Crónica de Libros

0
217

Misiones nocturnas, la última novela del escritor checo Jáchym Topol, se presentó, el jueves 15 de marzo, en la librería El bandido doblemente armado (Apodaca, 3). Un motivo más que suficiente para salir de casa y acercarse a conocer al autor y a la gente del Centro Checo (muy agradecido a Iveta Gonzalezova por su amabilidad y por hacer de traductora en una pequeña charla que mantuvimos con el escritor), que junto a la editorial Lengua de Trapo organizaba el evento. Jáchym Topol resultó ser un divertido actor. Todo simpatía, bromeó incluso cuando observó las dificultades que los españoles tenemos para pronunciar su nombre de pila. Luego habló de su libro, claro. Y se puso serio. Recordó lo que apenas puede rescatar de la memoria de un niño de seis años, lo que él tenía cuando los tanques soviéticos, rumanos e incluso búlgaros entraron en Praga en agosto de 1968, situación de partida para la historia que cuenta en la novela. Recrea, dijo, un mundo onírico e infantil en el que aparece la pesadilla de la opresión, de la falta de libertad. De eso se habló luego, con algunas intervenciones no exentas de emoción. Libertad es esa cosa, como la salud y algunas otras más, que sólo se reconoce de verdad cuando se pierde.

A veces uno quisiera poder estar en dos lugares a la vez, porque ese mismo día y a esa misma hora, en otro lugar de Madrid, en La Central del Museo Nacional de Arte Reina Sofía (Santa Isabel, 52), otra de esas editoriales que, con tanto entusiasmo, están abriendo el panorama editorial español, presentaba un excelente libro por dentro y suave por fuera. No es broma, esos Libros del Asteroide, esos en los que Luis Solano, su editor, pone tanto empeño, tienen ese tacto delicioso que los hace objetos de deseo. El que se presentó en esta ocasión es un curioso libro titulado El maestro Juan Martínez que estaba allí. Lo escribió Manuel Chávez Nogales, un periodista español de la misma generación que Camba y González Ruano, que murió demasiado joven en 1944, en Londres, ciudad en la que se exilió tras la Guerra Civil Española. El libro de Chaves Nogales narra la Revolución Rusa de 1917, a raíz de lo que le cuenta años después en Paris un bailaor español, el maestro Juan Martínez, que precisamente estaba allí, cuando se produjo la revolución bolchevique. A veces uno quisiera poder estar en dos lugares a la vez. Doce editoriales. Hoy va de editoriales. Doce, digo, se reúnen para conceder un premio a la mejor novela publicada en el año. Se trata del Premio Fundación Lara. Hace unos días tuvo lugar esa reunión de los doce representantes (tal vez doce hombres sin piedad) de las doce librerías (Algaida, Anagrama, Destino, Espasa, Lengua de Trapo, Mondadori, Planeta, Plaza y Janés, Pre-textos, Seix Barral, Siruela y Tusquets), y decidieron conceder la VI edición del premio a Mauricio o las elecciones primarias, una novela de Eduardo Mendoza, publicada por Seix Barral, elegida entre los seis finalistas que optaban al premio de las aparecidas durante el 2006. Santo remedio, de Rafael Courtoisie (Lengua de Trapo), El coleccionista de almas perdidas, de Irene Gracia (Siruela), La voz interior, de Darío Jaramillo (Pre-Textos), Mauricio o las elecciones primarias, de Eduardo Mendoza (Seix Barral), Últimas conversaciones con Pilar Primo, de Antonio-Prometeo Moya (Caballo de Troya) y En el nombre del cerdo, de Pablo Tusset (Destino). No. No sólo optan autores de estas doce editoriales. Véase, por ejemplo, el libro de Antonio-Prometeo Moya, editado por Caballo de Troya, del que por cierto me llegan buenas y fiables referencias; o véase la web de la fundación (http://www.fundacionjmlara.es/) y salga de dudas. Por supuesto que estas doce copan muchos de los nominados y premiados, por supuesto, pero es que entre ellas están casi todas las grandes. Y una de ellas es precisamente Espasa, cuya Colección Austral, iniciada en 1937 en Buenos Aires, por José Ortega y Gasset, cumple este año su setenta aniversario. Enhorabuena por tantos años de calidad. Y enhorabuena también para una que nace: La editorial ‘451’, perteneciente al Grupo Luis Vives, que comienza su andadura con la intención de incitar al vicio de la lectura. Doce. Setenta. Cuatro cinco uno. Editoriales y números literarios. Cuatro títulos ha lanzado 451 al mercado en este mes de su presentación, todos ellos muy interesantes, Corazón de tango, de Elia Barceló; La pértiga del funambulista, de Berta Tabor; La mujer de Andros, de Thornton Wilder y Un verano en Mariposa, de Stephen Leacock, con un diseño de portada muy atractivo y novedoso. Y para abril ya anticipan una nueva colección que dará que hablar. Se trata de una recreación de nuestros clásicos más clásicos desde los peculiares puntos de vista de algunos de nuestros escritores actuales más irreverentes. Pero de eso hablaremos las próximas semanas.

Corazón de Tango

La pertiga del Funambulista

La mujer de Andros

Un verano en mariposa

Dejar respuesta