Crónica de Libros

0
257

Divido o mundo por dous. Así comienza uno de los poemas de Baleas e Baleas, el primer poemario publicado en gallego (Sociedad de Cultura Valle-Inclán, Ferrol, 1988) por Luisa Castro, editado posteriormente por Hiperión en edición bilingüe. Gracias, Jesús Munárriz. Gracias por ese libro, y por los de Pessoa, Pound, Apollinaire y tantos otros publicados en castellano con la correspondiente versión original al lado. La pequeña Silvia del poema de Luisa Castro divide el mundo por dos. Yo también lo hago. Lo que me gusta y lo que no. Entre lo que me gustó del mes que se acaba destaca la organización de las jornadas dedicadas a los editores.  Bajo el lema “Editores para los nuevos tiempos”, Eva Orúe, periodista, coordinadora de Divertinajes punto com (www.divertinajes.com), consiguió reunir durante tres días consecutivos, a las siete de la tarde, en la FNAC de Callao, a un grupo de responsables de editoriales de reciente creación, que hablaron de sus proyectos y de sus propuestas ante un público, casi profesional, que llenó por completo una sala que urge ampliar.

“Amenhotep II accede al trono de Egipto con la ambición de superar las hazañas de los faraones que le han precedido… (hoy la cosa va de citas, ésta aparece como elemento publicitario en un boletín editorial de novedades, sigue la cita tras los puntos suspensivos y la interrupción aclaratoria) …César Vidal (las negritas son nuestras) nos sorprende de nuevo con su última novela”. Desde luego. Si alguien pensaba que ya se había agotado el filón estaba muy equivocado. Hay que ver lo que da de sí el doctorado a distancia y la tesis correspondiente. Para más información léase su autobiografía. O mejor la de Yukio Mishima, del que Alianza acaba de publicar dos nuevos títulos en su colección Bibliotecas de autor. Son los dos últimos volúmenes (El templo del alba y La corrupción de un ángel) de la tetralogía El mar de la fertilidad, obra considerada como el testamento ideológico y literario del autor japonés en la que manifiesta su rebeldía contra la sociedad decadente de su país natal a raíz de la derrota en la II Guerra Mundial. El dolor por la pérdida de la juventud y la ilusión conducen a la justificación del suicidio, que él mismo lleva a cabo apenas terminada la redacción del cuarto volumen. Otra opción llega de la mano de Tusquets, que ha puesto en el mercado una nueva entrega (El corazón helado) de uno de los pesos pesados del panorama literario español, Almudena Grandes. Además, aprovechando el lanzamiento, dice la nota, han abierto un nuevo lugar de culto. Esto lo digo yo. La cita es esta:  “…nos complace anunciaros la nueva web dedicada al libro y a la autora. Además de una banda sonora de lujo (subid el volumen), ofrece un amplio abanico de contenidos: fragmentos leídos por la autora, argumentos, cartas, citas, álbum fotográfico personal, bloc de notas, el trailer de las películas basadas en sus obras, entrevistas, opiniones de la prensa, portadas de sus traducciones a otras lenguas, y un largo etcétera que os invitamos a disfrutar en www.almudenagrandes.com”. Fin de la cita. Pues ya saben los devotos. Yo lo fui a ratos de Conrad (Joseph) mientras leía algunas de sus más afamadas novelas. Sólo a ratos. Ahora Funambulista saca una de las obras menos conocidas de este autor, al menos en España, donde no ha sido publicada con la misma intensidad que otras. Se trata de El regreso, un relato intimista que indaga en las relaciones de una pareja con la ruptura y el regreso como telón de fondo, que el propio Conrad agrupó en un volumen titulado Cuentos de inquietud (que incluye el famosísimo Corazón de las tinieblas), publicado como tal volumen por Valdemar en el 2002. Previamente, junto con Tifón, El regreso fue también publicado en 1985 por el entrañable José Batlló. No me constan más publicaciones. Me consta en cambio que Lengua de Trapo acaba de convocar el  premio de novela que lleva su nombre (Especial para jóvenes con ilusiones antes de perderlas, décimo tercera edición), y que el plazo finaliza en mayo. Las bases en la web de la editorial (www.lenguadetrapo.com). Me consta también que Alfaguara se ha volcado con la promoción de El coleccionista de sonidos, de Fernando Trías de Bes, y me consta finalmente que un amigo ha tirado a la papelera un ejemplar del libro que Ignacio Villa ha dedicado al presidente Zapatero. Dos apuntes sobre este asunto y una nota final con cita incluida. Primer apunte. Me ha confesado (mi amigo) que antes de arrojarlo leyó algunas cosas. Segundo. El ejemplar en cuestión se lo habían regalado. Nota. Recibo el boletín de novedades de La Esfera de los Libros y leo la publicidad que se hace sobre el libro Zapatero: El efecto Pinocho. El comentario combina los dos ingredientes conocidos. Efecto y causa. Visión catastrofista de la patria amada, desastrosamente enferma a causa de la ponzoña que le hace tragar el mal gobierno totalitario del nuevo fascismo de izquierdas (otro contubernio). La cita.  “A esta conclusión llega Ignacio Villa, director de los Servicios Informativos de la Cadena COPE, tras analizar la legislatura «más convulsa de la democracia española»; una legislatura que comenzó después de unos atentados terroristas que ZP no ha querido investigar y que la han marcado de forma definitiva. Un inicio turbulento que nos ha dejado tres años complicados políticamente con un desenlace imprevisible.” Fin de la cita. Dios mío. No sé si bajar al súper a comprar un par de huevos que me ayuden a superar el miedo o si correr a la papelera de mi amigo y rescatar de la basura el libro de Villa, y que viva la revolussión. ¿Y por qué no ha de vivir la pobre? ¡Pues eso, que viva!

Dejar respuesta