Daraba: Golpear, Mimar

0
333

Laleh Bajtiar ya había pasado dos años trabajando en una traducción al inglés del Corán Cuando se topó con el capítulo 4, versículo 34. Estuvo a punto de abandonar el proyecto en aquel mismo instante. El tan controvertido versículo afirma que una mujer rebelde primero debe ser reprendida, luego abandonada en la cama, y por último, “golpeada”.
Decidió que debía tener un significado diferente o no podrían seguir traduciendo. Laleh es una estadounidense de origen iraní que adoptó la fe islámica paterna de adulta y nunca había reparado en el versículo. No podía creer que Dios aprobara el hacer daño a otro ser humano excepto en la guerra. Trabajó cinco años más, y la traducción se publicará este mes, en abril de 2007. Auqnue encontró la manera de resolver el problema, pocos versículos del Corán han suscitado tanta controversia, sobre todo ahora que más musulmanas estudian su fe dentro del terreno académico.

“Este versículo se ha convertido en objeto de debate y controversia por la ética de la era moderna, las nociones universales sobre los derechos humanos”, esto lo dice Jaled Abú El Fadl, un catedrático de Derecho nacido en Egipto y académico islámico en la Universidad de California en Los Ángeles. El mes pasado, en Alemania, una juez que citó el versículo desencadenó una protesta ciudadana cuando negó la petición de divorcio rápido de una mujer alemana-marroquí porque su marido la pegaba. La juez, retirada del caso, había escrito el Corán autorizaba el abuso físico.

Existen almenos 20 traducciones al inglés del Corán. “Daraba” se ha traducido como golpear, pegar, azotar, castigar, imponer un castigo ejemplar, zurrar, mimar, dar un golpecito, e incluso seducir. Bajtiar, que tiene 68 años y un Doctorado en Psicología Educativa, se propuso traducir el Corán porque consideraba que la versión existente era inaccesible para los occidentales.

Al llegar al versículo problemático, Bajtiar se pasó los tres meses siguientes con “Daraba”. No habla árabe, pero aprendió a leer los textos sagrados en ese idioma mientras estudiaba y trabajaba como traductora en Irán, en los años 70 y 80. El descubrimiento se produjo al leer, más o menos por décima vez, el Arabic-English Lexicon de Edward William Lane, un volumen de 3.064 páginas del siglo XIX. Entre las seis páginas de definiciones de “daraba” estaba “marcharse”.

Algunos eruditos acusan a ciertos musulmanes de intentar hacer ekl versículo aceptable para Occidente, algunos analistas sostienen que el versículo no puede verterse coherentemente al inglés porque refleja prácticas socielas y legales de Mahoma. La idea de fondo no es el castigo dice una experta en historia islámica antigua, es como un temor a la indecencia sexual, parece más un gesto físico de desagrado.

Una traducción del Corán, con tantos fieles no puede hacerse eludiendo a la violencia doméstica, ya que de este modo, activa más detractores. Aunque tenga múltiples acepciones tan dispares como golpear y mimar, eso ya es un problema de léxico, no del Islam y Occidente.

Texto: www.elpais.es
Fotografía:
www.20minutos.es

Dejar respuesta