Cuenta atrás para el asteroide más cercano que ha pasado por nuestro planeta

0
150

El próximo 15 de febrero, el asteroide 2012 DA14, pasará a tan solo 27.600 km de la Tierra viajando a una velocidad de 28.100 kilómetros por hora y continuará su trayecto. La NASA ha confirmado que no existe ningún peligro de colisión.

B4D860C2-5F4F-4CA5-8998-D0B45953468C

La NASA ha explicado que el asteroide, descubierto por el observatorio de La Sagra (Granada),  es un pequeño objeto bastante común, rocoso y de aproximadamente 50 metros de diámetro. Su máximo acercamiento al planeta está previsto para las 20:24 horas (hora peninsular), cuando la roca pase a 27.600 kilómetros sobre la superficie de la Tierra justo cuando ‘sobrevuele’ el Océano Indico, cerca de Sumatra.

El 2012 DA14 será uno de los que más tiempo pase dentro del sistema Tierra-Luna, ya que permanecerá entre ambos cuerpos unas 33 horas.

La agencia espacial estadounidense ha señalado que la distancia a la que pasará se encuentra dentro de la banda en la que se ponen en órbita los satélites de observación, que se encuentra a 35.800 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra

El científico Don Yeomans, del programa de objetos cercanos a la Tierra en el Laboratorio a Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA estima que un asteroide del tamaño 2012 DA14 sobrevuela la Tierra, como promedio, cada 40 años, y solo se estrella contra ella cada 1.200 años aproximadamente.

A pesar de descartar la colisión, la NASA ha explicado que si se produjese liberaría aproximadamente 2,5 megatones de energía en la atmósfera pero no causaría daños catastróficos a menos que colisionase en una zona poblada. Así, ha recordado el impacto de un objeto de similares características, de 30-40 metros de diámetro, que tuvo lugar en 1908 en Tuguska (Siberia) y que aplastó cerca de 1.200 kilómetros cuadrados de bosque en los alrededores del río Tunguska Podkamennaya.

Está programado el radar Goldstone de la NASA en el desierto de Mojave para realizar el seguimiento de la roca casi todos los días del 16 al 20 de febrero. Los ecos no solo determinarán la órbita del asteroide, lo que permitirá a los investigadores predecir mejor futuros encuentros, sino que también revelarán características físicas tales como el tamaño, el giro y la reflectividad.

Yeomans además ha advertido que a pesar del enorme brillo del asteroide, tanto como una estrella de magnitud 8, fácil de observar con un telescopio en las horas de máxima aproximación, el asteroide se desplazará a gran velocidad por el cielo, moviéndose casi un grado completo (o el doble del ancho de la Luna llena) cada minuto. Siendo así una tarea difícil el poder rastrearlo. Solo los astrónomos aficionados más experimentados puedan tener éxito.

 

Imagen: NASA

Dejar respuesta