De Cospedal ya aplica la “agenda oculta” de Rajoy

0
317

El Partido Popular empieza a calentar motores. Después de la contundente victoria electoral obtenida en los comicios municipales y autonómicos del pasado 22 de mayo y el anuncio de Zapatero de adelantar las Elecciones Generales al próximo 20 de noviembre, en el cuartel general de Génova ya se están frotando las manos ante una eventual entrada triunfal de Mariano Rajoy en La Moncloa.

En previsión de ese escenario, los analistas políticos ya barajaron en su momento la posibilidad de que el líder del PP desvelase el contenido de su famosa “agenda oculta”. Sin embargo, los dirigentes populares, ante la evidente sensación de que cuanto menos abrieran la boca menor sería también el riesgo de meter la pata, se cuidaban mucho de desvelar sus futuros planes de gobierno por miedo a que la impopularidad de las medidas programadas hicieran mella en la inercia coyuntural de una intención de voto con tendencia claramente ascendente. A pesar de ello, la confianza en las filas populares ha alcanzado tal grado de certidumbre, que esa “agenda oculta” no se ha convertido solamente en un secreto a voces proclamado a los cuatros vientos por importantes figuras del partido, sino que, incluso, se está empezando a implantar en algunas Comunidades Autónomas en las que el PP forma gobierno. Este es el caso de Castilla-La Mancha, donde la alumna aventajada de Rajoy, María Dolores de Cospedal, ha tirado de programa y nos ha obsequiado con un breve anticipo de lo que los populares tienen en mente hacer a nivel nacional.

La Secretaria General del Partido Popular, una vez llegó a Presidenta de la Junta de Castilla-La Mancha, no tardó en pedir una reunión personal con la Ministra de Economía ante la sumamente grave situación de la Comunidad. De hecho, De Cospedal anunció el marzo pasado que “no había ni un euro” y que la situación era “tan crítica” que la Junta carecía de recursos suficientes para hacer frente a la sanidad pública, a la educación o a las nóminas de los empleados. Además, hizo gala de sus dotes de pitonisa anunciando una más que catastrofista predicción, según la cual, de seguir gobernando el socialista Barreda, el paro en la región se triplicaría. Después de prometer un gobierno “austero y ejemplar” no tardaron en venir los primeros recortes, llegando a suprimir instituciones como el Consejo Económico y Social o el Defensor del Pueblo.

Sin embargo, la “sorpresa” nos la hemos llevado con la decisión de subir el sueldo a algunos de los asesores del gobierno manchego. Concretamente, seis jefes de gabinete de su ejecutivo pasarán a cobrar 4.000 euros anuales más, sumados a un ya de por sí suculento salario: 14 pagas anuales de 3.130 euros netos cada una. Quizás a De Cospedal le parecía poca remuneración, teniendo en cuenta que ella declara unos ingresos de 223.00 euros y, por ese motivo, ya que prometió que la Junta sólo gastaría lo imprescindible, subir el sueldo a sus colaboradores entraba dentro de lo “imprescindible”.

Desde las filas del PP se apresuraron a calificar estos incrementos salariales de “minucias” alegando que se han suprimido 10 asesorías en el área de Presidencia. Sin embargo, lo que no nos han contado ha sido que, a su vez, han creado tres puestos adicionales de coordinadores de prensa y hasta ocho puestos más de viceconsejero.  Ni tampoco nos han contado, por ejemplo, que el alcalde de Guadalajara, el popular Antonio Román, cobra más que el propio Presidente del Gobierno (110.000 frente a 78.185 euros). Visto así, parece lógico que De Cospedal quiera recortar de donde sea y que incluso se plantee privatizar la televisión autonómica.

Así pues, parece ser que la famosa “agenda oculta” consistía simplemente en llevar a cabo tijeretazos indiscriminados en los presupuestos para hacer “política de amiguetes”, con lo cual aun resulta más inexplicable todo el secretismo y preocupación iniciales. De hecho, si se trata de satisfacer las insaciables ansias de los mercados y de beneficiar a los que más tienen para que éstos sigan gozando de sus privilegios a costa de un mayor deterioro de la imagen de la clase política, no cabe duda de que sabrán hacerlo bien. Rajoy tiene a los mejor cualificados para esas tareas.

Fuente de la información:
Propia
Fuente de la imagen:
www.libertaddigital.com

Dejar respuesta