Cuando los monstruos son reales

0
480

Los monstruos son reales y los fantasmas son reales también. Viven dentro de nosotros y a veces ellos ganan.

Y es que estas palabras textuales no podrían ser de otra persona que no fuera Stephen King. El maestro de lo oscuro, de lo desconocido, de todo aquello que nadie miente, pero que sabemos que existe. El estadounidense escritor, natural de Maine, ha conseguido llegar a todos los corazones de sus fans una vez más con la nueva obra El bazar de los malos sueños.

Veinte historias escalofriantes o, mejor dicho, veinte pesadillas que nos harán disfrutar de lo más profundo de su ser como nunca. Porque, ¿quién sabe qué se le pasa por la cabeza al autor para crear dichas obras? Conforma una mezcla de intriga, pasión, realidad y ficción. Y es al leer el resultado de una mente tan brillante cuando podemos transportarnos con facilidad al lugar de los hechos, desde un fantasmagórico hotel, hasta una inmensa mansión habitada por un lindo gatito. Viviremos de igual manera una experiencia que nos será difícil de olvidar.

Con El bazar de los malos sueños, el autor ha hecho una recopilación de relatos, nuevos y antiguos, algunos sacados de un sucio cajón, cuyo contenido estaba completamente en el olvido. ¡Qué lástima!, ¿verdad? A través de una magnífica introducción, King nos cuenta el significado de este libro, el origen y el objetivo que tiene. Lo mejor de todo es la breve explicación que tenemos antes de cada historia. En ella, el autor nos cuenta de forma amena qué le llevó a escribirla o cómo se le ocurrió. Muchas de ellas surgieron juntando ideas que no tenían denominador común, otras has sido corregidas y mejoradas.

Os será imposible quedaros indiferentes una vez finalicéis su lectura, pues de ello se encargarán los protagonistas de este libro: el Coche Maldito, Pimpollo o el Hombre Tatuado, seres que parecen salir del mismísimo infierno y arrastrarte hacia él. ¿Te atreverás a enfrentarte a ellos una vez más?

La novela ha sido editada por Plaza & Janés en tapa dura con sobrecubierta. No podemos dejar pasar la portada, una preciosa e inquietante imagen, que hace más bello el libro si cabe. Y, a pesar de ser un libro con peso, tiene una lectura que engancha desde la primera historia. Aunque han sido las decenas los libros de los que hemos disfrutado los que seguimos de cerca al maestro del terror, aún nos puede sorprender su originalidad a la hora de contar una historia, como si de un hecho verídico se tratara.

Desde nuestra humilde opinión, os recomendamos que os hagáis cuanto antes con un ejemplar de El bazar de los malos sueños. Eso sí, tened a mano una linterna y una manta bajo la que resguardaros por si un monstruo de su interior llama a vuestra puerta.  Y como Stephen King afirma: Escribí estos relatos especialmente para ti. Adelante, léelos, pero ten mucho cuidado. Los mejores tienen dientes.

¡Corre a tu librería más cercana y hazte con él!

Dejar respuesta