Cuéntame… cómo has llegado a esto

3
318

Ha vuelto la famosa serie de TVE, “Cuéntame cómo pasó”, y como no podía ser de otra forma, ha traído cambios consigo que dejan ver que a los guionistas se les ha ido el tema un poco de las manos.

Comenzamos por la canción de la cabecera, esto es una crítica personal. No se puede permitir que el famoso “Cuéntame” del grupo Fórmula V sea destrozado por Pitingo y todos los espectadores de la serie nos lo tuviésemos que tragar hace unos años. Ni que decir tiene que esta temporada nos ha sorprendido con otra versión de la clásica canción: ¡esta vez hasta le han cambiado la letra! En fin, inadmisible.

El objetivo inicial de la serie era retratar a una familia normal de la época franquista, de estilo de vida medio-bajo. Algo que han logrado mantener (con algunos detalles un tanto anacrónicos), pero bueno, se podía creer.

Cuál es mi sorpresa al ver el primer capítulo de la nueva temporada. Corre el año 1982 y Antonio Alcántara, sin comerlo ni beberlo, se ha convertido en un alto cargo de UCD y ahora vive en el Barrio de Salamanca. No solo eso, sino que ha dejado ver cómo se pasea por su antiguo barrio, San Genaro, obrero, con traje, con aires de superioridad, y… con chófer.

A la hora de celebrar la comunión de su hija, desea celebrar dos comuniones, una para sus nuevos amigos ricos, y otro para la plebe, para su gente de verdad. Sin palabras.

Sin embargo, lo más chocante del primer capítulo ha sido la asistencia de Adolfo Suárez a la comunión de María. ¿Quién iba a imaginar esto cuando Antonio era uno más en una imprenta de barrio?

No sé a los demás, pero a mí este nuevo aire elitista que ha dado la serie no me ha gustado nada. No sé dónde queda representada la clase media-baja que la serie intentaba retratar desde un primer momento. Yo, al menos, añoro la simplicidad de la vida anterior a todo este pijismo de los Alcántara.

Fuente de la foto:
TVE

3 Comentarios

  1. Supongo que no está mal representar las dos partes: la vida rica y la vida pobre, y lo que es capaz de evolucionar una familia a lo largo de los años, teniendo en cuenta lo que pueden cambiar las circunstancias políticas, económicas y sociales de un país.
    Es cierto que era más entrañable el principio, no sé cómo estará ahora (porque no ví este último capítulo) pero, por lo que cuentas, no estoy en contra de que enfoquen todas las clases sociales y que resalten un concepto que por ahí has mencionado y que, lamentablemente, aún sigue predominando en la sociedad: “Yo era pobre, ahora soy rico. Me olvido de quién soy para ejercer de Dios”.

  2. Víctor:
    Ante todo un saludo acompañado del deseo de que te encuentres bien. Algunas de las cosas de tú artículo, creo, están un poco fuera de sitio y contexto. Primero, el año en el que comienza la serie es 1978 no 1982 como tu lo describes; Antonio Alcántara no llegó por obra y gracia del Espíritu Santo a ese ministerio, si has visto las temporadas anteriores tienes que haber seguido la secuencia de lo que pasó, comenzó desde la asistencia a un cargo gracias a su participación en la campaña política de Adolfo Suarez y fue ascenciendo hasta su actual posición. De hecho, el último capítulo de la temporada anterior termina cuando ellos se mudan de San Génaro con una multitud a su alrededor llenándolos de bendiciones y nostalgia.
    El Antonio se pasee por el viejo barrio con traje y demas obedece mas a las exigencias de su nuevo trabajo que cualquier otra cosa, tanto es así que continúa visitando a su hermano y que para no ligar sus viejas amistades con todo ese nuevo mundo que vive es que decide hacer las dos comuniones con un resultado simbólico que debes leer entre líneas, te explico: La niña representa la inocencia, la base de la vida y la ingenuidad, el bautizo un nuevo comienzo, un hecho que marca un hito en tu trayectoria, la fiesta con los políticos invitados representan la suntuosidad, la vanidad, la tentación de perder el contacto con la humildad, entonces el hecho de que la niña haya vuelto a la iglesia del barrio es una advertencia para la familia entera, es decirle que por mas que el dinero pueda ser abundante el corazón debe estar en las cosas mas sencillas del mundo. Tanto es así que es la abuela, quién desde su “ignorancia” y “poca preparación política” quién recomienda al nuevo presidente que le de a Antonio el cargo que le fué prometido, cosa que mas bien habla de un mandatario de un sistema totalmente novedoso e inédito en muchos años que escucha la voz de la parte popular para hacerse una idea mas clara de lo que tiene que hacer, la historia real no demuestra lo contrario, Suárez, al verse acosado por los intereses de partidos y grupos políticos decidió sepàrarse del cargo que ocupaba para no quedarle mal a la gente que en el confió.
    En fin, pienso que se debe de terminar de ver el desarrollo de la temporada actual para poder sacar conclusiones.
    Disculpa la aclaratoria, lo que pasa es que desde que comenzé a ver esta serie, hace ya seis años, siempre me haparecido una idea felizmente inteligente y fuera de lo común por lo que me he compenetrado con la manera de pensar de los guionistas (que tambien lo soy) y los directores artísticos quienes dan el toque de gracia al asunto. Con lo único que estoy de acuerdo, a medias, contigo es con la escogencia del nuevo interprete del tema de cabecera, hubiese preferido a otro…
    Bueno, disculpa tanta cháchara, que sigas bien!!!

    ROBERTO PEREZ

  3. Por mi parte sigo enganchadísima con la serie, la esperaba y no me decepcionó para nada, creo que continúa contando los vaivenes de esta familia, con sus contradicciones, épocas de bonanza y otras de penurias, pero siempre con ese sentido de unión, de pelearla entre todos, con la gracia de siempre y ahora con la incorporación de la realidad argentina por el lado de la hija. Permítanme decirles que hasta me sentí parte, ya no ajena desde el otro lado del océano, porque los años de la dictadura militar en mi país, el terrible tema de los 30.000 desaparecidos es ya parte de mi novela preferida. Esperará cada capítulo con mucha ansiedad porque la vengo siguiendo por años y cada vez encuentro a Cuéntame más encantadora, saludos…

Dejar respuesta