamiento de Madrid llevó a cabo la medida de restricción de tráfico, causando numerosos atascos en la capital.
Estas medidas restrictivas causaron molestia entre los ciudadanos, sobre todo entre los conductores que se encontraron con estas medidas y los atascos en horas puntas.

Madrid se encontró en el escenario 2 donde se restringió el aparcamiento y el límite de velocidad, y no llegó al escenario 3, cuando la restricción sería mucho mayor, permitiendo la circulación en función de la matrícula. Solo el tiempo y las acciones de los ciudadanos determinarán que se alcance el tan temido escenario 3 o no.

La contaminación en Madrid es un problema que parece tener difícil solución. En el siguiente mapa vemos cuales son las principales estaciones de medición del nivel de NO2 (Dióxido de Nitrógeno). Se puede ver el nivel de NO2 durante el año 2015.

Los barrios más afectados por la contaminación son Retiro en la zona del barrio de Salamanca con unos niveles de NO2 durante 2015 de 54,6. En Carabanchel también se han registrado datos muy elevados, de 54,07.

En el otro lado del espectro, El Pardo registró 17,01 y la Casa de Campo 21,61. Dos zonas que constituyen los pulmones de una ciudad muy afectada por la contaminación como es la ciudad de Madrid.

Los altos niveles de contaminación afectan gravemente a la salud, y no solo de los humanos; las plantas y los animales también se encuentran gravemente afectados. Esto ha derivado en el aumento de un 10% de las consultas de perros con problemas en las vías respiratorias, que presentan enfermedades como bronquitis, tos, asma, alergias, dificultades respiratorias, e incluso tumores.

No es un problema que deba desmerecer la atención de los medios, políticos y ciudadanos. Se tiene que luchar por conseguir que mejoren las cifras para así mejorar la calidad de vida de las generaciones venideras. Y esto empieza por la implicación directa del Ayuntamiento de Madrid, así como de las medidas que se están poniendo en marcha para fomentar el uso del transporte público y proteger las zonas más céntricas de Madrid.

Madrid tiene “hambre de zonas peatonales”, como dice Ramón Linaza. El corte del Paseo del Prado los domingos ha tenido éxito, ¿se debería hacer lo mismo en Gran Vía para reducir los niveles de contaminación?


Nuevo Protocolo de Medio Ambiente de Madrid (Infografía)


Dejar respuesta