Cuando un asesino se confiesa. Entrevista a John Malkovich

0
367

Un asesino en serie regresa del infierno a hablar de su libro. De las preguntas existenciales que lo persiguen. Sus expresiones emocionales como alegría, odio, amor, dolor, deseo y admiración en conexión hacia las mujeres. Bajo un clima aparentemente tranquilo, Jack Unterweger descubre su ser y nos cuestiona sobre nuestra identidad con la siguiente premisa: “prefiero ser un asesino a no saber quién soy”.

Envolvente. Así es The Infernal Comedy: Confessions of a serial killer, una obra de teatro con un actor, dos sopranos y una Orquesta Barroca. El reconocido actor norteamericano John Malkovich interpreta a Unterweger que, en escena, nos sorprende por cuánta emoción puede producir en las mujeres, sentimientos que la música crea con un ambiente emocional perturbador.

The Infernal Comedy, escrita y dirigida por Michael Sturminger, está basada en la historia real de Jack Unterweger: un asesino de prostitutas condenado en 1974 a cadena perpetua y liberado, en 1990, gracias a una campaña de intelectuales y políticos. Poeta y escritor, se convierte en un célebre periodista y un ejemplo de rehabilitación; aunque a los nueve meses de su reincorporación a la sociedad, volvería a cometer asesinatos.

Sospechoso de crímenes en Viena, Graz, Praga y Los Ángeles (donde asesinó, con sus sujetadores, a tres prostitutas: Shannon Exley, Irene Rodríguez y Sherri Ann Long), Unterweger huye de Austria y es arrestado en Miami, el 27 de febrero de 1992.

Transferido a Austria para su juicio, es acusado de once homicidios, siendo condenado por nueve de esas muertes. Tras ser sentenciado a cadena perpetua, el 29 de junio de 1994, Unterweger se suicida colgándose en su celda con una soga hecha por su cinturón y los cordones de sus zapatos. Estilo similar al que utilizaba para acabar con la vida de sus víctimas.

John Malkovich, en uno de los tipos de personaje en los que más se desenvuelve, hizo que su actuación pareciera fácil. ¿Lo fue? Lo cierto es que lo que hace de este actor extraordinario es, justamente, aparentar ser él mismo, hecho que es difícil para el trabajo del actor. Ha realizado un trabajo interior impecable, de la mano de su director. Lo más importante: sus personajes nunca son iguales, tienen una claridad expresiva impactante y un desenvolvimiento escénico único.

“He regresado al Perú luego de veinticinco años”, fueron las palabras de Malkovich al inicio de la conferencia de prensa en el Swissotel de Lima. “Me da mucho gusto realizar este trabajo aquí. Me gustó venir aquí anteriormente, pero eso fue hace mucho tiempo, cuando Perú estaba bajo circunstancias adversas”.

El actor, que regresará a Lima para estrenar una obra basada en Casanova, dijo que la puesta en escena de  The Infernal Comedy, le ha dejado una grata satisfacción, pues ha viajado por países como España, Turquía, Bélgica o Finlandia; donde el inglés no es el idioma principal.

Además, cuando un periodista le preguntó si prefiere el cine o el teatro, Malkovich respondió: “La preferencia depende de qué película, qué obra, qué director, de qué trata la historia, quién está trabajando en… Obviamente uno tiene preferencias. He crecido mucho trabajando en teatro y soy consciente de mi regreso al teatro, pero son experiencias distintas. No son hermanos”.

En otro momento de la conferencia, afirmó irónicamente: “no recuerdo realmente cuando fui nominado al Óscar”, como prueba de mantener humildad, pese al reconocimiento de La Crítica y La Academia. La Huella Digital, tuvo la oportunidad de preguntarle a Malkovich acerca de su trabajo como actor y lo que le viene dejando su carrera, desde sus inicios, hasta presentación realizada en Lima, el 27 de octubre.

Hola John, bienvenido a Perú. Cuéntame… ¿Es difícil para ti interpretar el personaje te Jack?
Bueno, él es un personaje obsesivo. Creo que es muy difícil trabajar un personaje así, pero siento que siempre hay un reto para hacer las cosas mejor.

¿Qué es lo que el personaje, en materia de construcción, tiene de John Malkovich?
Ciertamente, no creo que cualquiera de los personajes que haya interpretado alguna vez, sea como yo. Sin embargo, tienes que trabajarlo contigo mismo porque eres tú… Si es que tengo ese don (el de ser actor), tengo que trabajar duro para desarrollarlo.

¿Cuáles son tus actores influyentes?
Existen muchos actores que amo… y amo viéndolos, pero realmente no pueden influenciar en ti porque no puedes hacer el trabajo de otro, y ellos no pueden hacer el mío. Admiro a Robert Duvall, Gene Hackman, Javier Bardem u otros. Yo no soy ellos, hago sólo mi propio trabajo.

Finalmente, ¿qué es lo más satisfactorio que te viene dejando tu carrera de actor, hasta el momento?
Es un fantástico trabajo ser capaz de investigar personas, sus emociones, sus estados mentales y su visión sobre la vida. Amo este trabajo.

Un vistazo a la memoria

Recordemos que en 1976, John Malkovich se unió al Teatro Steppenwolf, recién fundado en Chicago. Siete años más tarde, ganó un Premio Obie en la obra de Sam Shepard True West. En 1984, apareció junto a Dustin Hoffman en una obra de Broadway: Death of a Salesman, donde ganó un Emmy y que luego fue hecha película para la TV, el siguiente año.

Malkovich hizo su gran debut en la pantalla como un ciego en Places in the Heart (1984), lo que le valió una nominación al Óscar al mejor actor de reparto. El resto es historia. “Siento que soy la persona más afortunada de este mundo. Haber nacido donde he nacido, hacer el trabajo que tenía que hacer con diferentes personas que he conocido alrededor del mundo”, dice el gran actor. El ser humano.

Fuente de la imagen:
Periosía

Dejar respuesta