Date un respiro

0
175

Recién finalizada la tan famosa, temida, odiada, maldita y estresante época de exámenes, ahora que ya no hay vuelta atrás porque todo el trabajo está hecho (y entregado), sólo nos queda, además de la larga amarga espera –complementada con plegarias esporádicas de todo tipo- , concedernos algún capricho material o no, bien merecido que nos ayude a superar este largo letargo de encierro y poder así cargas pilas para afrontar esta nueva etapa del curso ya comenzada antes de que la cosa se complique con entregas de trabajos, parciales, prácticas y ese largo etcétera bien conocido por todos nosotros y que irrumpirá en nuestras vidas mucho antes de que nos demos cuenta y lo que es peor aún, sin nada que hacer para evitarlo.

Pero como no todo va a ser vivir para trabajar, creo a todos los estudiantes (y a todo el mundo en general, vaya) en el derecho de permitirse un pequeño paréntesis en sus ajetreadas vidas antes de que a los más nerviosos nos pase factura demasiado pronto. Por todo ello se me ocurren algunas alternativas para los que por motivos laborales, personales, económicos o de cualquier otro tipo no dispongan de la posibilidad de marcharse lejos, muy lejos de mano de los populares y exóticos viajes de Ecuador, Fin de carrera o similar; la opción por excelencia seleccionada para este artículo son esos maravillosos lugares, cercanos y disponibles en la misma capital, que por alguna razón consiguen liberar a cualquiera –incluso al más tenso e irritado- de agobios, presiones, cargas, sufrimientos y otras angustias varias con sus personales y ensayados procedimientos que constituyen para los inquietos ciudadanos del mundo urbano un auténtico pedacito de cielo: los balnearios.

Afortunadamente tenemos acceso a una amplia y variadísima oferta de centros, en desenfrenado auge en los últimos años, que proliferan desmesuradamente y se diversifican para dar servicio y atender las distintas demandas solicitadas por sus potenciales aquejados clientes. Circuitos termales, spas, tratamientos de hidroterapia, masajes, fisioterapia, medicina natural, piscinas de agua salada, jacuzzis, baños de vapor, flotariums, wellness…en definitiva, todos ellos sinónimos claros del tan necesitado descanso y relax. Los precios varían en función de las prestaciones solicitadas y de las instalaciones de las que se haga uso, pero se pueden encontrar auténticos chollos muy frecuentemente; además, siempre hay ofertas, descuentos y tarifas especiales a las que hay que estar atento para poder hacerse con una tarde de sosiego y tranquilidad como está mandado. Hay infinidad de ellos situados por toda la Comunidad de Madrid, para quien no pueda o no quiera irse muy lejos.

Algunas páginas de interés que podéis visitar para informaros del emplazamiento, teléfonos y disponibilidad de toda clase de balnearios y spas son:
www.balneariosyspa.com
www.balnearios.org
www.abalnearios.com
www.guiasbalnearios.com

Fuentes de las fotos:
www.oropesadelmar.com
www.dormirenbalnearios.com

Compartir
Artículo anteriorPoemario
Artículo siguienteCrónica de Libros

Dejar respuesta