Crowdfunding y la democratización de la cultura

0
316

Hace unos meses entrevisté a la directora de documentales Luciana Burlamaqui. Luciana presentaba la película Entre la luz y la sombra en el festival “Documenta Madrid”. La directora me contó la enorme dificultad que tuvo para la financiación y distribución: “tuve que invertir de mi dinero, de préstamos. Las personas (distribuidoras) tienen miedo de salir del formato tradicional de contar una historia. Falta sensibilidad en el mercado”. He visto dos veces el documental Entre la luz y la sombra, es una gran película. Participó en varios festivales y fue galardonado más de una vez. Sin embargo, Luciana tiene problemas en la producción del DVD y ahora utiliza el sistema crowdfunding (traducido literalmente sería “financiado por la multitud”) para recaudar fondos. En su blog, entrealuzeasombrafilme.blogspot.com, se puede comprar una entrada, como forma de donación, para ver la película en una exhibición el día 21 de julio, en São Paulo. Así estarán ayudando en la realización del DVD, y el nombre de cada persona que apoye la producción será puesto en un icono, en agradecimiento. El principio del crowdfunding es algo como “un poco de cada individuo, y al final todos salen ganando”. Luciana Burlamaqui utiliza su propio blog, sin embargo, lo que se está expandiendo son las plataformas de suporte de esta moderna colecta de fondos.

Muchas personas, muchos artistas –como mi propio padre, Luís Sil- escriben libros, hacen músicas o desean desarrollar proyectos, desde artísticos y periodísticos hasta educacionales. Pero, ¿cómo financiarlos? La iniciativa privada mira siempre los proyectos que darán prestigio a la marca, con famosos o personas con influencia. Presentar el proyecto a una financiación pública es otra opción, pero, tampoco muchas personas se benefician de esta fuente. Surge internet y con ella la democratización de la cultura. Entre sus diversas facetas aparece el crowdfunding. En los EE.UU. empieza a ser un sistema consolidado, con proyectos exitosos en diversas áreas, como cultura, deporte, educación, salud, periodístico. Allá se han da cuenta de ésta gran herramienta y de las posibilidades que puede proporcionar. Aquí en España y en Brasil aún estamos lejos e vale la pena divulgar. La idea de Crowdfunding es sencilla: una persona pone su proyecto en una plataforma (las plataformas suelen cobrar entre 5 y 10% de lo recaudado, como gastos de gestión) con un mínimo de recaudación estipulado para poder realizarlo. Por ejemplo, 10 mil euros para un disco, con un plazo de 3 meses para recaudar los fondos. En este tiempo el dueño del proyecto puede hacer una divulgación. Por otro lado, la plataforma también ayuda a divulgarlo. Al final del periodo fijado, si la cantidad estipulada no es alcanzada, el dinero de quien donó no será cobrado. Esto es así porque solamente se descuenta el dinero del donante si el proyecto llega al mínimo exigido para su viabilidad. Mi proyecto es un disco que me costará 10 mil euros. Al final de los 3 meses llego a esta cuantía. Como recompensa o agradecimiento pondré el nombre de cada donante en la contra capa del disco. Sin duda haré un concierto de lanzamiento del disco y todos los que colaboraron tendrán entradas y una camiseta con el nombre de mi grupo. Mi proyecto es ficticio, pero, así funciona el Crowdfunding. Quien colabora no estará sólo realizando una acción filantrópica, todos los proyectos devuelven el favor con un homenaje o con algún premio.

Muchas nuevas puertas se abren. Las nuevas tecnologías están más vivas que nunca. Internet es mundo poco explorado. Tenemos que estar atentos y apostar por las nuevas ideas.

Dejar respuesta