Cuando el culto alcanza la televisión

0
96

1 (3)Tal vez sea la época que vivimos, la desazón y la penumbra del destino lo que empuja cada vez más a producir contenidos adaptados al mercado televisivo que ejemplifican a la perfección la naturaleza humana en su estado más sombrío. The Walking Dead es el último de tales reflejos. Una serie que con el paso del tiempo ha alcanzado la excelencia, al borde del cierre de su tercera temporada, la que muchos dicen, será la mejor temporada del thriller de zombis más célebre del momento.

 

Tras una primera temporada efímera, de tan sólo seis episodios, pero con un planteamiento inicial sorprendente aunque demasiado reiterado en el género, la cadena AMC estadounidense, decidió apostar por una segunda temporada con el doble de capítulos. La producción y la ausencia de tensión, así como los excesivos parones sentimentales que no llevaban a ninguna parte, empezaron a apoderarse de la serie.

De este modo, de la caravana de la primera temporada, el televidente se trasladó a la granja del religioso doctor Hershel en la segunda. Con el apoteósico final de la temporada, la cadena empezó a trabajar en una tercera que recrearía la colección del cómic en su más puro estilo zombi. Para ello, sólo hacían falta tres factores: una cárcel como escenario, un personaje calculador que encarnase al gobernador y un intento de retorno al espíritu original de la serie. Nuevos personajes (míticos en la serie gráfica) como Michonne o la reaparición de algunos (como es el caso de Merle o Morgan), dotan a la última temporada de un aroma fresco acompañado de un guión sólido y una trama, que a las puertas de su final, nos hace aún dudar de cómo terminará la temporada.

El culto es el arca del imaginario colectivo, un afán difícil de alcanzar para cualquier producción, pues implica poner de acuerdo a crítica y opinión pública en su amplio conjunto. The Walking Dead lo ha conseguido y se merece llevar el título que le acredite como la mejor en su género.

 

La anhelada fusión

2 (2)Corría el año 2003 cuando el embrión pos-apocalíptico de The Walking Dead fue desarrollado por Robert Kirkman (quien se encargaba de la parte escrita) y Tony Moore (la recreación gráfica), este último, reemplazado por Charlie Adlard a partir del número 7 de la colección. Desde el primer número, la historia gráfica norteamericana de un grupo de supervivientes en un mundo plagado de muerte y amenazas dotó al argumento de una originalidad que les distanciaba del mero género del terror banal o visceral.

El esteticismo también tenía cabida en ese mundo. Los números salieron íntegramente en blanco y negro, con matices en gris, para trasladar al lector admirado a aquel mundo lóbrego y tenebroso. Inmediatamente el éxito se hizo patente y numerosos editoriales permitieron que el original (de Image Comics) se expandiera como la pólvora por el mundo entero (en España llegó a las estanterías de cómics en junio de 2005, gracias a la colaboración con Planeta DeAgostini). Las fronteras desaparecían y el proyecto resultó alcanzar una rentabilidad insospechada. Era el momento de apostar por algo mayor y la respuesta llegó en 2010, cuando fue objeto de la adaptación como serie televisiva por parte de la cadena AMC.

Desarrollada por Frank Darabont, mantendría el espíritu de la serie gráfica, pues la colaboración con Kirkman sería muy estrecha desde el inicio del proyecto. Entonces llegaron los datos. El episodio piloto, de sesenta minutos de duración, fue estrenado el 31 de octubre de 2010. El estreno de la primera temporada fue vista por más de 5,3 millones de personas, número que ascendió a 7 millones en el estreno de la segunda. La tercera temporada se halla en emisión en la actualidad, pero sin duda alguna, las cifras confirmarán a su término que la serie sigue ganando adeptos a la “causa zombi”.

Los galardones también han sido pasto de cultivo de una serie cuyo culto ha rebasado fronteras. Así, ha sido nominada a 43 premios desde su estreno, incluyendo un Globo de oro a mejor serie dramática y dos Emmy en 2011 y 2012.

Actualmente, LaSexta emite los capítulos en abierto de la tercera temporada. Una oportunidad para acercarse a una de las grandes adaptaciones del mundo del cómic a la televisión. No revelamos nada más, solo les empujamos a que se sumerjan en el mundo de los caminantes y la cruda apuesta por la supervivencia del grupo comandado por Rick Grimes. La senda del sacrificio y del riesgo, de la amistad y del valor. Descúbranlo por sí mismos.

Fotografías: 1-Image ComicsThe Walking Dead/

2-AMC (promo season 3)

Dejar respuesta