¡¡¡Cuidado!!! Hay “espías” dentro de la Uni… ¿una versión moderna y oficial del “pilla pilla”?

¡Hola a todos! Bienvenidos!! Con la llegada del nuevo curso, en el que muchos esperamos sea el último, llega también La Polémica a LA HUELLA, de la que estamos orgullosos de emprender una nueva aventura dentro de ella. Esta sección será aquella en la que encontrareis aquellos temas objeto de polémica que estén de actualidad no sólo en la comunidad universitaria, sino también de cualquier sector de la sociedad. El único requisito: que exista un verdadero debate en torno a ellos. Como bien sabéis amigos, en esta sección ofreceremos las opiniones de todas las partes implicadas, apoyándolos con datos, para que seáis vosotros quien saquéis las conclusiones. Nosotros te mostramos todo lo relacionado con el tema de la polémica, pero las conclusiones siempre han sido y serán  labor vuestra.

Este año comenzamos fuerte, ya que nos centraremos para empezar en un asunto de reciente actualidad y que nos repercute por completo. Hablaremos de la nueva decisión tomada por las instituciones rectoras de la universidad sobre la creación de una comisión de seguimiento y evaluación del personal docente, con vistas a evaluar la calidad de la enseñanza en la Complutense. En esta Comisión participaran alumnos de los propios centros y facultades de la universidad, lo que se está empezando a denominar  como “espías” o “inspectores”, los cuales tendrán que evaluar durante el curso la labor de cada profesor en cada asignatura de cada curso, que finalizará con la creación de un informe a final del curso. Como ¿recompensa? , los alumnos recibirán un mísero crédito por el trabajo. Para enterarse de forma clara y completa sobre este asunto os remitimos a que accedáis a la sección  ‘ EN TU UNIVERSIDAD’ disponible en este mismo número de LA HUELLA, y donde nuestros compañeros han realizado una fantástica labor para informarnos de todos los entresijos y dudas que afloran en esta nueva norma. ¿Es viable todo esto? ¿Qué se pretende con esto, mejorar la enseñanza o contar con una forma de pillar a los profesores? ¿Esto no da muestras de desconfianza por parte del Rectorado en los profesores que ellos mismos han impuesto? ¿Por qué siempre se pone al alumno por medio? ¿Por qué huele a chapuza? ¿Alguien ha preguntado al alumnado si de verdad querían participar de este proyecto? De momento son todas preguntas sin respuesta, pero en definitiva…. ¿Qué opinan las partes implicadas? Aquí es cuando LA HUELLA empieza su labor. Lean las opiniones que hemos reunido y ya saben…juzguen ustedes mismos.


“La idea está bien, pero quizás la forma de llevarla a cabo no sea la correcta”
Los alumnos de Periodismo, carrera en la que aspectos como el elevado absentismo han propiciado la implantación de este sistema de control y evaluación, tienen mucho que decir al respecto. ‘La Polémica’ no ha querido mostrar la postura de un sólo alumno o una sola organización, porque todos sabemos la diversidad moral y cultural que encontramos entre las paredes de la facultad. Esto son las razones que esgrime cada uno para aplaudir o rechazar la nueva medida:

Noemí R. C, estudiante de nuestra facultad conocía a la perfección el programa, pues muchos profesores se lo han comentado en las clases. Cree que esta medida llega en buen momento, ya que muchos docentes se toman su trabajo con mucha tranquilidad. Afirma que la idea está bien, pero quizás la forma de llevarlo a cabo no sea la correcta. En vez de alumnos, opina que el control deberían realizarlo otro tipo de instituciones. Considera que dicha situación puede resultar incómoda para el alumno, y que ella misma no reconocería ser una “espía”.

En el lado opuesto encontramos a Luis R. que dice: “todo esto es demasiado. No creo que sea necesario tanto control”. Continúa su exposición afirmando que “los profesores ya son mayorcitos como para tener su propio criterio a la hora de dar clases”. Concluye con una visión negativa de este control y piensa que se debería de ejercer en los propios departamentos con los directores de los mismos.

Opiniones, como los colores, de todos los gustos. Muchos de los estudiantes piensan que ya era hora de tomar una medida como esta. R. C, de 4º de Periodismo, afirma que no ha tenido muy buenas experiencias con algunos profesores y ojalá hubiera existido esto antes. Por otra parte, María L., del mismo curso de la licenciatura, cree que es excesivo y que se pierde así la libertad de cátedra de los docentes. Los del turno de mañana parecían estar menos enterados del asunto que los compañeros de la tarde, pero aún así, algo les sonaba el tema.


Por otro lado está la postura del personal docente, también muy variada. Algunos profesores opinan que de esta forma se están entrometiendo en su forma de trabajar y ven excesivas las medidas. Piensan que ya son ellos responsables de su propio trabajo y que es innecesaria la idea de que un alumno les controle para dar parte a una instancia mayor, en este caso, la Oficina de Calidad y Desarrollo Estratégico de la UCM. En palabras de algún docente se oye: “es demasiado que los alumnos se “prostituyan” de esta manera para conseguir tan sólo un crédito de libre configuración”. Continúa afirmando que ve desmesurada esta situación.

Por otra parte, se encuentran los más optimistas que revelan su poca inquietud ante esta situación. Alegan que tienen la conciencia tranquila y que dando bien las clases, siendo puntuales y cumpliendo con su trabajo, no tienen nada de que preocuparse.

Aún así, la medida adoptada desde el vicerrectorado no ha sido aplaudida unánimemente por el cuerpo docente universitario ya que, a pesar de que la inmesa mayoría tienen la conciencia tranquila, ahora el temor reside en… y si de repente uno se pone enfermo, aunque hasta entonces no hubiera faltado ni un sólo día, y, casualmente, ese día tiene lugar la inspección, encuesta, etc., etc. Sería mucha casualidad, pero todo puede pasar.

Parte del personal docente es consciente que algunos profesores no se toman muy en serio sus horarios de clases y tutorías, pero, creen que este hecho es conocido por el vicerrectorado, por lo que en muchos casos no se entiende que la medida se adopte de forma generalizada y más aún, que se indique que la Facultad de Ciencias de la Información en su conjunto es la que cuenta con un mayor porcentaje de ausencias de profesores en las clases. Es decir, recurrimos al dicho de… “por unos pocos vamos a pagar todos”.

Como ya sucede en muchas otras Universidades españolas, tanto del ámbito público como del privado, las encuestas entre alumnos para valorar la actividad docente están muy arraigadas y vienen realizándose desde hace varios años de forma eficaz y constante, otra cosa es que sirvan para algo.

El nuevo método, con recompensa incluida para el alumno participante, propuesto por el vicerrectorado de Ordenación Académica traerá cola y dará mucho que hablar, pero si sirve para algo y no acaba generando problemas a los que cumplen fielmente con sus horarios y competencias,… ¡¡ bienvenido sea!!.

Equipo de La Polémica:
Alberto Cornejo Hernández
María del Mar Gutiérrez Ruíz
Daniel Hernández Baldó
Silvia Loro Martín-Gil

 

Dejar respuesta