Cuando su humanidad llegó al éxito tranquilo

1
267

Bebe inauguró ayer el ciclo ‘madrid presenta’ con un lleno hasta el paraíso del Teatro Madrid. Lo hizo con retraso sobre la hora prevista, a solas con su guitarra y su exquisita voz arañando los sentimientos en “Cuanto + Me”, el mundo aplaudió a rabiar y puso el océano a sus pies.

Ya junto a toda su banda ensambló su intimismo melódico con “Busco Me”, llenándolo todo de atmósferas sonoras con un sonido rabioso, potencial y sublime donde destaca el buen hacer a la guitarra eléctrica del gallego Pablo Novoa. Ella no pierde un ápice de esplendor germinal, le pese a quien le pese en directo es aún más terrenal, aún más humana.

La trovadora comenzó su recital extrañamente algo desnuda de movimientos y refugiada en su interior. Pero las palmas de su público la despertaron del letargo cuando encandilaba “Me fui”, y al final correspondió con algunas bromas dirigidas al gallinero, “allí tan arriba casi no se os ve vuestras manitas”. Aún con todo, esta cantante singular consigue en un instante meterse a sus fans en el bolsillo con la facilidad de las grandes estrellas.

A partir de entonces se desmelenó la extremeña interpretando “Con mis manos”, empalmando al personal, no tan femenino, no tan masculino. Tanto se emocionó que entró ella solita en la canción “Siempre me quedará”, sin dar la réplica a su banda. Llena de humildad paró la cadencia en seco, reculó y con su característica simpatía reconoció su error emocional, sentido y efímero. Y al reanudar demostró la evolución de sus composiciones con una versión más reggae de toques jazzisticos.

Poco a poco arrancó las palmas y los coros definitivos entre los espectadores, el frío espiritual se hizo temple y después calor ferviente. Salió de su interior una gatita peleona y violenta, felina en “Se fue” y “La Bicha”, a la que no le importa lo que aquellos ajenos digan. Qué le importa a ella cuando te susurra los versos de “Qué mimporta”.

Se alborotó una extrema y dura gamberra de dulce cantar, y sacó a pasear su vena más reivindicativa con su tema “Ska en la Tierra”, donde se mostró inmensa de texturas vocales múltiples. Hasta llegar “Siete horas”, con la que dejó al respetable aplaudiendo en pie con un palmo de narices para hacerse un descansito.

Volvió a salir al escenario fumando un pitillo para marcarse una adaptación bolera de “A quién le importa”, el tema más emblemático y versionado de Alaska y Dinarama. Muy ‘ché’, muy tanguera, delicada versión y quizá una de las mejores que se han realizado hasta el momento, dotándola de una excelencia que no tiene ni por asomo la original.

Arribaron momentos sonoros de amor y desamor con guitarras españolas quebrando la fragilidad de sus composiciones, con una Bebe traveseando por los negros suelos donde van a caer las lágrimas melancólicas de “Nostaré” y “Revolvió”. Recuerdos escondidos y sempiterna pasión en deliciosos manjares que fueron a desembocar en aires flamencos, aromas de jazz y de bossa nova, con el gentío en pie bailando a su son y a su ritmo.

Lo volvió a conseguir. En tan solo una hora y media dinamitaba el corazón de Madrid con melodías humanas y sentidas hasta que se despidió del respetable con un “chao pescao”. ¡Hasta la próxima Bebe!

Crónica: Óliver Yuste.
Fotografía: Carmen García.

Compartir
Artículo anteriorEl cordón que salva vidas
Artículo siguienteGeneral Electric premiará las mejores ideas para la vivienda ecológica del futuro

Óliver Yuste es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

Su experiencia profesional como periodista se ha desarrollado en diversas publicaciones periódicas como las revistas culturales Experpento o Paisajes Eléctricos Magazine, las revistas universitarias La Huella Digital, Punto de Encuentro Complutense y mÁs UNED, o la colaboración como escritor en la revista literaria chilena Cinosargo, además de mantener sus propios blogs, como la bitácora personal donde se ahogan los gritos de mi mitad. En estas publicaciones en soporte papel y digital se divulgan algunos de sus artículos periodísticos de opinión, críticas y entrevistas musicales, además de artículos literarios como relatos cortos, cuentos y poesías.

También está dedicado a la creación literaria como escritor de novelas y poesía, una faceta en la que cuenta con el libro de cuentos Azoteas, en proceso de edición, y la publicación del cuento “La Libertad de Ser Feliz” en el libro Cuentos Selectos III, publicado en 2002 por la Editorial Jamais. Además de ser galardonado en algunos certámenes literarios: Primer Premio de Poesía Ramiro de Maeztu 1997, Premio Accésit del IV Concurso de Redacción “El Teatro Clásico en Escena 1997” o Finalista en el Concurso de Relatos Cortos “Premios Jamais 1999”.

1 Comentario

  1. Hola!!
    Conciertazo… un sonido muy muy bueno. No era la primera vez que veia a la banda, pero nunca la habia escuchado todo tantisimo y su voz, que decir de su voz..
    Muy buena la cronica, me ha hecho recordar alguna cancion del concert.
    Por cierto: sabes donde podria conseguir el video de este concierto? he llamado al teatro, pero no tienen ni idea de como lo podria conseguir.
    gracias…..

Dejar respuesta