Crónica de una dimisión anunciada

0
222

Ramón Calderón ha pasado a la historia del Real Madrid. Dos Ligas y una Supercopa de España en fútbol y una Liga ACB y una Copa ULEB en Baloncesto son su legado al frente del club de Chamartín. El ya ex Presidente tuvo que dimitir al verse desbordado por las críticas surgidas tras los escándalos destapados por el diario Marca en la famosa Asamblea del 7 de diciembre. El espíritu ganador e incansable de Calderón no fue suficiente en esta ocasión para salvar la presidencia del denominado como Mejor Club del Siglo XX.
Dos años y medio han servido para demostrar a una persona lo intensa que es la vida cuando se ocupa un cargo de la magnitud de la Presidencia del Real Madrid. Seguramente Ramón Calderón ha experimentado la mejor y la peor de ese puesto. Dos años y medio muy intensos. Mucho han cambiado las cosas para Calderón desde aquel 9 de junio de 2007 en el que dio una vuelta triunfal por el Estadio de la Romareda en Zaragoza. Su equipo acababa de dar un golpe casi definitivo para conseguir el título de Liga que se reafirmaría solo siete días más tarde. Era su primer título como Presidente del Real Madrid.

La llegada de Calderón al palco madridista no fue precisamente un cuento de hadas. Fue en el verano de 2006 tras imponerse en las elecciones a Lorenzo Sanz, Villar Mir y a Juan Palacios. Las sospechas que apuntaban hacia un posible amaño o alteración en dichas elecciones eran totales. De hecho, Calderón nunca logró legitimarse del todo en su época como Presidente. Y menos aún cuando sus promesas electorales en forma de fichajes distaron mucho de lo que finalmente pudo incorporar. Así, la afición del Real Madrid pasó de ilusionarse por Cesc, Robben y Kaká (promesas de Ramón Calderón en la campaña electoral) a conformarse con Emerson, Cannavaro, Diarrá y Van Nistelrooy. Finalmente ni la llegada de Robben en el verano de 2007 pudo apaciguar el enfado de la afición blanca. Una afición, que se encargó de echar en cara al Presidente sus mentiras en cada una de las presentaciones de los jugadores fichados.

Ramón Calderón se encargó de anestesiar el desencanto general a base de éxitos deportivos. Y es que, tras dos años de sequía deportiva, el Real Madrid logró con Calderón recuperar la hegemonía del fútbol nacional consiguiendo dos títulos de Liga consecutivos. En todo caso, nunca logró ganar el título más codiciado por todo Presidente, el cariño y confianza de su afición.

Sin embargo, la afición del Real Madrid no ha sido el único rival de Calderón en estos dos años. Hay quien comenta que no se rodeó de las personas más adecuadas. Y este comentario no debe ir muy desencaminado si atendemos a los escándalos que han aparecido en la prensa y que han acabado por derrocarle. El diario Marca, la emisora COPE y las cadenas de televisión La Sexta y Telemadrid han llevado a cabo una intensa lucha, con motivos o no, contra Ramón Calderón. Estos medios se encargaron de destapar diversos casos de corrupción, y aunque no todos pudieron ser confirmados, sirvieron para debilitar y mucho la imagen del Presidente madridista. El último de ellos, el supuesto amaño de la Asamblea de socios compromisarios del 7 de diciembre terminó por derrocarle. El despido de dos de sus hombres de confianza no sirvió para calmar las voces críticas del madridismo.

Finalmente, Ramón Calderón dimitió en la mañana del viernes 16 de enero tras una larga reunión con su Junta Directiva en las oficinas del Estadio Santiago Bernabéu. El Real Madrid despide a un Presidente más. Un Presidente, que pasará seguramente a la historia para olvidar del Club. Final infeliz para Calderón y futuro nublado para el Real Madrid que conocerá nuevo presidente allá por el mes de Julio. Entonces, tendrán lugar unas nuevas elecciones.

Fuentes de la imagen:
www.elpais.com

1 Comentario

Dejar respuesta