Cruento atentado terrorista en el sur de China

0
82

La pasada noche del sábado 1 de marzo, en la provincia de Yunnan al suroeste de China, más de 10 hombres armados con cuchillos irrumpieron en la estación de tren de ciudad de Kunmingatacando a los viajeros sin razón aparente. La tragedia se saldó con más de 140 heridos y 29 muertos.

Kunming, China“Vi a una persona dirigirse directamente a mí con un cuchillo largo y corrí junto con todos. Las personas que no se apresuraron a huir fueron las más lesionadas. Simplemente cayeron al suelo”, declaró el testigo Yang Haifei, entrevistado por la agencia Xinhua.

La foto de la ciudad de KunmingLa foto de la ciudad de KunmingLos asaltantes, en su mayoría vestidos de negro y algunos enmascarados, han sido calificados por las autoridades como terroristas uigures dirigidos por Abdurehim Kurban, ya que hallaron en las inmediaciones una bandera negra con una media luna que identificaba a la organización terrorista Movimiento Islámico del Turkestán Oriental (ETIM). La policía consiguió abatir a balazos a cuatro de los agresores y arrestó a una mujer que resultó implicada en la trama. Días más tarde, el Ministerio de Seguridad Pública de China informó del arresto de otros tres miembros de la formación.

El suceso ocurrió en la víspera de las asambleas anuales de los poderes legislativo y consultivo, un período de máxima tensión que no deja lugar a las casualidades. El incidente desconcertó a los responsables de seguridad que sólo intervinieron en los alrededores de Pekín ignorando el resto de regiones por la lejanía de lo que pareciera el epicentro del peligro.

El Gobierno ha aseverado que procederá con firmeza de acuerdo con la legislación imponiendo graves sanciones a estos grupos terroristas. Las autoridades utilizan el término “terrorista” para referirse a los ataques perpetrados por los separatistas de la región occidental de Xinjiang. Territorio que durante décadas lleva sufriendo las constantes revueltas entre la minoría étnica musulmana uigur con la mayoría china Han. Los uigures, que suponen el 45% de la población, se sienten discriminados y molestos por la “hanización” de sus tradiciones. Los hanes superan el 45% de los habitantes y se han hecho con los puestos de mayor responsabilidad y con la administración pública, generando grandes desigualdades. Con la victoria del Partido Comunista Chino en la guerra civil de 1949 la independencia de la República del Turkestán Oriental creada en 1933 fue arrasada. Durante muchos años la represión de las autoridades chinas ha derivado en violentos enfrentamientos con el ETIM que trataba de defender su territorio. Uno de los episodios más sangrientos fue en 2009 donde más de 200 personas fallecieron en las protestas de Urumqi, capital de Xinjiang liderada por los hanes.

Ninguna de las medidas adoptadas hasta el momento por los diferentes organismos de paz han resultado efectivas y el continuo goteo de víctimas y exiliados, no parece llegar a su fin. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, como siempre, incide en la importancia de aplicar castigos severos y prácticos sobre los responsables y promotores de estos atentados terroristas. Y es que desde 2003, China logró que el Gobierno de EEUU y la ONU incluyeran en su listado de organizaciones terroristas al ETIM. No obstante, es incierta la conexión que este movimiento pueda tener con el terrorismo internacional. Algunos expertos coinciden en que el Gobierno chino exagera sus temores para justificar la férrea intervención que practica en Xinjiang. Los uigures, por su parte, argumentan que los intereses por controlar la región, rica en recursos gasísticos, petroleros y minerales, son los dinamizantes de esta situación.

Como en tantas ocasiones, la veracidad de las informaciones esta custodiada por las autoridades que obstaculizan la entrada de periodistas extranjeros en la zona imposibilitando verificar si son reales estas ansias separatistas radicales a las que alude el Gobierno Chino.

Dejar respuesta