¿Cual es la importancia de la Paraliteratura?

6
3020

Frente a las obras clásicas literarias se viene hablando en las últimas décadas de una producción literaria, que en la mayoría de los casos,  los críticos y élites intelectuales catalogan como subliteratura, contraliteratura o paraliteratura, una terminología un tanto despectiva.

Sin embargo, la paraliteratura tiene una gran importancia en tanto en cuanto canaliza la literatura a través de un mundo mediático donde la globalización y convergencia, a pesar de generar cambios profundos en el texto literario (la mayoría de ellos negativos) amplifica la influencia de este texto abierto a múltiples ventanas y que se muestra ya lejos del hermético elitismo intelectual.

La paraliteratura no concibe el principio de belleza en sí misma, sino a través de una utilidad.

Abarca también el terreno de la enseñanza e instituciones donde lo paraliterario es un hecho fundamental ante la crisis de los estudios literarios, que se va a convertir en crisis de los estudios culturales, algo que no se puede remplazar por la literatura.

Interviene todo un sector de producción literaria que hasta este momento se le ha considerado marginal.

En este sentido, cabe decir que la muerte de la literatura y el humanismo que presagian en Estados Unidos las universidades sólo se produce en determinadas zonas del especio social que no repercute a toda la población. En todo caso, resulta positivo el que se presente  esto como un problema “revolucionario” a modo de actitud de combate y defensa que lleva a replantearse la tradición de cara a incorporar e integrar lo novedoso e irremediablemente emergente. En este campo serán líderes estudios como los de Robert Escarpit.

La relación entre literatura y paraliteratura resulta simultáneamente conflictiva y dialógica a la vez que utilizan, para su consecución, la parodia de elementos paralitararios como el cliché verbal, temático o narrativo, el folletín, la novela rosa, la novela policíaca, la novela erótica, fábulas radiofónicas, microtextos periodísticos, filmes…

En este sentido, la parodia es imitación e inversión, a la que se añade la hipérbole.

Generalmente, y en relación con la narrativa, se halla una serie de ingredientes fijos en la moderna novela que llega a ser best seller, como por ejemplo, el grado de referencialidad con que se enfoca un tema “de la vida real”, que puede ser tema de la actualidad de los media, asociado a un efecto buscado de realidad, y que se expresa a través de un estilo “periodístico”. Se le añaden, en diferentes proporciones, otros ingredientes, como, por ejemplo, el erotismo, más o menos explícito, episodios de violencia más o menos melodramática, y la reconciliación con lo didáctico, a través de la información o exposición presuntamente objetiva de datos, es decir, un hibridismo de estilos y subgéneros, que, si bien no es exclusivo de los productos paraliterarios (aparece en obras narrativas, paródicas, postmodernistas, que incorporan recursos paraliterarios), es otro rasgo característico. Y también, hallamos la repetición de los estereotipos de una estructura básica o de fondo, aunque haya variaciones en la estructura superficial.

Más que un tipo de obras literarias es una parte de la industria cultural dirigida a las masas que se aproxima mucho a la autoayuda pero que se vende como ficción. Bueno, ahora se habla de paraliteratura pero en otras épocas se hablaba de folletín, de pulp fiction o de Kitsch. De este último toma la característica tendencia a la imitación y falseamiento de temas serios, así como la explotación del exceso. Una característica que prácticamente define la paraliteratura es su similitud con el espectáculo televisivo, el ritmo sincopado de las respuestas, la tensión alrededor de la acción y no de las ideas… A diferencia de la literatura canónica, la paraliteratura nunca sorprende entregando otra cosa que lo que el lector busca. Mientras que una obra clásica es imposible de clasificar en un género, la paraliteratura siempre está dentro de un género y si tiene éxito puede dar lugar a un subgénero de libros: las típicas secuelas. En el entramado del relato predomina el diálogo sobre cualquier elemento descriptivo o cualquier digresión. En definitiva, la paraliteratura vive del halago al lector, pues sus personajes son parecidísimos al lector medio y sus reacciones son típicas.

6 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo con que ahora los libros se producen a gran escala en lugar de arrullarlos artesanalmente en torno a ideas… pero a veces la apatía hacia lo que es diferente a nuestros gustos es contraproducente.

    Hay una película, “Odette”, que me hizo entender esto… te la recomiendo en ese sentido.

    Un saludo

  2. Hola, me ha gustado tu artículo sobre la paraliteratura, yo estoy haciendo una tesis relacionada con este tema.Seguramente introduzca alguna cita con tu nombre si me lo permites. Si puedes mándame un mail. ¡Enhorabuena por lo que escribes!
    Gracias. Laura.

  3. hola, la verdad no entiendo que es paraliteratura, y muchos menos su relación con la literatura me encantaría que alguien me explicara pues tengo una tarea gracias.

Dejar respuesta